Archivo de la categoría: Música y energía

Si eres músico y tienes un Android (con una buena RAM)… – Parte 2/3

* Leer la primera parte del artículo.

… también puedes pedirle a tu Android móvil que te ayude en tus tareas de escritura y notación.

Progresiones armónicas y acompañamiento

Por ejemplo, con las progresiones armónicas y los acordes de tus nuevas canciones. Y para que tengas una guía de escucha que, además de incorporar todo tipo de acordes y variaciones, te ayude con una pista de acompañamiento para el estilo de tu creación, la mejor elección está entre Chordbot Pro e EasyBand Studio, dos completas aplicaciones con las que podrás engarzar acordes complejos para construir canciones completas que, además, podrás conceptuar sobre una librería de estilos lo suficientemente extensa en ambos casos y que, a pesar de sus limitaciones, es flexible. EasyBand, además, puede exportar a MIDI y, directamente, al grabador multitrack Four Track si también lo tienes instalado. El tercero en la lista, iPhrase, es un desastre de programación y de bugs, por lo que me limito a mencionarlo en espera de poder evaluarlo en otro terminal.

Chordbot Pro
EasyBand Studio
iPhrase

Notación y scoring

A menos que dispongas de una tablet Android o de un móvil lo suficientemente grande, como el Galaxy Note, la creación y visualización de partituras en la notación musical patrón no parece demasiado efectivo. Para paliar esta limitación, vienen que ni al pelo los sistemas de notación simplificada como el famoso ABC o las tablaturas com más o menos nivel de complejidad. Destacamos por su flexibilidad, por su compatibilidad con el formato MIDI (vía el conversor abc2midi) y por su consolidada longevidad el lenguaje de notación musical ABC. Con las aplicaciones Zap’s ABC y aABC Music Browser podrás trabajar cómodamente en el registro de tus temas empleando una notación simple y accesible sin precisar de grandes recursos de memoria o RAM en tu terminal. Si, aún así, prefieres trabajar con notación musical convencional, puedes probar con aplicaciones como Mobile Sheets. Pero ponte unas buenas gafas de ver…

Zap’s ABC
aABC Music Browser
Mobile Sheets

La estrella, sin embargo, en la mejor combinación de estos dos apartados es, sencillamente, iReal b, una completa herramienta musical que te ayudará no sólo a editar tablaturas propias y ajenas (que puedes descargar, gratuítamente, del foro de iReal b desde dentro de la aplicación), sino que, además, incluye entre otras virguerías una completa librería de estilos a-la-Band in a Box para acompañar tus acordes y un potente sistema de transposición automática a cualquier clave o al sistema Nashville de notación numérica. También exporta a MIDI y partituras a PDF… Es, en realidad, una aplicación espectacular y todo el tiempo que puedas dedicar a profundizar en sus recursos te será devuelto en la forma de una mejora inmediata de tus creaciones, en tu flexibilidad como músico y en tu potencial creativo. Por cierto, ¿sabés lo que es el real book?

iReal b
iReal b – foros

Y llega el momento de secuenciar…

… y de ponerse manos a la obra para que tus canciones se conviertan en ficheros de audio que puedan ser escuchados. El proceso de producción musical es una tarea apasionante pero compleja en términos técnicos y más cuando hablamos de dispositivos móviles, con serias limitaciones de memoria y procesador en la mayoría de los casos. Conviene recordar llegados a este punto que, por mucho que haya avanzado la tecnología móvil, no parece demasiado probable que una pista producida con un dispositivo móvil pueda ser tratada más allá del formato maqueta, entre otros motivos, porque no dispones de recursos de escucha de la suficiente calidad como para masterizarla y los procesos de ecualización, reverd, delay, filtros de paso y normalización no están, sencillamente, implementados a nivel profesional real. Siempre necesitarás exportar a PC/MAC para terminar tus temas.

Lo primero que has de saber es que la arquitectura DAW o secuenciador host + plugins pertenece a los sistemas de sobremesa. No tendrás en Android la posibilidad de funcionar al completo (aunque sí parcialmente) con la metáfora modular de los grandes sistemas. No hay plugins ni instrumentos al estilo de VST. Pero no todo está perdido… A efectos de este artículo, vamos a considerar secuenciador y DAW (digital audio workstation) como sinónimos.

Secuenciadores MIDI

Para mi pesar, la implementación de MIDI de la mayoría de aplicaciones Android es prácticamernte inútil. Los pocos secuenciadores MIDI que puedes encontrar en Google Play parecen programados por aficionados y apenas aportan utilidad más allá de poder juguetear con algunas frases antes de aburrirte, cansarte y, probablemente, cabrearte, sobre todo al recordar que en el entorno Palm existen auténticas aplicaciones profesionales para producción musical que podrían ser ejecutadas con emulación y que hasta la Nintendo DS cuenta ya con dos versiones del fantástico DS-10, emulando y mejorando el míticodrumbox-synthesizer-pattern sequencer workstation de Korg. En cualquier caso: los secuenciadores MIDI para Android se limitan a la función de  piano roll y secuenciación de notas y apenas implementan unos pocos mensajes MIDI de utilidad. AndRaita aporta, como novedad, la detección de frecuencias y transformación en notas: supuestamente, tarareas una melodía y el programa lo convierte en MIDI, al igual que Automatic Music Dictation. No lo he probado, pero aunque funcionara me sigo quedando con Budgerigar, la única opción realista en la modalidad secuenciador MIDI. Soporta múltiples pistas y es más depurado en funcionalidad. MusePad está muy bien, pero tiene un pequeño inconveniente: ¡sólo trabaja sobre una pista!, por lo que su funcionalidad se limita a fraseos mononstrumento.

Budgerigar
AndRaita
MusePad
Automatic Music Dictation

¡Con qué podemos trabajar, entonces?

Digital Audio Workstations (DAWs)

Pues con una preciosidad llamada Sunvox, un estudio modular de creación musical basado en síntesis con el que podrás no sólo secuenciar canciones multipista completas, sino crear tus propios instrumentos sintéticos o incorporar samples de hasta 32bit de resolución en formatos WAV, AIFF o XI, exportar tus creaciones en formatos audio (mezclado como fichero completo o por pistas sueltas) o MIDI, añadir efectos de masterización estándar o crear los tuyos propios… Si no te asustas la primera vez que te enfrentas al interface y le dedicas un rato, entenderás todo su potencial y descubrirás que podría ser la única herramienta que necesitaras para producir tus canciones. Y no sólo en tu móvil…

Por cierto: si no tienes unos auriculares con micrófono incorporado, te recomiendo que te hagas con unos. Porque en Sunvox puedes también samplear grabaciones en tiempo real.

Otra auténtica preciosidad es Caustic de Single Cell Software, un completo estudio modular de cuidado interface gráfico que recuerda mucho a Reason de Propellerhead y que funciona, sencillamente, como un tiro. Secuenciador, mezclador, caja de ritmos, línea de bajo, sampler, sintetizador y efectos de inserción. Hay es nada. Prefiero no explicar demasiado y recomendarte que te vayas al sitio web de Single Cell Software para descubrir todo lo que puedes hacer con Caustic.

Otra recomendación: casi todas las aplicaciones que admiten samples de audio manejan paquetes y add-ons de muestras que se van esparciendo por la memoria de tu móvil o por la tarjeta SD. Si yo fuera tú, elegiría el directorio de samples del DAW que hayas seleccionado como tu hub de trabajo (en mi caso, Caustic es mi aplicación central) para guardar también una copia de los samples que instalan otras aplicaciones. A pesar de lo absurdo de la situación, hay aplicaciones que no permiten acceder al sistema de archivos para buscar ficheros fuera de su propio directorio, de modo que te pierdes la posibilidad de reutilizar buenos sonidos en otro software que quizás te gusta más. Dicho queda.

La tercera opción es Nanoloop, un críptico y misterioso estudio musical digital que nació allá en el 98 para la consola Gameboy y que ha sido escalado hacia los sistemas más modernos (hay también una versión para iPad). Con una funcionalidad similar a los anteriores, Nanoloop termina quedándose corto por las limitaciones de memoria pero suena muy, muy bien.

Sunvox
Caustic
Nanoloop

Si no te apetece andar con botones y knobs para diseñar sonidos, tu opción es Reloop Music Sequencer, un secuenciador de loops de audio con el que podrás crear temas basados en samples. Si, en esos samples que tienes bien ordenados y clasificados en un directorio centralizado… ¿Te acuerdas de Sony Acid o de Fruity Loops?. Pues Reloop es lo más parecido que puedes encontrar en Android, aunque también tienes Audio Evolution Mobile o Zequence Studio, con edición no lineal no destructiva, efectos y grabación en tiempo real y sanp to grid para la secuenciación de loops. Además de manejar pistas de audio como cualquier grabador multitrack , Zquence además incopora pistas MIDI editables… Un DAW en toda regla, éste Zquence. No es Logic, pero cada vez se acerca más.

Reloop Music Sequencer
Audio Evolution Mobile
Zquence Studio

No podemos conlcuir esta segunda parte del artículo sobre software y producción musical en Android sin hablar de Reactable, un instrumento musical electrónico desarrollado en España dotado de una interfaz táctil en formato de mesa e inspirado en los sintetizadores modulares de los años sesenta. Sobre la mesa, se desplazan objetos (fichas) que representan diferentes procesos sonoros (generador de audio, filtro, secuenciador, etc). Parámetros como la distancia entre objetos o la configuración de cada pieza modifica la estructura y los parámetros del sonido sintetizado resultante, en una metáfora de creación musical totalmente adicitiva y capaz de generar sencuencias sorprendentes. Bjork o David Ghetta lo han empleado en sus espectáculos. ¡Y está disponible en Android por unos pocos euros!

Reactable

Nos tomamos un respiro aquí. Dejamos para la tercera y última parte sintetizadores, cajas de ritmos, grabación y edición de sonido, multipistas y utilidades varias.

Continuará.

Anuncios

@thecabinstudio (Vince) y @AlisonMoyet1 (Alf) spark the fire, long live Yazoo! Ensemble or part…

Mientras termino de preparar la segunda y tercera parte del artículo sobre producción y software musical portable en Android (que ha servido de aperitivo para una extensísima investigación, más intensiva si cabe, sobre el mismo asunto en la plataforma iOs y que también está siendo digerida en formato artículo multiparte para ver la luz aquí en las próximas semanas), me ha llegado un correo de Rick, músico de allende los mares. Con una simple pregunta (and what’s the music prod and creativity and all of your singing stuff and things got to do with the coaching and the training and your artematopeya project?), me ha hecho darme cuenta al instante de que, algunas veces, artematopeya y Artematopeya se entremezclan de forma confusa en este espacio. Y no se me ha ocurrido mejor ejemplo al que acudir para explicar que es artematopeya (con minúsculas) que el de Vince y Alison, dos buenos amigos desde que, en 1982, me hicieron experimentar por primera vez y en carne propia el efecto del extraordinario poder del talento, de la creatividad, de la comunicación supraconsciente y de la música como código y lenguaje maestro. Gracias a ellos, descubrí que uno de mis talentos estratégicos personales (el oído) servía no sólo para hacer caja y viajar por medio mundo gracias a mis habilidad lingüísticas. También servía para hacer de la voz un instrumento de expresión especial, de catalizador de sensaciones propias y ajenas y de herramienta para la persuasión y la construcción de realidades sensoriales. Para abrir la puerta a una especie de alucinante realidad paralela… Todo ello me dejó preparado para mi primer contacto con la PNL pocos años después, pero eso ya es otra historia…

Alison y Vince son, fueron y serán Yazoo por los tiempos de los tiempos. La prueba de que sus talentos en combinación son una mágica formulación química única en el Universo es que su breve obra musical, una treintena escasa de temas que vieron la luz entre 1982 y 1984, se escucha hoy con la misma emoción y con la misma inyección de endorfinas que entonces. La primera vez en mi vida que fui a comprar música –con escasos 14 años– salí de la tienda con Upstairs at Eric’s en mi walkman. Simplemente, no lo podía creer. ¿Pero de dónde había salido aquella increíble voz con tanto cuerpo, tanto color y tanto poder y porqué sonaba tan increíblemente subyugante por encima de aquellos arreglos sintéticos de cuatro pistas, medio desnudos y tan aparentemente simples pero absolutamente hipnóticos?

Eran una combinación explosiva, aquella voz llamada Alison y aquel talento musical llamado Vince.

Algunos se quejaban de que, a veces, las letras de Vince eran demasiado simples (came in from the city, walked into the door) sin entender que no eran más que otra parte del arreglo musical y que lo importante no era la semántica (this morning, this morning, the curtains were shut) sino la prosodia, el ritmo, la cadencia y las estructuras suprasegmentales, tan importantes en la comunicación emocional y en la persuasión…

CÁ-me.in-to-the- CÍ-tyWÁLK-ed.in-to-the-DÓOR-__
THÍS-mor-ning-THÍS-mor-ning-the-CÚR-tains-were-SHÚT

Por si no lo has reconocido, son casi como paradiddles de batería…

Las letras de Alison, por su parte, reclamaban el espacio del rhythm and blues, del jazz y del blues que una auténtica entertainer como ella, nacida para el escenario y el acústico, expresaba en clave de fusión sin perder una sola gota de sustancia en comunión con los sintes de los 80.

Upstairs at Eric’s fue, obviamente, un éxito instantáneo y adquirió la naturaleza de obra seminal de la música electrónica que estaba por venir. Los sonidos sintéticos, la repetición y la aliteración, el balanceo, el espectro estéreo y la cadencia de la palabra inducían un trance instantáneo. Sencillamente, es una de esas creaciones que demuestra que la música, aunque sea pura matemática, es también auténtico misterio y encierra un poder inescrutable. Después llegó You and me both y el éxito fue incluso mayor. Y, de repente, todo terminó. Se acabó Yazoo. En pleno éxito.

El genio suele estar reñido con la perfección, un concepto que, en realidad, no existe y que cada uno crea de acuerdo a su propia medida de la realidad. Era cuestión de tiempo que dos genios engendraran juntos lo mejor de lo que eran capaces en aquel momento y rápidamente se alejaran para no volver a converger hasta estar preparados para hacerlo en verdadera sintonía.

Toda su obra se resume en el siguiente repertorio:

“Don’t Go” (Vince Clarke) – 3:08
“Too Pieces” (Clarke) – 3:14
“Bad Connection” (Clarke) – 3:20
“I Before E Except After C” (Clarke) – 4:36
“Midnight” (Alison Moyet) – 4:22
“In My Room” (Clarke) – 3:52
“Only You” (Clarke) – 3:14
“Goodbye 70’s” (Moyet) – 2:35
“Tuesday” (Clarke) – 3:22
“Winter Kills” (Moyet) – 4:06
“Bring Your Love Down (Didn’t I)” (Moyet) – 4:40
“The Other Side Of Love” (12″) (Clarke/Moyet) – 5:21
“Situation” (Clarke/Moyet) – 5:46
“Nobody’s Diary” (Moyet) – 4:30
“Softly Over” (Clarke) – 4:01
“Sweet Thing” (Moyet) – 3:41
“Mr. Blue” (Clarke) – 3:24
“Good Times” (Moyet) – 4:18
“Walk Away from Love” (Clarke) – 3:18
“Ode to Boy” (Moyet) – 3:35
“Unmarked” (Clarke) – 3:34
“Anyone” (Moyet) – 3:24
“State Farm” (Clarke/Moyet) – 3:35
“And On” (Moyet) – 3:12″
“Happy People” (Clarke) – 2:56
“Get set” (Clarke) – 3:01

y en dos CDs de estudio (Upstairs at Eric’s, You and me both), un directo (Reconnected Live) y varias compilaciones (In your room, Best of Yazoo y remixes), todo ello disponibles en la página oficial de Yazoo.

La realidad es que Alison y Vince, juntos o por separados, son dos personas con artematopeya en minúsculas: una cualidad personal para traspasar el espacio y el momento y descubrir otras formas de ver y de observar, de transformar los recursos, de crear, de hacer que sus cosas ocurran, de aportar valor a otras realidades, de viajar incesantemente hacia lo que quieren… mediante la música.

¿Lo has pillado, Rick?

Algún día, más bien pronto que tarde, te contaré más sobre Alison. Stay tuned…

Si eres músico y tienes un Android (con una buena RAM)… – Parte 1/3

… hay muchas herramientas que te pueden ayudar, de verdad, a aprovechar los tiempos estériles para continuar con tu trabajo de creación musical, mientras viajas en metro o esperas en la consulta del médico, sin tener que cargar con media tonelada de maquinaria.  Ya es posible viajar ligero de equipo y llevar en un mismo cacharro no sólo un comunicador telefónico, sino una enciclopedia completa de acordes, un constructor inteligente de progresiones armónicas, un sencillo pero utilísmo convertidor audio>MIDI (no es Melodyne pero lo que hace lo hace muy bien…), un notebook para letras con función de archivo sonoro, un secuenciador MIDI (o sólo audio o mixto MIDI+audio), una workstation completa tipo Fruity Loops, una caja de ritmos, múltiples sintes, editores de audio tipo Soundforge, grabadoras multipistas y loopers, amnalizadores de audio y hasta afinadores para que compruebes si te estás yendo de nota cuando cantas o cuando tocas tu instrumento. Musical, por supuesto.

Estas son algunas de las funcionalidades de las que puedes disfrutar en tu dispositivo móvil, por citar sólo algunas además de ciertas las herramientas estándar de Android que también pueden tener utilidad musical.

Obviando que, para escribir música, lo único que necesitas en realidad es un cuaderno, un boli y una grabadora en la que tomar apuntes, en este artículo hands-on os cuento -amigos músicos- qué herramientas de utilidad de la buena están disponibles en la plataforma Android con una sóla excepción: las aplicaciones guitarro-céntricas, que serán objeto de artículo aparte.

En mi home studio, mi equipo base está formado por Mackie Traction 3 en las secuencias, Fruity Loops en los patrones de sinte y en las bases junto a Rebirth, Melodyne en las voces y en la etapa de escritura junto a mi micro, Sound Forge 10 en la edición de audio, Sony Acid en la mezcla -sí, me encanta Acid, ¿passa algo?- y varios plugins de efectos para masterizar junto a VSTis chulos. Con esta retahila, no pretendo alardear de equipo sino alertar de que el paso entre trabajar en equipos tamaño PC y una miniplataforma con una minipantalla y un miniprocesador es algo traumático pero, una vez que aceptas que no se trata de reproducir a pequeña escala los métodos de trabajo de un desktop, se abre ante ti una puerta más hacia tu creatividad, sobre todo en la etapa más productiva de escritura en la que letras, melodías y e infinitas maquetaciones y arreglos empiezan a acumularse en la mesa. No creo que se trate de ejecutar histéricamente toda la cadena de producción musical en un teléfono móvil. Como juego o test de performance es estimulante, pero no le veo el sentido a masterizar un tema terminado en un gadget de bolsillo que difícilmente se deja controlar por mucha pantalla táctil que tenga. Aunque hay cada uno por ahí…

Aplicaciones estándar

Lo primero que necesitas es asegurarte de tener instaladas algunas funcionalidades básicas, como un sencillo editor de ficheros TXT, un software ZIP para archivos comprimidos (cuando hablemos del sistema de archivos de Android, la organización de samples en carpetas y la escasez de memoria lo entenderás todo), un lector/editor de PDF, un scanner (la aplicación cámara sólo fotografía, no hace OCR) y un reproductor de música de calidad que te permita leer el mayor número posible de formatos de audio y que tenga funciones enriquecidas (como, por ejemplo, ecualizador). Las aplicaciones recomendadas en este apartado, aunque puedes utilizar otras que sean similares:

Editor de ficheros TXT: Jota Text Editor o Jota+
Editor y reader de PDFs: iAnnotate Lite
Compresor ZIP: AndroZIP
CamScanner: Scan to PDF FreeCamScanner o CamScanner HD
Lector formatos ebook: Cool reader
Reproductor de música: PowerAmp Registrado

Armonía y acordes

En 2012, ser músico no implica haber pasado por el conservatorio, ser un experto en armonía musical o dominar un instrumento por sencillo que sea. El perfil del músico digital es el de un creativo funcional, con habilidad para visualizar construir paisajes sonoros a partir de recursos asistidos por un ordenador, por lo general recursos software muy bien diseñados para implementar la funcionalidad musical a partir de metáforas visuales que destacan por su usabilidad. Lo cual, por otra parte, no quita para que aproveches la oportunidad y aprendas todo lo que puedas, sobre la marcha, en torno a teoría musical y armonía. Siempre, siempre, siempre te ayudará a que tus creaciones sean, de forma incremental, mejores cada vez.

Sin entrar en complejidades, es recomendable que te familiarices, por ejemplo, con el famoso círculo de quintas, que te ayudará a acercarte a la escala cromática en la que se apoya la teoría musical mediante una sencilla y metódica metáfora visual. En román paladín: cuando escribas progresiones armónicas para el acompañamiento o la melodía de tus canciones, el círculo de quintas te ayudará a seleccionar acordes que suenen naturalmente bien en progresión. Las opciones disponibles en el Android Market son variadas, con diverso nivel de complejidad y profundidad, pero por su claridad en el diseño y su utilidad didáctica en cuanto a acordes y escalas, destacan las aplicaciones del español DavidKBD  (ChordWheelDavidKBD, MusicScalesDavidKBD, GuitarPianoConverterDavidKBD) que, entre otras, aportan funcionalidades como éstas:

  • Comparador de escalas y acordes.
  • Visualizan escalas y acordes en modo guitarra y piano/teclado.
  • Guardar, abrir, exportar y compartir anotaciones.
  • Convertir las escalas y acordes del piano a guitarra.
  • Convertir las escalas y acordes de la guitarra a piano.
  • Afinaciones de guitarra alternativas.
  • Afinaciones para ukelele, violín, viola y banjo.
  • Opción para guitarristas zurdos.
  • Transporte.
  • Modos mayores y menores.

Otras, como Chord wizard, son mucho más sencillas y de contenido limitado, pero perfectas para no abrumar a un principiante. O más complejas y completas, como Key chord, que incluye la función de búsqueda inversa de acordes y escalas: seleccionas alguna de las notas de un acorde que necesites construir y KeyChord presenta progresivamente las opciones posibles hasta que llegas al acorde final; soporta incluso notas que no existen (CMaj7). No quiero concluir esta sección sin mencionar la fantástica aplicación Chord!. Sí, ya sé que iba a excluir de este artículo las aplicaciones guitarro-céntricas, pero es sencillamente tan buena y está tan bien diseñada que no lo he podido evitar. Nos es para amateurs, pero vale su peso en oro.

Piano companion lite
Chord wizard
ChordWheelDavidKBD
MusicScalesDavidKBD
GuitarPianoConverterDavidKBD
Key chord
Chord! versión gratuita o Chord! versión registrada

Lyrics

Para un letrista afincado en la música, el mejor aliado es un bloc y un boli o una simple grabadora. Pero, a veces, la creatividad se atasca y un simple cambio postural, espacial o instrumental puede ayudar a desatascar tu verborrea. Los programas para letras destacan no porque sus funciones sean espectaculares sino porque lo poco que hacen lo hacen bien: registran texto, lo clasifican, permiten asociar (o grabarlos desde el micro del móvil) apuntes de audio en mp3) y además, en algún caso, disponen de tesauro, diccionario de rimas, etc. En resumen, una ayuda para quien la quiera utilizar o para quien no tenga un papel a mano. Si tengo que elegir, me quedo con Lyric Pad. Aunque Songwriter’s Pad no está tan mal…

Lyric writer lite
Lyric Pad Pro
Songwriter’s Pad

Hacemos un alto en este extenso artículo sobre Android y música móvil para tomar aire. Seguiremos destripando todo sobre Android y música móvil, aunque si quieres despreocuparte y recibir directamente en tu correo electrónico las siguientes partes sin tener que estar pendiente, recuerda que puedes suscribirte gratuitamente a la lita de distribución a través de la caja que encontrarás en el menú derecho de esta página.

Continuará con…

Progresiones armónicas y acompañamiento
Notación y scoring
Drums and beats
Sintes
Edición (básica) de audio
Grabación y sampling
Secuenciadores, workstations y asimilados
y otros…

See you later, alligator!

XXI Gala de los Premios de la Unión de Actores de Madrid

Además de unas cuantas cosas más, en Artematopeya también tienen cabida el arte y el talento. No por casualidad, la mitad que suscribe es coach, cantante y… actor de doblaje en desactivo (que no desactivado), miembro de la Unión de Actores de Madrid y entregado sin desaliento a la pasión del arte que, año atras año, ocupa su butaca en el Teatro Circo Price para ejercer un acto asambleario festivo de un colectivo que, si nadie consigue impedirlo, parece que seguirá estando contaminado sine die de ese infeable discurso del desastre que nos invade desde que el teatro es teatro…

A pesar de que lo digo y, al final, nunca lo hago, tengo una dolorosa querencia por la Unión y no me he desafiliado. La Unión es, en mi individual y personal opinión, una agrupación anticuada y rebosante de caspa. Sigue pareciendo un pequeño feudo de facciones que, con ocasión de premios y demás celebraciones, exhiben dentadura y se congrafunflan, parafraseando a Martes y 13, de todo a pesar de que, en la retaguardia, vuelen los puñales. Pero, en el día a día, no termina de conseguir estar a la altura de nada. Tras años de maniqueísmo directivo (o estás conmigo o estás contra mí), la nueva junta directiva elegida hace unos meses, aparentemente renovada pero igualmente retrógrada según evidencian todos los indicios y algunos vocales heredados, se ha empeñado en hacer que se vea una pretendida voluntad de renovación, de innovación, de modernización y, sobre todo, de profesionalización. Profesionalización entendida como voluntad de multiplicar la calidad en la forma de hacer las cosas para producir un mejor producto. Pero no es verdad. No hacen más que convocar comisiones y grupos de trabajo en los que muchos expresan nuevas (y mucho más jóvenes) propuestas para que, al final, se siga haciendo, con la misma mediocridad, lo antiguo y poco que a la directiva le cabe en su estrecho foco visual, que es lo mismo de siempre.

Cuando traspasas el umbral de Marqués de Valdeiglesias 5, piso primero, sigue oliendo a naftalina. Porque la Unión sigue pareciendo la reserva espiritual del jubilado, de las generaciones doloridas que se niegan a superar el franquismo mental, de algunos actores en paro con suerte por poder ejercer, medianamente y sin demasiados conocimientos, un trabajillo administrativo en la Unión al que se aferran con uñas, dientes y hasta pestañas… Así ocurre lo que ocurre: que los actores afiliados no entienden por qué el trabajo de la Unión, continua (y erróneamente) dedicada a intentar reafirmarse con poco éxito y menos visibilidad como sindicato de clase, nunca se materializa en nada. Mucho discurso de que los actores, por huevos, son seres rojos. Mucha insistencia en que la Unión de Actores es un legítimo representante social. Mucha insistencia en que la Unión es la amalgama de la profesión.

¿A quién no le puede parecer bien que una sociedad sea justa, igualitaria y bienestable? ¿Quién puede no querer que la cultura y el arte, motores emocionales de la vida, sigan palpitando? ¿Quién puede no querer que todo el mundo tenga la oportunidad de hacer lo que más le guste y vivir de ello, ya sea subirse a un escenario, tocar el pito en un semáforo o escribir libros sobre el mono de culo rojo, por ejemplo?. Efectivamente, a todos. Pero eso no implica, por mucho que la Unión se empeñe en propagar este discurso, que el arte tenga que ser la puta de ninguna politica. Y, menos, de ninguno de esos nidos de apandadores llamados partidos políticos españoles.

Vicente Cuesta, reciente secretario general de la Unión, se desvirgó en las lides galísticas durante la entrega de premios de ayer lunes 18 de junio de 2012. Con los nervios naturales de toda primera vez, Vicente sufrió un lamentable gatillazo que ni siquiera le pasará factura en adelante porque su todavía breve cartera no ha sido capaz (por no decir que ha sido incapaz) de mostrar ni un carisma, ni un poder de convocatoria ni una habilidad para el liderazgo que puedan verse afectados negativamente. La mayoría de los actores afiliados a la Unión lo son porque es un gasto desgravable en la declaración de IRPF y no les cuesta ni un duro. Pocos lo están por convicción, por espíritu gremial o por inquietud real de liderazgo. El discurso absolutamente continuista, aburrido, retrógrado y emocionalmente venenoso que, tras 50 años, le sigue llegando a las generaciones artísticas modernas es puro y auténtico chino mandarín. El franquismo, la memoria histérica (perdón, histórica), el no a la guerra, el todo está fatal, el con la que está cayendo, el todos somos rojos porque lo dice la Unión… Todo eso está muy bien y nadie está orgulloso de ello. Punto. Tampoco hace falta estar insistiendo a cada segundo en el mismo asunto porque el personal termina hasta la punta del gorro. Y así ocurrió, que tras unas pocas y nerviosas palabras, el foro le espetó en directo: esto es una fiesta, deja ya de hablar de política. Y Vicente asumió que no ha tenido ningún éxito, ni lo tendrá, en hacer que se nos ponga dura con su candidatura. Habrá que ver si, a partir de ahora, empieza a hacer acopio de tornillos y blacandéquer para sujetarse firmemente a la silla y aburguesarse, como ya es tradición en nuestra querida y cada vez más elefántica Unión.

Vicente sabe, de muy buena tinta, que el aperturismo de su nueva directiva es una engañifa. Que la convivencia de diferentes perspectivas es inexistente porque en una entidad cuyo único fin manifiesto es el de ser reconocida, por encima de cualquier otra consideración, como sindicato de clase es imposible que los que no comulguen con ese propósito se sientan arte y parte si no hay tramas complementarias en esta telenovela. La mayoría de los actores afiliados tiene que ver la corrida desde la barrera, porque la única visibilidad de la Unión, que no se destaca precisamente por sus habilidades en el terrno de la comunicación, se traduce en un mediocre boletín digital de aspecto desganado que casi todos hemos relegado a la carpeta de spam por motivos obvios y, en época de manifestaciones, en unas cuantas señoras con eterno semblante de mala ostia y unas lenguas muy largas que se hacen fotos detrás de pancartas en contra de todo. Esa es la imagen que tiene la sociedad de los actores, por extensión de su pobre representación pública: unos señores (y señoras) que se levantan tarde, que cobran fortunas por trabajar unas pocas horas al mes, que viven continuamente de gala en gala y que, encima, se permiten el lujo de ser unos bordes con cara de culo. ¿Dan o no dan, ganas de bajarse de esta carraca de autobús?

La profesión de cómico, artista, actor o cómo la quieran llamar es muy necesaria. Pero necesita de representantes más profesionales en la gestión, capaces de mirar hacia el futuro y que sepan proponer y materializar iniciativas creativas positivas, productivas y, sobre todo, que funcionen. De cualquier manera, pero que funcionen. Así que, ya sabes: si eres actor o actriz, afíliate. No te costará nada porque lo puedes desgravar de tu IRPF y, por lo menos, si somos más los que queremos proponer una nueva visión sobre la profesión, crecerán las probabilidades de que otras voces puedan empezar a ser escuchadas.

Y se preguntarán ustedes: pero este artículo se titula XXI Gala de los Premios de la Unión de Actores de Madrid y ni una mísera fotografía de los premiados.

Lo cierto es que la Unión siempre se ha dolido públicamente de que no recibe apoyo de los medios, de que la Gala no se transmite ni en diferido, de que son víctimas de un ostracismo informativo insoportable… pero a la hora en la que ha sido escrito este artículo no circula por internet ni un solo fichero de libre distribución con, por ejemplo, la foto de familia de los premiados. Y, así, no hay manera, Vicente. La búsqueda premios union actores 2012 en google sólo ofrece fotografías de la Gala XX…

Lo mejor de la gala: Ron Lálá (www.ronlala.com), una compañía de música, humor y teatro fantástica que ofreció un espectáculo divertido, refrescante y con destellos de genialidad. Para variar.

Lo más agradecido: la brevedad de la gala. Dos horas escasas y un buen ritmo.

Lo más egocéntrico: una soberbia Concha Velasco ofendida porque Asunción Balaguer, dulce y longeva actriz en activo y en maravilloso estado de gracia,  recibiera un merecidísimo premio funcional como mejor protagonista de teatro por El pisito y, ella, sólo un premio honorífico (y encima a toda una carrera…). A pesar de todo, Manu (ela Velasco), su sobri, nos sigue encantando…

La cadena: la 1 de TVE. Sus productos de ficción han sido los auténticos vencedores de esta edición demostrando que también existe un mercado para la inteligencia y que hay vida más allá del teta-culo.

El actor: Asier Etxeandia. Un ganador intratable.

La actriz: Ana Wagener. Tacita a tacita, un pedazo de actriz que quedará en la historia de la interpretación española.

Lo más bonito de la Unión de Actores: Alicia Borrachero, a la que aún le tiene que llegar la oportunidad de mostrar sin anestesia el pedazo de actriz que en realidad es.

La protagonista ausente: Blanca Portillo, premiada sin cartera por su verdadero liderazgo sin florituras y sin excusas en la escena española. Quien quiere, puede…

Lo más aburrido: lo de siempre, el discursito del Secretario General y las apostillas como quien no quiere la cosa de Pilar Bardem,  superando incluso al tradicionalmente soporífero Jorge Brosso de otros tiempos.

La directiva invisible: la otrora omnipresente Amparo Climent. Por fin se respira buena onda en el foyer…

Lo demás: lo de siempre.

En apoyo al lado femenino…

Artematopeya se une a otra iniciativa de comunicación social en torno a uno de los factores potenciales de mayor impacto emocional entre la mitad femenina de la sociedad: la salud mamaria. Y lo hacemos, como es ya sabido,  no sólo por la responsabilidad y el respeto con los que nos conectamos con los lados femeninos de la vida, auténticos motores de la creatividad, de la innovación, de la comunicación emocional y de la artes –las materias primas de nuestros talleres, seminarios y coloquios-; también, porque sabemos de buena tinta que los sistemas nerviosos de todas y cada una de las mujeres tienen mucho que decir sobre este asunto.

La realidad, como tal, no existe. Mejor aún: existe, pero no somos capaces de verla de forma objetiva. Nuestros sistemas de interacción con todo lo que nos rodea se ven sesgados porque los sentidos, que actúan como canales a través de los cuales recibimos datos sobre los que construímos nuestra representación personal y única de la realidad, están filtrados: filtrados por creencias, aprendizajes, ideas, mitos, rumores, virus mentales y prejuicios entre otras pátinas. Por eso sabemos que, aunque una circunstancia personal cualquiera no sea en sí más que un conjunto de configuraciones mecánicas determinadas, el paquete emocional asociado a cada circunstancia es un efecto no sobrevenido sino creado por nosotros mismos en los recovecos de nuestros sistemas nerviosos. Y, por ello, también sabemos que se puede manipular. Y, lo que es mejor: hacerlo en nuestro propio beneficio y para nuestro propio bienestar, al servicio de nuestros propios intereses y no a los de nadie más, individuo o grupo.

En román paladín: cuando alguien dice, por ejemplo, encontrarse en un estado determinado de frustración, miedo, angustia, depresión o malestar de cualquier grado, lo que ha ocurrido es que que ese alguien ha elegido asociar un paquete emocional de signo negativo a un circunstancia que, en sí, no significa nada. ¿Que pasaría si ese mismo alguien desarrollara, por el contrario, una estrategia emocional de signo positivo para transformar la semántica de, digamos, un trauma mamario para convertirlo en una palanca de gestión emocional positiva y de crecimiento personal inmune al concepto de circunstancia?

La integridad mamaria es, para las mujeres, un factor de identidad. En mi opinión, por una excesiva presión social asociada más a la imaginería visual de esta civilización infectada de vanidad visual que por el miedo anticipado a una carencia personal. Y, en muchos otros casos, es también un factor de mecánica glandular. Pero, en cualquiera de ellos, no estaría de más hacernos algunas preguntas:

¿QUIÉN DICE, DÓNDE ESTÁ ESCRITO, DÓNDE ESTÁ CINCELADO EN PIEDRA que la ausencia de un pecho, por el motivo que sea, tiene que afectar obligatoriamente al bienestar emocional de una mujer?

¿QUIÉN DICE, DÓNDE ESTÁ ESCRITO, DÓNDE ESTÁ CINCELADO EN PIEDRA que una mujer con un sólo pecho es menos que una mujer con dos pechos?

¿QUIÉN DICE, DÓNDE ESTÁ ESCRITO, DÓNDE ESTÁ CINCELADO EN PIEDRA que la ausencia de un pecho es radicalmente diferente a la ausencia de un dedo, una costilla o una muela?

¿QUIÉN DICE, DÓNDE ESTÁ ESCRITO, DÓNDE ESTÁ CINCELADO EN PIEDRA que una mujer ha de sentirse tan absolutamente forzada por la hipertrofiada presión social como para verse obligada a corregir un factor percibido como ofensivo, como es la ausencia de un pecho, y necesitar una reconstrucción fisiológica para recuperar su sentido de pertenencia en igualdad de condiciones?

¿TENDRÍAN QUE SENTIRSE TAMBIÉN MUTILADAS LAS MUJERES CON SÓLO DOS PECHOS SI EXISTIERAN, ADEMÁS, MUJERES CON TRES PECHOS?

No olvidemos que la reconstrucción mamaria es, en un alto porcentaje, una necesidad de origen social más que personal. Aunque en Artematopeya también creemos que la reconstrucción mamaria es un recurso estupendo siempre y cuando cualquier mujer lo utilice, sencillamente, porque le dé la santísima y real gana y no porque se sienta obligada a responder a ningún perfil visual específico.

En Artematopeya trabajamos con la comunicación emocional como herramienta para el cambio. La comunicación emocional no es inteligencia emocional. Es un modelo de entrenamiento que se apoya en múltiples herramientas y que, tras superar el momento inicial de la revelación, el momento del ahhhhhh, se convierte en un facilitador de la auténtica y genuina gestión individualizada de las realidades personales. Las personas dejan de reaccionar y comienzan a accionar. Dejan de resignarse y comienzan a elegir. Dejan de observar y comienzan a construir. Dejan de ser pasajeros y se transforman en conductores. Dejan de ser seguidores gregarios y se transforman en auténticos y genuinos líderes de su propia vida y de su propia realidad. Sabemos que no podemos abordar a la sociedad en bloque pero sí podemos ir de uno en uno y generar un cambio desde dentro. Tardaremos más, pero es sólo cuestión de tiempo…

Mientras tanto, continuaremos apoyando cualquier iniciativa cuyo objetivo sea ayudar a las personas a seguir estando bien y, por eso, nos hemos sumado al concierto benéfico que organiza el Centro Integral de la Mama en apoyo de las mujeres y de la técnica de la reconstrucción mamaria como otra opción facilitadora de la autogestión emocional. Será el viernes 20 de abril,  a las 22:00 horas, en la Sala OUI-MAD (Jorge Juan 99 – Puerta D del Palacio de los Deportes de Madrid) en una Gala conducida, además, por el otro 50% de Artematopeya, a.k.a. Luis Mottola. Allí estaremos.

Y si .te apetece ayudarnos a difundir esta iniciativa, ya sabes que .puedes copiar este artículo donde quieras y compartirlo con tus contactos y amigos a través de tus redes sociales. Gracias.

Eva al desnudo y la comunicación emocional

Artematopeya Blog & News no es una web sobre cine, aunque a veces nos guste reseñar alguna que otra película haciendo honor al efecto hipnótico del que hacen gala algunos mecanismos psicosociales de los que hablamos en nuestros talleres sobre comunicación emocional. Sobre la última y primera película del debutante Kike Maíllo,  no procede profundizar aquí en lo cinematográfico por varias razones a pesar de mis irreprimibles ganas: entre otras, por el hecho de que cualquier dato que se me ocurriera comentar provocaría un automático destripado de las ya de por sí e inexplicablemte en exceso predecibles dos tramas principales de esta historia. Baste comentar aquí que las interpretaciones, a excepción de la maravillosamente intuitiva Claudia Vega y de la maravillosamente actriz Marta Etura, son sencillamente eso: maravillosas. Casi todo lo demás en esta película, incluido Lluis Homar y el siempre sobrevalorado Daniel Brühl, es despiadadamente mediocre y demasiado pagado de sí mismo.

Eva (Escándalo Films) es un mercadillo de intenciones cruzadas que se despeña por congelación. Con un director que se empeña en recordar que no es una cinta de ciencia ficción sino de personajes –y luego termina presentado dos tramas (un triángulo amoroso y una reflexión existencialista) absolutamente adivinables en el minuto ’20 de metraje gracias al innecesario flash-forward que prologa la película– y una producción/distribución que se empeñan en supermanierar el apartado artístico de esta producción para aprovechar que el Pisuerga pasa por Sitges, Venecia y otras fantásticas localidades, la experiencia del espectador es una constante esquizofrenia entre lo que le están obligando a que quiera ver (ciencia ficción de libro) aunque el desenredo de la trama le esté llevando hacia otro lado. Es como lo de vocalizar en voz alta un “sí” mientras mueves la cabeza hacia los lados expresando un “no”. Conflicto de hemisferios cerebrales y system crash.

Pero, pero, pero.

A pesar de la indiferencia que me pueda provocar como creación, Eva (Escándalo Films) es un estupendo recurso que voy a empezar a emplear de aquí en adelante para nuestros talleres porque contiene las mejores ilustraciones con las que me he cruzado nunca sobre algunos de los conceptos que conforman el corpus de las disciplinas de comunicación emocional con las que trabajamos en Artematopeya:

  • La fotografía y el diseño de sonido (la película transcurre en una localización nevada, blanca, deshabitada, hostil) conforman una metáfora emocional extremadamente afinada que es transversal a todo en Eva como conjunto. No sólo enmarca la acción en una narración (storytelling) con un mood o estado de ánimo y un ritmo determinados, sino que va hilvanando personajes y situaciones en una suerte de collar de hielo mientras estimula todos los canales sensoriales de espectador en una única dirección. A partir de un cierto momento, el espectador es incapaz de determinar donde se encuentra en realidad el paisaje más helado, si fuera o dentro de esos personajes fríos, inexpresivos y casi más muertos que los propios robots que ellos mismos diseñan. Storytelling emocional y punto. Llevado tan al extremo que, como espectador, sales del cine frío en todos los sentidos…
  • Algunos robots del universo de Eva, como el Max interpretado por Lluis Homar, son capaces de escalar a voluntad la intensidad emocional de sus configuraciones internas, de sus motores humanizantes, de su interface de relación social.
  • Es curiosa -por inesperada- la utilización explícita (y algo amateur…) de un patrón de hipnosis conversacional o lenguaje hipnótico en acción mediante una orden o comando embebido. Esta secuencia lingüística (¿que ves cuando cierras los ojos?) es una orden encubierta de protección que los diseñadores implantan como medida de seguridad para desactivar a un robot fuera de control, provocando un reset instantáneo. Me hubiera gustado más que los guionistas se hubieran documentado mejor, dado que éste (imperativo encubierto) es uno de los pocos ejemplos de patrón hipnótico que en castellano se puede circunloquiar adecuadamente: ¿qué vé alguien como tú cuando cierra los ojos?. Pero nos sirve como ejemplo tal y como está.
  • Pero lo mejor de todo es la metáfora visual que emplea Eva para describir el mecanismo emocional que determina el funcionamiento de esos cascarones robotizados vacíos y vírgenes. Es una de las mejores implementaciones del concepto de sistema nervioso y estructura emocional que he encontrado jamás para poder explicar que las emociones no son sino configuraciones determinadas de nuestro sistema nervioso (representadas como nodos, sinapsis, artefactos, objetos, formas… conectados en una especie de red holográfica en la que se pueden tocar, recolocar, reconectar los componentes a voluntad) y que, como tales, pueden ser manipuladas (en el sentido de handled) y reconfiguradas.

Te invito a que le dediques 90 minutos de tu tiempo a esta película. Vas a intuir mucha comunicación emocional en acción.

Nos vemos en el próximo taller de comunicación emocional. Ya me contarás.

Artematopeya en el país de los capullos

Artematopeya hace, en estos momentos, las maletas para desplazarse al florido país de los capullos, a.k.a Holanda.

Estaremos fuera hasta el lunes 21 de febrero, así que… hasta entonces. Os traeremos unas flores.

:-)

¿Un asesino llamado Bobby Brown? ¿Una vida de cristal llamada Whitney Houston?

Uno de los motivos, sino el principal, que nos llevó en Artematopeya a volcarnos en el coaching y en el training de personas en el ámbito personal y en el de las organizaciones fue, y no tenemos ninguna duda al respecto, el de literalmente poner en práctica nuestra máxima de dejar siempre a las personas mejor de lo que nos las hayamos encontrado y contribuir a que los entornos en los que vivimos, trabajamos y nos desarrollamos sean cada día más positivos, más abiertos, más humanizados, más afectivos, más luminosos y más vivibles. Siempre win-win: cuando yo hago que tú ganes sin darle prioridad a mi propio beneficio, yo también gano porque todo el entorno que compartimos mejora y, como resultado, también es mejor para mí, por lo que, en realidad, yo también gano; todos salimos ganando.

En nuestro camino, nos hemos encontrado con personas de todos los tipos imaginables. Personas fuertas y sólidas, conectadas con su propia realidad y con la de su entorno y capaces de conducirse con una actitud sana sobre su vida y sobre sus emociones; personas que eligen disfrutar de la vida y que se mantienen alejadas de las distorsiones y de los ruidos creados en nuestros sistemas sociales para cumplir las expectativas de otros en detrimento de las suyas propias; personas que no pierden su tiempo en juzgarse y en acoplarse a un modelo de corrección de acuerdo a los parámetros que han definido otros para sí mismos y que no responden más que a intereses de gestión social desde el principio de los tiempos; personas que entienden las relaciones humanas como un intercambio en el que ambas partes entregan y reciben lo mejor del otro y en el que cada uno mantiene su independencia dejando a un lado sometimientos, posesiones, dependencias y, sobre todo, obligaciones; personas que ríen porque eligen reír y que entienden que los estados emocionales son configuraciones casi mecánicas que se pueden construir de acuerdo a la elección de cada uno y que no responden a coyunturas insoslayables del entorno; personas que, cuando entran en una habitación, hacen que se sienta que ha salido el sol.

Para nuestra tristeza, también nos hemos encontrado con personas que se han quedado en el otro lado. Personas debilitadas  y sin motivación que no son capaces de apretar su interruptor de disfrutar de la vida; personas ciegas a la belleza de la vida y a la felicidad, sometidas e hipnotizadas por virus mentales, sociales y emocionales con una rutina de autodestrucción que, irremediablemente, termina por arruinar sus vidas y la de los que les rodean; personas esclavas del qué dirán y del juicio de valor eterno sobre lo que se debe hacer y lo que no, sobre lo que está mal y lo que no, sobre lo que es correcto y lo que no; personas que han desarrollado una débil personalidad dependiente que, a pesar de provocarles un sufrimiento interminable que odian, no son capaces de hacer crecer la semilla de su autoestima y el amor de sí mismos, dejándose maltratar y pisotear porque creen que no existe otro modo de que el afecto sea expresado; personas frustradas y llenas de dolor que ejercen su venganza sobre ellos mismos maltratando a otras personas más débiles que caen en sus  egoístas redes; personas que escamotean su inseguridad y su egocentrismo malsano y los convierten en cinismo, en agresión, en abuso verbal y físico y en un contexto centrípeto en el que otros sufren; personas que, cuando entran en una habitación, hacen que se despliegue una espesa y sofocante niebla gris y que se sienta que ha llegado la tristeza y la oscuridad.

No hay personas mejores o peores a un lado o al otro. Todas ellas son mecanismos vitales que se desarrollan de uno u otro modo por motivos discreccionales. Y esta circunstancia implica que, sencillamente, si unos lo hacen (lo que quedarse en el lado brillante de la vida) es porque se puede hacer. Sin excusas. Es posible. Nuestro trabajo consiste en abrir la puerta de ese lado brillante para que todos puedan entrar y quedarse.

Pero hay un tipo de personas a las que en Artematopeya sí juzgamos y condenamos. Sin asco y sin eufemismos. Son aquellas personas que, sin escrúpulos y sin humanidad, se prestan voluntariamente a que otros sufran a cambio de dinero. Porque esto es lo único que mantiene vivo el negocio del narcotráfico: el puñetero y maldito di-ne-ro.

No es la primera vez que condenamos abiertamente en este blog el drama consentido de las drogodependencias. En este artículo anterior, hablábamos del tristemente famoso cristal, la peligrosa versión no terapéutica de la metanfetamina. Pero la realidad es aplicable a drogas de cualquier configuración, sea cual sea su naturaleza. No hay drogas más sanas o menos peligrosas que otras, como en ocasiones nos quieren hacer creer ciertos discursos. Hasta toda esa subcultura estúpida de la marihuana no es más que un basurero en el que se revuelcan millones de pobres imbéciles que eligen creer que el cigarrito verde es un relajante con el que sólo se lo pasan bien sin hacerle daño ni a nadie ni a sí mismos. Me repugna escuchar a individuos como Sánchez Dragó cuando hacen campaña sobre la marihuana como catalizador de la creatividad. O esa otra pandilla de pobres retardados, generalmente del mundo del artisteo mal entendido, que siguen empeñados en que la cultura es sinónimo de izquierda y de hacerse el hippy y que fumarse un porrito es moderno, progre, liberal y culto. Espero que, en un futuro, todos ellos sin excepción tengan la oportunidad de disfrutar en sus propias familias de lo estupendo que es tener que ver como sus hijos se degradan y se autodestruyen por la marihuana o por cualquier otra cosa similar.

Conozco personas que se creen felices aficionados (sin querer admitir saber que están siendo poco a poco esclavizados para que sigan manteniendo llena la caja registradora de los que se hacen de oro con el comercio de drogas) a consumir este tipo de mierda. Espero que lleguen hasta el final de este artículo y que se atrevan a leer, sin retirar la mirada, que, cuando una persona compra marihuana, cocaína o cualquier otra porquería semejante, el malnacido que se lo vende está colaborando activa, voluntaria, directa y consentidamente con su degradación física y mental a cambio de dinero. Los consumidores son sacrificables para que alguien se siga forrando. Y las consultas de los psiquiatras, mientras tanto, siguen a rebosar de babeantes idiotas enganchados, condenados a sufrir brotes psicóticos y maniacodepresiones de por vida. Cuando no a morir si la adicción deviene una versión más virulenta y terminan, por ejemplo, como Whitney Houston.

Como ya comentábamos también en este otro artículo anterior del año 2009, Whitney Houston era una de esas personas que, te gustara o no a nivel artístico, había pasado por las vidas de prácticamente todos aquellos que estamos expuestos a las industrias del entretenimiento en cualquier lugar del mundo. Una preciosidad con demasiado talento que estaba hecha de cristal y a la que el cristal, entre otras cosas, le ha quitado la vida. Para los que cantamos, Whitney Houston es parte de nuestra herencia musical. Para los que cantamos gospel, todavía lo es un poco más.

En los próximos días, se condenará públicamente a Bobby Brown por haberle hecho esto a Whitney. Cierto es que este elemento nunca ha sido ejemplo de nada y ha estado implicado en varios casos de asesinato, tráfico y agresiones, entre otros hacia su propia esposa. Fue él quién embarcó a Whitney Houston en una relación dañina, degradante y destructiva en la que él ocupó el papel del maltratador posesivo y destructivo y ella el de la débil y pobre tonta dependiente. Los dos, sin embargo, han terminado siendo víctimas. Ella, de su dependencia de las drogas y del afecto inducida por Brown. Él, de su malsano egoísmo hedonista y de un egocentrismo que le hará arrastar, de por vida, la losa emocional de que es el responsable de la muerte de Whitney Houston y de los reproches de la hija que tenían en común y de la escena musical mundial  hasta el fin de la eternidad. Ninguno ha de ser juzgado culpable a pesar de haber elegido libremente un camino que ha convertido sus vidas y las de los suyos en un infierno, aunque sí me pregunto si nadie pudo haber hecho algo más por ellos; si nadie entre sus amigos o sus familias pudo tomar las riendas y hacer algo para intentar dejarlos mejor de lo que los encontró.

Con ejemplos como éste, no se me ocurre mejor recomendación que la que ya proponía en aquel artículo de 2009:

En mi opinión, la actitud más valiente en relación con las drogas es temerlas, repudiarlas y, además de perseguirlas para erradicarlas y aplicar la pena de muerte para aquellos que asesinan mediante el tráfico lucrativo, huir de ellas sin verguenza y todo lo rápido que te permitan los pies. Y si alguna vez, de repente, alguien a quien quieres te comparte su curiosidad por este tipo de estímulos, te recomiendo que le metas la peor paliza de la que seas capaz, le pongas la cara como un cromo de moratones y le digas “y esto no es nada en comparación con lo que te puede provocar cualquier droga, así que encima no te quejes”. Le estarás haciendo un favor, después de todo.

Y después pregúntale si estará de acuerdo con que su hijo, que hoy tendrá dos o tres años, se convierta en usuario de drogas cuando se transforme en adolescente. Puede que tu pregunta le haga daño, pero eso es lo que menos importa, en realidad.

Y esta noche…

… LLEGA LA FIESTA AL PALACIO DE CONGRESOS DE MADRID!!

The Shara experience

Ser cantante y experto en comunicación emocional y en creación no es incompatible, por si alguien se lo pregunta. Es más, el poder vivir desde la cocina determinadas experiencias supone un aprendizaje im-pa-ga-ble y una fuente exclusiva de observación y de investigación que enriquece las dos versiones de mí mismo hasta niveles estratosféricos. Y, por decantación, también enriquece a los que me escuchan, ya sea cantando o entrenando.

Sentado (sobre una silla) en el escenario del Auditorio Nacional junto con la Sinfónica de Córdoba y el resto de cantantes que formamos el ensemble gospel Living Water, ayer asistí a una clase magistral de congruencia, de paralenguajes, de sinestesia viva, de rapport, de liderazgo, de comunicación emocional y de inducción hipnótica. Todo en un mismo paquete entregado en la figura y en las habilidades de Inma Shara. En el maravilloso mundo de la música de libro, al igual que ocurre en el del flamenco o en el de esa escenificación conocida por tauromaquia a la que algunos le dicen arte, el tema de la misoginia es tradición. Sin entrar en estériles polémicas, que no son el objeto de este artículo, quiero verbalizar que, cuanto más trabajo con mujeres, más se refuerza mi convicción de que el machismo se inventó para cubrir múltiples y aborricadas incapacidades de los hombres aplastando y enterrando la brillantez de las mujeres.

Si quieres seguir discutiendo sobre el tema guerra de sexos, vete a otro sitio.

Si quieres escuchar por qué Inma Shara es un ejemplo excepcional de comunicación efectiva como interruptor del éxito y, además, sabes algo de PNL, sigue leyendo…

El público sólo es capaz de intuir algunos de sus recursos mientras disfruta del mensaje musical pero estar sentado frente a Inma Shara en acción es una es una auténtica masterclass de inducción hipnótica. Es una maestra en la estimulación de canales sensoriales. Su comunicación, mientras ejecuta su estrategia de dirección a nivel interno, es un engranaje perfecto. Su atuendo y su actitud construyen un personaje visualmente muy potente. Su coreografía corporal se adapta a las intensidades del mensaje que viene y va al ritmo de un oleaje invisible. Sus guiños de complicidad, sus tarareos sin pudor, sus vuelos siderales de segundos con los ojos cerrados, sus gestos de OK en directo para un músico que ha estado especialmente brillante, sus sonrisas que subrayan momentos de especial afinación. Asiente delicadamente o con energía, encaja un sensual movimiento de cadera, se retira un mechón cuidadosamente descuidado mientras pasa la página de la partitura, dirige una sección rítmica alternando hombros y caderas mientras adelanta el siguiente compás con la batuta, visualiza la música y se entrega para dejarse acariciar por la sensación… Es un pace & lead intenso con los artistas que no cesa ni un segundo, una inducción hipnótica que sobrepasa la mera expresión musical y que consigue provocar unas ejecuciones no sólo perfectas en lo musical, sino emocionantes. Y por eso es una estrella. Y lo sabe.

En una sociedad construida a conciencia durante siglos sobre la manipuladora y falaz creencia de que cuando un hombre expresa cualquier tipo de emoción es artista y/o maricón (peyorativamente y con todas las letras), puedo entender por qué los directores (con LOS de hombres, de masculinos, de machos) de orquesta se empeñan en parecer figuritas de cera cuando están trabajando. No deja de ser un sinsentido que una sustancia puramente emocional como la música haya estado durante siglos en manos de hombres con un nudo social en sus habilidades de expresión y de comunicación. Cierto es que no me puedo imaginar a Mehta meneando ese culito, aunque no entiendo qué tendrá que ver dirigir una orquesta con andar justificando la hombría.

En fin, que Inma Shara es un personaje absolutamente seductor y subyugante que sabe enamorar. Y ese es el secreto: la auténtica comunicación efectiva no es más que una sencilla historia de amor.

Más artematopeya musical

¡Ya estoy de vuelta!

Concluida la segunda gira de Living Water Gospel Choir en el Reino Unido (puedes ver la promo aquí y algunas fotos y videos en la página de Facebook de Living Water), de la que hemos vuelto llenos de la explosiva energía que hemos compartido con unos públicos auténticos e increíbles de Derby, Birmingham y Londres aunque también con los pies llenos de ampollas y con las voces algo estresadas, no hay tiempo para descansos. Esto es diciembre y, con Living Water, cuando haces pop ya no hay stop. El avance de la agenda musical para este mes, sin contar con las fechas de ensayos, está bien calentito…

Sábado 10 de diciembre – acústico directo y entrevista en No es un día cualquiera (RNE, de 12:00 a 13:00 horas).
Jueves 15 de diciembre – concierto Celebración Gospel, Festival Via Magna – IES Cardenal Cisneros (c/ Reyes 4, Madrid – metro Plaza de España – Noviciado), de 20:00 a 22:00 horas – Entradas en taquilla 10 €. Grabación del especial Callejeros (Cuatro).
Domingo 18 diciembre – concierto, Teatro José María Rodero (c/ Londres 3, Torrejón de Ardoz – bus 226, 224ª, 226 y 261 desde Avda. de América y 274 desde Estación Sur; cercanías Renfe C-1, C-2, y C-7ª), de 20:00 a 22:00 horas – Entradas en taquilla.
Jueves 22 de diciembreconcierto de navidad de la Fundación Padre Arrupe, con la participación de Living Water y dirigido por Inma Shara, Auditorio Nacional de Música (c/ Príncipe de Vergara 146, Madrid – metro Príncipe de Vergara), de 19:30 a 21:30 -Entradas en taquilla y aquí.
Viernes 23 diciembre – concierto Navidad Gospel con Living Water con la participación de Janine Dyer, Christine Hamilton y Darren Williams – Palacio de Congresos de Madrid (Castellana 99, frente a Estadio Santiago Bernabéu, Madrid metro Santiago Bernabeu; bus 14, 27, 40, 43, 120, 147, 150), de 20:00 a 22:00 horas – Entradas aquí y aquí.
Sábado 24 de diciembre – acústico directo y entrevista en Abierto hasta las 2 (RNE, madrugada del 24 al 25 de diciembre).
Sábado 7 de enero – concierto benéfico Navidad Gospel con Living Water, Centro Cultural San Chinarro (c/ Princesa de Éboli esq. Alcalde Conde de Mayalde – metro Vicente Blasco Ibáñez – Virgen del Cortijo; bus 174, 173, 172L, 172 SF). Entradas en taquilla 6€. La recaudación integra será destinada a la Asociación Manos de Ayuda Social.

Mientras preparamos el segundo y por si eres de los pocos que aún no lo tiene, ya puedes hacerte con el primer CD de LIVING WATER sin tener que moverte de casa a través de ITUNES (http://itunes.apple.com/es/album/gospel-living-water-ep/id463718925) en formato descarga digital.

¿Te veré en alguno de los conciertos? Búscame…

Artematopeya musical

Por si alguien aún no lo sabe, los profesionales del equipo de Artematopeya no sólo somos especialistas en creación, comunicación, coaching & motivación, entrenamiento personal, asesoría empresarial y formación, sino que, además, disfrutamos de y compartimos talentos artísticos varios que nos completan y que nos disparan enormes chorros de excitantes endorfinas. Una mitad de Artematopeya es actor profesional y, la otra, o sea, ésta que escribe, cantante.

Mirando por encima el periódico esta mañana, me cruzo con una foto de Raphael junto a la cual escribe el redactor que la marathon de 15 conciertos consecutivos que comienza hoy en Madrid ha colgado el cartel de no hay entradas desde hace semanas. Y yo no puedo hacer sino alegrarme con toda mi alma, porque Raphael es un artista con artematopeya por arrobas. En mi casa se ha escuchado a Raphael toda la vida. Mi madre fue una de esas fans histéricas que se agarraba de los pelos con desesperación cuando lo veía en directo y gritaba “Rapaeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeel (sin hache)“. Y, después de una etapa de negación artística, fue todo un redescubrimiento en ese legendario Anvick de la calle Huertas de Madrid cuando escuché por primera vez La canción del trabajo. He llegado a cantar sus temas clásicos varias veces y tengo que decir que le admiro y le envidio con saña a partes iguales por poder disfrutar con tanta médula de plantarse en un escenario y cantar dia tras día.

Yo, modestamente, tampoco me puedo quejar, porque desde que canto con Living Water he pisado algunos de los mejores escenarios de España y he vivido noches de patios de butacas a rebosar y de truses de iluminación haciéndome sudar durante horas y horas de música, energía y emoción musical.

Y hoy me ha dado por pensar qué pasaría si surgiera la oportunidad de cantar, un día, junto a Raphael en un gran escenario…

De momento, sigo con mis 79 compañeros un intensivo programa en estas semanas que incluye no sólo la gira por Reino Unido hacia la que parto en escasas horas, sino también los conciertos de Navidad que este año haremos en Madrid. Espero poder veros en alguno de ellos.

Toda la info está en http://www.gospellw.org.

Hasta la vuelta.

La preciosa vida de Cristian

Cristian es un crío precioso. Está empezando a vivir y, con sus escasos 6 años, sólo quiere disfrutar del sol, del juego, de las sonrisas de la gente, del fútbol, de sus dibujos favoritos y de sus amigos. Y es seguro que, cuando haya superado la enfermedad con la que tiene que convivir todos los días, podrá disfrutar durante muchos años más del sol, del juego, de las sonrisas de la gente, del fútbol, de sus dibujos favoritos y de sus amigos. Aunque aún tenga que esperar un poco más.

Y tendrá que esperar un poco más porque, a fecha de hoy, Cristian convive con el cáncer, una enfermedad que no le permite hacer lo que le corresponde por derecho de nacimiento: ser un niño y vivir feliz.

Afortunadamente, existe una posibilidad de que Cristian recupere su salud. Y esta posibilidad está en Navarra. Pero esta posibilidad también tiene un precio: 55.000 euros.

La familia de Cristian no puede, sencillamente, reunir los fondos suficientes para devolverle a su hijo lo que la enfermedad le ha robado: la alegría, la salud, la sonrisa y una larga vida para la que nadie puede imaginar hoy todo lo bueno que Cristian podría aportar mañana. La vida de Cristian no tiene precio y todos juntos podemos conseguir devolverle esa oportunidad robada por el cáncer.

Desde Artematopeya, queremos apoyar la iniciativa de la Concejalía de Asuntos Sociales del nunca mejor denominado Excelentísimo y Solidario Ayuntamiento de Paracuellos del Jarama para ayudar a Cristian con un Concierto Solidario que se celebrará el próximo sábado 24 de septiembre, a las 20:30 horas, en el Polideportivo Multifuncional de Paracuellos del Jarama.

Tenemos que conseguir que en el pabellón no quepa ni un alfiler y, por eso, queremos pediros que compartáis este enlace en vuestro muros de Facebook, en vuestras cuentas de Twitter y en vuestras listas de distribución de correo electrónico. Estamos seguros de que, aunque tú no vivas en Madrid o no puedas asistir al concierto, es demasiado probable que entre tus amigos, los amigos de tus amigos y los amigos de estos haya tanta gente con posibilidad de ayudar a Cristian de algún modo que no podemos no intentarlo y no COMPARTIR ENLACES EN NUESTROS MUROS, PINCHAR “ME GUSTA” O RE-TWITTEAR ESTE POST a todos los usuarios posibles.

El precio de las entradas es simbólico (10 euros por anticipado, 12 en taquilla) y, además de ayudar a Cristian, podrás disfrutar de un espectacular concierto del más auténtico y genuino gospel que se hace en España con el Coro Gospel Living Water. Si te perdiste la oportunidad de verlos en el Teatro Alcalá de Madrid o en el Calderón Haagen-Dazs o en cualquiera de sus otros conciertos de la última temporada, ahora puedes disfrutar de su espectáculo en directo mientras aportas tu granito de arena para ayudar a proteger la preciosa vida de Cristian.

Reserva y COMPRA DE ENTRADAS: Centro Municipal de la Tercera Edad San Nicolás Bari (Algete, 7 – Paracuellos) – 91-658.27.56 y Panadería BE FAST /  Restaurante EL PELA del Centro Comercial MIRAMADRID (Paracuellos).

Otras aportaciones: Concejalía de Servicios Sociales – 91-268.49.48

Si no vives en Madrid o no puedes asistir y quieres aportar cualquier cantidad, por pequeña que sea, para ayudar a que Cristian vuelva a sonreir, puedes hacerlo a través de la cuenta FILA CERO de IBERCAJA:

2085-8094-16-0330200159

En Artematopeya seguimos trabajando con todos nuestros recursos para apoyar a Cristian. GRACIAS POR PINCHAR “ME GUSTA” EN FACEBOOK Y COMPARTIR ESTE ENLACE EN TWITTER!!!

The rain in Spain is a sackball punching pain…

* ARTÍCULO RECUPERADO

… así que, aprovechando que tengo que subirme a Londres para atender algunos asuntos de artematopéyica naturaleza hasta el 8 de mayo, me han pedido que renuncie a mis ganas de respirar ese londrificado oxígeno que tanto me gusta durante unas horas entre semana y que me traiga de vuelta un reportaje sobre la síson teatral en la otra capital mundial del arte escénico. Así que allá que me voy, portátil en ristre, dispuesto a workshopear de 09:00 a 18:00 y después merendarme un intenso programa que incluye:

Lunes 2 de mayo – END OF THE RAINBOW en el Trafalgar Studio One
Martes 3 de mayo – BLOOD BROTHERS en el Phoenix
Miércoles 4 de mayo – LOVE NEVER DIES en el Adelphi
Jueves 5 de mayo – WICKED en el Apollo Victoria
Viernes 6 de mayo – 39 STEPS en el Criterion
Sábado 7 de mayo – ECSTASY en el Duchess

En Londres y en Nueva York, elegir agenda es, simplemente, un trauma. Exceptuando las grandes producciones que se perpetúan durante años, como La ratonera, El Fantasma de la ópera o los Miserables, la rotación de carteles y de elencos es tan ágil que es más que probable que, si dejas pasar una ocasión determinada, pierdas la oportunidad de disfrutar un título fantástico en particular con un reparto excepcional determinado para siempre. Pero la vida es así y lo más práctico es asumirlo.

No me apasiona el musical moderno y menos el que se hace en España. Con excepción de Annie hace la torta de años y de Los Miserables que produjo Tamayo en el 92, cuya taquillera se sonreía por lo bajini cada vez que me veía recogiendo mi entrada una vez más (y fueron once en total), el género es un cajón desastre muy comercial y con un diseño de producción soberbio en casi todos los casos. Musicalmente, el resultado suele ser bastante aburrido. Además, no me resigno a tener que mirar fijamente a Concha Velasco en Helly Dolly durante tres horas haciendo como que sabe cantar sólo porque tenga (o tuvo) la pasta suficiente para producir un gran proyecto. Existiendo cantantes excepcionales como Pedro Ruy Blas o Pomares, lo de Raphael en Jekyll, y mira que me gusta Raphael como artista pop, es una tomadura de pelo. Hoy no me puedo levantar fue un digno proyecto, pero en lo teatral es simplemente barato. High School Musical, sin comentarios. Rent: vaya… . Jesuscristo Superstar, un coñazo. Chicago: estupenda Natalia Millán pero un pobre conjunto a pesar de la atinada ambientación del Alcalá. Grease: Zzzzzz… . El fantasma de la ópera: irritante partitura; sólo de pensar en la molesta y chillona Sarah Brightman, que de tan tan tan profesional que es se casó con Webber, me sarpullo en vida. My fair lady: alucinante Paloma San Basilio en medio de una compañía saturada de rancio. Y aún hay más… pero de Mamma Mía paso mil. A ver qué pasa con los upcomings: El rey león, Hairspray, Shrek… Por el momento, parece que nos vamos a librar de joyas como, por ejemplo, Una rubia muy legal – El musical, actualmente en producción en otros países. Yo propongo, para próximas temporadas en Madrid, Princess of the people (aka In the soup – Belén Esteban, the musical) o Phart me on the nose (aka By my pistols to my purse – Telecinco, the musical).

En ese país que hay más allá de las fronteras de España, llamado resto del mundo, es bastante improbable que, con tu entrada de 80 euros/dólares/libras, estés pagando por escuchar las polvorientas faringes en movimiento de cantantes de cartón como Concha Velasco o Raphael (con cariño, Rapha) o de principiantes sin oficio ni calidad y con menos tablas que una mesa de cristal (¿oído cocina, Stage y sus miserables?).

Así que, aunque falle lo teatral, al menos la contraprestación vocal está garantizada y no saldrás del teatro en alas del enojo. Por ello, y aunque me como las uñas por que llegue el lunes para disfrutar de Al final del arcoris y el jueves para, por fin, dejarme encantar por una de las pocas creaciones musicales modernas (Wicked) que se ha arriesgado a innovar en lo musical, no me importa haber elegido la continuación de el fantasma, Love never dies. Blood brothers nunca llegará a España, así que es un imperdible. Los 39 escalones de Gabino Diego y Patricia Conde (esta chica… ¿por qué no se vuelve a Valladolid y monta una tintorería?) de 2008 me impresionó tan a la inversa que he querido retroverla en versión quality y eso mismo voy a hacer. No quiero quedarme con la impresión de que 39 steps es una basura. Y tampoco podía pasar por Londres y no caer en el Ecstasy de Mike Leigh, aunque sea en una producción sindicada en el Duchess (rebotada del Hamstead el 9 de abril… ¡por qué poco, joder!).

Por supuesto, a la vuelta, de cabeza al Marquina para disfrutar de mi Dicenta de mis entretelas en su genuino Al final del arcoiris con Rellán. Y no es por comparar. Es que lo vengo retrasando desde hace meses y ya le tengo demasiadas ganas. Porque Natalia, en el escenario, es todo un espectáculo.

Seguiremos informando…

Feeling good

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El que vale, vale. Y en una industria, la musical, en la que todavía se valora más la simple capacidad fisiológica de escalar tonos hasta los límites de lo imposible por encima de la artematopéyica habilidad de emocionar navegando por los rangos medios, que Michael Bublé haya sabido convertirse en el único artista que hace lo que hace en pleno siglo XXI tiene demasiado mérito.

Que el aparato de producción de la gira sea tan espectacular como efectivo no tiene ya demasiado secreto. Hemos terminado por acostumbrarnos a que los 60 euros de una entrada para cualquier gran espectáculo a la americana dan para mucho: un Palacio de los Deportes que ha terminado por aprender a ajustar su sonoridad a las necesidades de la música en directo; una amable logística tan perfecta y tan sobrada (enhorabuena a la producción local) al servicio del espectáculo y del público y no al revés como suele ocurrir en la mayoría de las producciones del patético elenco de medianías nacionales cuyo concepto de producción de calidad se limita a un puñado de insufribles matones de medio pelo que no sirven más que para poner cara de culo al personal y cuya función es la de incomodar, molestar y hacer que el público termine por desear no haberse gastado un puñetero euro en semejante calvario; un equipo humano nada escaso (por no decir sobredimensionado) y a la vez invisible que supo hacer su trabajo sin interferir ni en la comodidad ni en el disfrute de un personal con muchas ganas de disfrutar; un merchandising discreto y en absoluto invasivo; un plan de seguridad y de evacuación magistral y tranquilizador: desde la zona de pista a la calle, 3 breves minutos a pesar de las 12.000 personas que abarrotaron el Palacio…

Pero, y de la música, ¿que?

Pues cuando lo circunstancial está pensado para que te lo pases tan bien, el disfrute se multiplica por dos. Y así fue. Bublé es tan cantante como hábil canalla, en la mejor línea rat-packiana de los Ocean’s Eleven, y el Palacio de los Deportes de Madrid se convirtió en el auténtico club de la era del technicolor.

Con un repertorio ganador, con una maestría vocal sin fisuras, con una banda sencillamente es-pec-ta-cu-lar, con un diseño escénico más es-pec-ta-cu-lar aún, con un Bublé tan bien entrenado en lo expresivo y en lo verbal, con un público entregado con tanta energía y con semejante buen rollo perfumando el ambiente, el éxito estaba más que asegurado.

Bublé sabe bañarse en el público, sabe tirar anzuelos, sabe emocionar y, sobre todo, sabe cantar. Es la prueba viviente de que los rangos vocales medios y sus colores también pueden emocionar. Y de eso se trata, ni más ni menos.

Crazy Love Tour en Qué.

Crazy Love Tour en El Mundo.

Cómo gustar del tango

Madrid, 10 de junio de 2010. 21:20 horas. Calle Mayor. Busco una máquina de tabaco. Desde el epicentro de una marejada de ruido, gente, pobres putas sucias y obesas de vidas deshauciadas y un surtido de yonquis sin dientes y sin dignidad que viven del susto del pobre pusilánime atontao, mis sentidos se sintonizan sin querer con una súbita música que suena en algún lugar cercano. Y, de repente, zwoooooooooom. Me teletransporto.

Por una cabeza, de Gardel y Le Pera, es un prodigio de fraseo musical y de melodía. Puede que haya otros tangos mucho más populares o de sangre mucho más espesa, pero el lenguaje melódico de este cabeza es auténtica emoción puesta sobre un pentagrama. Eso sí, siempre y sólo en lo instrumental. Casi se puede escuchar una suerte de voz silenciosa que se enhebra con cada nota…

En lo musical, el tango me encanta. En lo corporal, más aún. No hay nada más elegantemente sexual que disfrutar de la visión de un tango sentido y bailado en medio de la penumbra. Pero el depresivo de Gardel es denso y aguardentoso. Y de Le Pera me resguardo. Tanto tormento, tanta posturita, tanto sufrimiento sólo puede surgir de un corazón desequilibrado y de una cabeza medio enferma. Lástima de los millones de argentinos que han tenido que crecer condenados a escuchar durante años el lavado de cerebro de semejante malparido que ha generado con sus letras una cultura de pobreza, de miseria vital, de falta de autoestima, de suciedad emocional y de changuita arrabalera arrastrada y pendenciera. Lo que le faltaba a una sociedad mestiza que tardó demasiadas décadas en construirse una identidad y que aún sigue pagando los platos rotos de la venenosa melancolía. Claro que, en España, no tenemos de qué quejarnos. Nosotros tenemos nuestra la copla, una sobrevalorada música igual de venenosa que, tras años de empeño y de esfuerzo, ha conseguido crear toda una legión de personas asustadas, cobardes, voluntariamente tristes y de vidas mecanizadas que no hacen más que ver pasar el tiempo y seguir muriendo en vida…

En fin, que el cabeza de Gardel es un prodigio emocional que sobrepasa las fronteras del tan-poco-de-mi-gusto tango como género y está entre mis favoritos de todos los tiempos. Punto y sanseacabó.

El caso es que el perfume de la música me lleva en volandas por cualquier bocacalle hasta la calle Arenal. Y allí me encuentro con este quinteto ( el de la foto) que empieza a entregarse a los compases finales del ya recontramegaconocido arreglo instrumental que bailan Arnold Schwarzenegger y Tia Carrere en la escena final de la artematopéyica y divertidísima Mentiras Arriesgadas de Cameron…

Hay quien dice, sin embargo, que la similar escena entre Al Pacino y Gabrielle Anwar, en Esencia de Mujer, es mucho mejor…

En realidad, el premio ha de ser para los editores capaces de montar una escena cinematográficamente creíble con actores de madera incapaces de bailar ni siquiera una nana y que termine pareciendo que, de verdad, están moviendo un pie detrás del otro. Ya sabemos todos que, para la mayoría de los americanos, cocinar es hacer una ensalada o mezclar nachos con queso fundido. Pues con el tango lo mismo. Ni Pacino ni Anwar ni Schwarzenegger ni Carrere tienen una mínima idea, puta o no, sobre cómo se baila un tango. Pero me quedo con la versión de mentiras por varios motivos. Por el humor, por la honestidad cinematográfica, por el magnífico trabajo del editor, por la onda de Tia Carrere, por la ausencia de ego de Schwarzenegger y porque la escena es parte integrada con coherencia en la película. En el caso de esencia, el único objetivo de la escena es satisfacer la megalomanía estrellática del pelma de Al Pacino, un auténtico coñazo de actor y de señor, egocéntrico y más espeso que la leche condensada. Que le den bien a él y todos los actores (y actrices) que se ponen taaaaan pelmas con el método y con el buen señor de Strasberg que en gloria esté.

Por cierto, que Calamaro también hace un cabeza bastante apañao:

Meglio stasera (mucho mejor)

Del genial Henry Mancini.

Meglio stasera
Baby go go go
Or as we natives say
“Fa subito!”

If you´re ever gonna kiss me
It had better be tonight
While the mandolins are playing
And stars are bright

If you´ve anything to tell me
It had better be tonight
Or somebody else may tell me
And whisper the words just right

Meglio stasera
Baby go go go
Or as we natives say
“Fa subito!”

For this poor Americano
Who knows little of your speech
Be a nice Italiana
And start to teach

Show me how in old Milano
Lovers hold each other tight
But I want you sweet paesana
It had better be tonight

Y después… SWAY.

We’re alone now and I’m singing this song for you

 

I’ve been so many places in my life and time
I’ve sung a lot of songs, I’ve made some bad rhyme
I’ve acted out my life in stages with ten thousand people watching
But we’re alone now and I’m singing this song for you

I know your image of me is what I hope to be, I’ve treated you unkindly
But girl can’t you see, there’s no one more important to me
So darling can’t you please see through me, ‘cause we’re alone now
And I’m singing my song for you, you taught me precious secrets

The truth with holding nothing, you came out in front
And I was hiding, oh, but now I’m so much better,
So if my words don’t come together, listen to the melody
‘Cause my love is in there hiding

I love you in a place where there is no space or time, I love you for my life
You are a friend of mine, and when my life is over
Remember, remember, remember when we were together
And we are alone now, and I was singing this song to you

We were alone, and I was singing, yeah singing
We were alone, and I was singing this song for you
Singing my song, I’m singing my song for you

Una nueva Whit

Quien diga que nunca ha escuchado a Whitney Houston, miente. Porque ha estado hasta en la sopa de nuestras vidas con su guardaespaldas, por ejemplo. Y eso implica lo mismo que con Céline Dion y ese desastre de trasatlántico o que con Michael Jackson y su tengo miediiiiito: que, te gusten o no, lo vas a tener que escuchar…

Hablando en serio: ya tenía ganas de escribir aquí sobre Whitney Houston. Sobre la nueva Whit. Una Whitney dañada e imperfecta en lo vocal y distinta a la bala de cañón que fue en su etapa de perfecta cristalidad de hormigón armado. Pero, también, sorprendentemente viva y nueva en lo artístico. Y esta Whitney, la de los últimos diez años, me gusta más.

El polémico I look to you de 2009 no es una obra maestra. Ni siquiera es muy bueno. Sin embargo, es un trabajo fantástico. Coherente en la producción (salvo por un par de cositas) con el nuevo registro mezzo de Whit, sencillo y potente en el repertorio y emocionadamente roto en lo vocal pero sin dramas, sin culpas y sin ridículas disculpas. Esta soy yo y así canto hoy. ¿Passa algo?.

I look to you es R&B del de toda la vida, muy bien producido y con el cuerpo que casi nunca han tenido los trabajos de Whitney Houston. Han desaparecido la hipermegaecualización, la estridencia del machacón rango alto y del cañón vocal teledirigido. Whitney Houston es, ahora, simplemente Whit. Una voz gruesa, con cuerpo y también con armónicos de club de mala muerte, a la que le cuesta despegarse de unas cuerdas enquistadas y de un físico tocado por el descuido y por el maltrato voluntario. Y ahí está la verdadera Whit: ya no dibuja fraseos vocales renacentistas pero esa voz está viva.

Yo utilizo al cansino de R. Kelly como coach vocal: trabajando con sus canciones, entreno tempos y cadencias para mi proyecto artístico gospel. Pero me pone de muy mala leche. Es un gran músico y un mejor escritor, pero sus arreglos me ponen enfermo y no soporto más de dos o tres canciones suyas seguidas. Es lento, es aburrido, es pringoso. Ahora bien, me encanta escuchar sus temas en otras voces. I believe I can fly o I believe en la voz de Yolanda Adams son un prodigio de pertinencia musical. Y sus dos temas para este álbum, I look to you y Salute, son para quitarse la gorra y ponérsela en el pecho. El primero es un arreglo góspel para piano que presta su título al disco y que nos devuelve a la Whitney sin adornos, sin excesos y absolutamente al desnudo que resume en una sóla canción su momento y su realidad. Esa voz es pura emoción, si señor. El segundo, con su marcada percusión y su cadencia rítmica, ocupa en número 11 en el tracklist pero hubiera sido un buen primer corte por su carácter, por su construcción y por su texto con vocación de reto.

I look to you

Salute

El himno del álbum es un tema tan delicado en lo armónico y tan bien escrito (como no podría ser de otra forma en las manos de Diane Warren) como finalmente decepcionante en la ejecución. Una balada preciosa con vocación de clásico en la que nunca llega el tan apreciado momento ¡guauuu! de las grandes estrellas. A pesar de todo, un inspiracional fantástico aunque no lo suficientemente redondo…

I didn’t know my own strength

I didn’t know my own strength (live)

En el terreno de los mid- y de los uptempos, cuatro cortes a cada cual mejor y más sorprendente. Todos encajan en el industry-pop con aires de R&B pero sin sonar a radiofórmula. Cortes con sorpresa, lo cual es ya mucho en estos tiempos que corren. Call you tonightNothin’ but love son dos pedazo de temas con una producción y una ejecución rebosante de dignidad. Un estilo poco habitual en Whitney: impresionante y con dos pelotas.

Call you tonight

Nothin’ but love

Like I never left es un relleno pero de los buenos. Nunca podría convertirse en single, pero es una gran canción que crece y que expande la infección con los días. Y Million dollar bill es todo un sleeper y un homenaje a la etapa funky-disco con un hook en el estribillo que ya quisieran muchos. Es la aportación de Alicia Keys al regreso de Whitney y, qué coño, es un gran tema pseudo-retro divertido y que hará que se te empiece a mover el pie derecho mientras marcas las bases del tema… tap, tap, tap.

Like I never left

Million dollar bill

La horterada inevitable llega con la versión del inefable A song for you de Leon Russell. La primera escucha es sorprendente y promete un increíble downtempo con momento ¡guauuu! pero, de repente, se transforma en un chunda chunda intrascendente y sin ningún interés. Un desperdicio. Exactamente lo mismo que ocurre con I got you, un mejunge flamenco-jamaico-árabe que termina haciéndose interminable, con Worth it, un tema pesado y aburrido en el mejor estilo Mariah Carey de los últimos tiempos (por no hablar de una letra como para auténticos adolescentes medio subnormales de instituto) y con For the lovers, un homenaje al vocoder y al autotune tan excesivo que se podían haber ahorrado a la solista y haberla grabado, directamente, con un robot o con un sinte de voz.

A song for you

I got you

Worth it

For the lovers

Ya no es Whitney Houston. Ahora es, simplemente, Whit. Pero menuda Whit.

A ésta me la quedo.

Vivo cantando, ¡hey!

Con un par de días de retraso, cumplo la promesa de volver a NO ESPERES A QUE SUCEDA y, ni más ni menos ni menos ni más ni quito ni pongo, que con un poco de música. Dos piernas rotas (no mías), reuniones de punta a punta con sus correspondientes atascos, subir, bajar, entrar y salir, un trabajar un poco, un ensayar otro poco y un preparar la promo después, por fin me puedo sentar y encender el ordenador sin tener a nadie a menos de cinco metros a quien tenga que responder urgentemente. 

El ensemble Living Water Gospel Choir es un fantástico proyecto musical que tengo la suerte única de poder compartir. Es un formato absolutamente inédito en la industria cultural española y un ejercicio diario de aprendizaje, habilidad y evolución artística. Popularizar el género gospel en el país de las peinetas es todo un reto. Pero el reto se multiplica cuando el objetivo al que sirven nuestras voces es el de transmitir una explosión rítmica de emociones envueltas en un paquete de arreglos y armonías que cortan la respiración pero sin renunciar a la espectacularidad de una masa vocal de casi cien personas generando al unísono auténtica electricidad espiritual. Música de raíces negras para enfocar la mirada en espacios personales íntimos y sin nombres ni apellidos. Una fiesta emocional apasionante que late al ritmo del corazón y a la que el público no puede evitar sumarse con sus palmas y con una fuerza inexplicable que les impulsa a bailar y a compartir un sentimiento espontáneo de felicidad. La conexión que se genera entre público y escenario es un torrente sobrenatural de sensaciones… Por eso, y sin menoscabo de mi científica convicción de negodeísta confeso, formar parte del proyecto Living Water Gospel Choir es para mí un privilegio. Si quieres saber algo más sobre el proyecto, puedes echarle un vistazo a esta reciente nota de prensa.

Y si tienes ganas de disfrutar de dos horas completas de un espectáculo que te llenará de energía positiva y de bienestar, anímate y vente a vernos el sábado 29 y domingo 30 de mayo al Teatro Calderón Häagen-Dazs (junto a los Cines Ideal en Madrid). Aquí te dejo un enlace para que puedas acceder de forma directa a las centrales de venta electrónica de entradas:

http://livingwatergospelchoir.wordpress.com/

Y de la grabación de nuestro nuevo CD y de alguna que otra sorpresa más, ya hablaremos otro día…

La música del viento

La soberbia página británica de Carlos Ruíz-Zafón en http://www.carlosruizzafon.co.uk es un ejemplo de diseño, de metanarrativa, de simbolismo artematopéyico y de la nueva cultura transfronteriza entre los distintos medios de expresión de la creatividad. Carlos es un creador transmediático y, por eso, también transcribe en música su capacidad narrativo. Puedes descargarte gratuítamente, con el total y absoluto permiso de su autor, la banda sonora de La sombra del viento y la banda sonora de El juego del ángel desde estos enlaces para escuchar como suenan las historias en un formato sin palabras.

Qué duda cabe de que estas bandas sonoras son un extra para ayudarte a que tomes la decisión de comprar ambas historias en formato impreso. Pero, qué narices, qué otros autores lo hacen. Doble ración de creación al precio de una.

¡Bublé en Madrid el 31 de octubre de 2010!

La bestia del crooner contemporáneo viene a España. ¡Por fin!

Su espectáculo es aún mucho más uuuuuuuuooooOOOOOAAAAAAAAAAAAAAAAA que sus grabaciones de estudio. No puedes perdértelo; nadie sabe cuando volverá a España en directo.

Ya se pueden comprar las entradas a través de El Corte Inglés Tickets. También a través de otros enlaces, pero no sé si son de fiar.

¡Yo ya tengo las mías!

Feeling good…

Este Michael Bublé Meets Madison Square Garden es una joya irrepetible. Al igual que Crazy Love o que Call me irresponsible. Mi amigo Michael es una auténtica bestia musical gigantiásica y te recomiendo que, si no le conoces, no te acuestes hoy sin haberle conocido. Te dejo una ensalada de temas como aperitivo al artículo que podrás disfrutar, próximamente, en este espacio. Feelin’ good

Home

Feeling good

Georgia on my mind

Cry me a river

Always on my mind

Sway

Sube a la colina, hermano

Solsbury Hill
Peter Gabriel, Car (1977)

Climbing up on Solsbury Hill
I could see the city light
Wind was blowing, time stood still
Eagle flew out of the night
He was something to observe
Came in close, I heard a voice
Standing stretching every nerve
Had to listen had no choice
I did not believe the information

I just had to trust imagination
My heart going boom boom boom
“Son,” he said “Grab your things,
I’ve come to take you home.”

To keep in silence I resigned
My friends would think I was a nut
Turning water into wine
Open doors would soon be shut
So I went from day to day
Tho’ my life was in a rut
Till I thought of what I’d say
Which connection I should cut
I was feeling part of the scenery
I walked right out of the machinery
My heart going boom boom boom
“Hey” he said “Grab your things
I’ve come to take you home.”
(Back home.)

When illusion spin her net
I’m never where I want to be
And liberty she pirouette
When I think that I am free
Watched by empty silhouettes
Who close their eyes but still can see
No one taught them etiquette
I will show another me
Today I don’t need a replacement
I’ll tell them what the smile on my face meant
My heart going boom boom boom
“Hey” I said “You can keep my things,
They’ve come to take me home.”

Respira

Breathe
Erasure, Nightbird (2005)

Twenty-seven times I paint the city in lights
Now I changed my mind
I was living fast now I’m running on empty
And I feel yeh I feel
You’re gonna go, let me go

Breathe, and I breathe
It’s bitter without you I can’t live without you
And I’m in love with you

Stood the test of time
Though I treated you rough you were always kind
I let my head rule my heart now I’m feeling so lonely
And I feel it’s the deal
You’re letting me go gonna go

Breathe and I breathe
Hollow without you I can’t live without you
And I’m in love with you

Breathe I believe
Empty without you I can’t live without you
And I’m in love with you

Breathe, and I breathe
It’s bitter without you I can’t live without you
And I’m in love with you

Breathe I believe
Empty without you I can’t live without you
And I’m in love with you

Breathe I believe
I can’t live without you I can’t live with you
And I’m in love with you

What more in the name of love

Pride (in the name of love) – U2, The unforgettable fire (1984)


*1991 cover by Cole & Clivillés (C+C Music Factory)

One man come in the name of love
One man come and go.
One man come here to justify
One man to overthrow.

In the name of love
What more in the name of love.
In the name of love
What more in the name of love.

One man caught on a barbed wire fence
One man he resist
One man washed up on an empty beach
One man betrayed with a kiss.

In the name of love
What more in the name of love.
In the name of love
What more in the name of love.

Early morning, April four
Shot rings out in the Memphis sky.
Free at last, they took your life
They could not take your pride.

In the name of love
What more in the name of love.
In the name of love
What more in the name of love.

In the name of love
What more in the name of love.
In the name of love
What more in the name of love.

… plus

Pride (A deeper love)
Aretha Franklin, OST Sister Act 2: Back in the habit (1993)


*remixed by Cole & Clivillés (C+C Music Factory)

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
Woah woah woah woah

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
Woah woah woah woah

People let me tell you I work hard every day
I get up out of bed, I put on my clothes
‘Cause I’ve got bills to pay
Now it ain’t easy but I don’t need no help
I’ve got a strong will to survive
I’ve got a deeper love, deeper love
Deeper love inside and I call it

Pride (a deeper love)
Pride – a deeper love
(Pride) a deeper love
Woah woah woah woah
It’s the (pride) power that gives you
The (pride) strength to survive
(Pride – a deeper love)
(Woah woah woah woah)

Yeah ooh yeah yeah
Yeah yeah yeah yeah yeah yeah yeah
Now I’ve got love in my heart, it gives me the strength
To make it through the day
Pride and love (pride is) oh respect for yourself
And that’s why I’m not looking for
Handouts, charity, welfare, I don’t need
Stealin’, killin’, not my feelin’
No backstabbin’, greedy grabbin’
Lyin’, cheatin’ ‘cause I’ve got a
Deeper love, a deeper love
A deeper love inside, I I yeah yeah
I’ve got a deeper love (deeper), a deeper love (deeper)
Deeper love inside, whoa

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride – a deeper) love
Woah woah (woah woah)
It’s the (pride) power that gives you
The (pride) strength to survive
(Pride – a deeper love)
(Woah woah woah woah)

And I wanna thank you for helping me see
There’s a power that lives deep inside of me
Give me the strength (give me the strength)
To carry on (to carry on), always be strong
Whoa oh oh oh whoa

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Woah woah woah woah)

People let me tell ya I work hard every day
I get up outta bed, put on my clothes
‘Cause I-I-I-I-I got bills to pay
And it ain’t easy, it ain’t easy
It ain’t easy, it ain’t easy
It ain’t easy yeah, oh oh
I’ve got a deeper love, a deeper love
A deeper love inside
I’ve got a deeper love (deeper), a deeper love (deeper)
A deeper love inside

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
Woah woah woah woah
It’s the (pride) power that gives you
The (pride) strength to survive
(Pride – a deeper love) woah yeah
(Woah woah woah woah)

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Woah woah woah woah) hey hay yeah
(It’s the (pride) power that gives you)
The (pride) strength to survive
(Pride) ow ow ow ow (a deeper love)
(Woah woah woah woah) woah

(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Pride) a deeper love
(Woah woah woah woah)
(It’s the (pride) power that gives) you
The (pride) strength to survive
(Pride) ow ow ow ow ow ow (a deeper love)
(Woah woah woah woah) oh

¿Qué coño le pasa a Miguel Bosé?

La libertad, en todas sus facetas, es un derecho íntimo e inalienable del ser humano. Cada cual es libre de pensar, opinar, decir, elegir y actuar según le dicten sus privadas entendederas sin tener la obligación de dar por ello ninguna explicación ni sobre el qué ni sobre el porqué. Hasta el xenófobo, el asesino, el maltratador, el tirano, el caudillo o el estafador gozan de la misma libertad de ser o no y de actuar o no como tales. Es una cuestión de elección en el ámbito de lo personal que será después matizada por los filtros de la organización social cuando lo personal macula el bien común.

Lo mismo ocurre con las ideologías o los cultos para los que los tienen. Decir que se es de izquierdas es tan legítimo como decir que se es de derechas. Decir que se es católico o decir que se es musulmán es una cuestión de cada uno. Querer decirlo es una manifestación de libertad. Elegir decirlo es un signo de íntimo albedrío. No hacerlo, también.

Lo principal, y lo suyo, es cultivar la coherencia. O no. La incoherencia es también un signo de libertad. Aunque, en ocasiones, resulte especialmente indigna por su falta de respeto hacia la libertad de los demás.

Las malolientes dictaduras que asolan iberoamérica, disfrazadas de una ideología de izquierda cuyo prágmatos ni existe en la realidad ni jamás podrá existir en una civilización tan emocionalmente inmadura como la nuestra, son un calco de los repulsivos fascismos franquistas, mussolinistas y hitlerianos de la Europa de mediados del siglo XX. Caudillos aristocráticos con feudo y corte y un rebaño de millones de hormigas pisoteadas para mantener en marcha su máquina de enriquecimiento personal. 

Fidel Castro y los apandadores de su corte son unos asesinos porque sus regímenes han matado personas. Son indignos porque no respetan la libertad de que las personas no elijan su sistema infectado de banana y además lo digan. Son opresores porque no permiten que cada uno piense lo que quiera y diga lo que quiera. Son caudillos porque no son demócratas y porque no permiten la propiedad privada de los otros. Son manipuladores porque cohartan la libertad de expresión e intervienen en la libre comunicación. En Cuba no se vota. En Cuba se miente, se roba, se manipula y se persigue. En Cuba no hay libertad. Y Fidel no se diferencia mucho de Hitler. En la Alemania nazi también existía la maquinaria de propaganda, los visados oficiales para abandonar el país, las cartillas de suministros, los violentos servicios secretos, las bocas cerradas, la fortuna personal del caudillo engordando en algún paraiso fiscal…

No termino de entender qué coño le pasa a Miguel Bosé cuando habla sobre Fidel días después de que el mundo haya dejado morir voluntariamente de hambre a un disidente cubano. Porque, si viviera en Cuba, ni él ni su familia podrían tener sus fantásticas fincas en Extremadura ni sus enormes viñedos ni sus múltiples negocios ni la capacidad de decir en público lo que les venga en gana. Y si a él no le gusta que le digan lo que tiene que pensar, decir o hacer, que se ponga en la piel de la mayoría de los cubanos antes de tomarse la libertad de hacerlo él.

A no ser que sea un cortesano del régimen.

Es muy fácil ser rojo, amarillo, verde o azul con lunares cuando se vive en un país como el nuestro. Es muy bonito declararse socialista radical en un país demócrata cuando sabes que ni tus bienes ni tu libertad corren ningún peligro de expropiación. Es muy progre hablar de solidaridad cuando eres Miguel Bosé, Ana Belén o Joaquín Sabina, cuando tu cuenta bancaria rebosa con derechos de autor (legítimamente) ganados y cuando tu millonaria capacidad de prescripción social te hace perder la perspectiva y elevarte sobre la realidad para observarla desde arriba. Es muy moderno ser un artista construido a partir de las emociones de millones de personas que conforman tu masa social y no tener la dignidad de reconocer la más incontestable realidad cuando va en contra de tus intereses. La tibieza es la bandera de los ventajeros y de los cobardes.

Por mucho que Miguel Bosé lo niegue, el que en Valencia (España) se hayan retirado unas fotos que depictaban la imagen de algunos de los implicados en el Caso Gürtel relacionados con el Partido Popular no tiene nada que ver con un régimen, como el cubano, que oprime, asesina, oculta y malversa sistemáticamente opiniones, creencias, ideologías y fondos. ¿Propaganda?. Puede ser. Pero hasta ahí.

Lo peor de todo es que, en pleno 2010, la humanidad permita que una persona muera por ejercer su libertad de opinión, de expresión y de acción y que no pase nada.

El argonauta en Madrid, música para leer

En Blasco de Garay 47 (Madrid) está El argonauta, el punto de encuentro entre libros y música más artematopéyico de la capital. Libros sobre música (cualquier género, cualquier idioma, cualquier temática relacionada con la música, intensa y sabrosa charla con César o con Jesús o con quien pase por allí, música en pequeño directo, un café, una ojeada de un par de minutos o de un par de horas. Eso es El argonauta, la librería de los que aman la música para los que aman la música.

Una buena costumbre: darse una vuelta cada 10 ó 15 días para ver qué hay de nuevo.

Edith Salazar en Madrid

Aprovechando que este fin de semana (20 y 21 de febrero) andamos escasos de actividad musical en Madrid, quiero aprovechar para invitaros a que no os perdáis una estupenda masterclass técnica de canto moderno de 4 horas de duración (sábado y domingo de 12:00 a 14:00 horas) con Edith Salazar en la Escuela de Artes Escénicas del Teatro Calderón. Si eres cantante profesional o aficionado, Edith te ayudará, mediante las técnicas que imparte en este taller, a reforzar aquellos aspectos de tu técnica en los que necesites algún reciclaje o algún apoyo especial.

Puedes reservar tu plaza escribiendo a escuelacalderon@gmail.com. Date prisa porque empieza mañana mismo.

Future memories by ATB

CD1

01. L.A.Nights

02. What About Us

03. Swept Away

04. A New Day

05. My Everything

06. Summervibes With 9PM

07. Gravity

08. pres. Josh Gallahan – Luminescence

09. pres. Flanders – Behind

10. Future Memories

11. Still Here

12. My Saving Grace

13. Terra 260273

14. pres. Jades – Communicate

CD2 (remixed)

01. Talismanic

02. Missing

03. Horizon

04. Voices

05. pres. Flanders- Behind (ATB’s Ambient Mix)

06. pres. Apple & Stone – Authentic Reaction

07. Careless

08. Twilight

09. Listen To Me

10. Living Life Over

11. Silent Meaning

12. Malibu Road

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: