Archivos Mensuales: junio 2012

Si eres músico y tienes un Android (con una buena RAM)… – Parte 1/3

… hay muchas herramientas que te pueden ayudar, de verdad, a aprovechar los tiempos estériles para continuar con tu trabajo de creación musical, mientras viajas en metro o esperas en la consulta del médico, sin tener que cargar con media tonelada de maquinaria.  Ya es posible viajar ligero de equipo y llevar en un mismo cacharro no sólo un comunicador telefónico, sino una enciclopedia completa de acordes, un constructor inteligente de progresiones armónicas, un sencillo pero utilísmo convertidor audio>MIDI (no es Melodyne pero lo que hace lo hace muy bien…), un notebook para letras con función de archivo sonoro, un secuenciador MIDI (o sólo audio o mixto MIDI+audio), una workstation completa tipo Fruity Loops, una caja de ritmos, múltiples sintes, editores de audio tipo Soundforge, grabadoras multipistas y loopers, amnalizadores de audio y hasta afinadores para que compruebes si te estás yendo de nota cuando cantas o cuando tocas tu instrumento. Musical, por supuesto.

Estas son algunas de las funcionalidades de las que puedes disfrutar en tu dispositivo móvil, por citar sólo algunas además de ciertas las herramientas estándar de Android que también pueden tener utilidad musical.

Obviando que, para escribir música, lo único que necesitas en realidad es un cuaderno, un boli y una grabadora en la que tomar apuntes, en este artículo hands-on os cuento -amigos músicos- qué herramientas de utilidad de la buena están disponibles en la plataforma Android con una sóla excepción: las aplicaciones guitarro-céntricas, que serán objeto de artículo aparte.

En mi home studio, mi equipo base está formado por Mackie Traction 3 en las secuencias, Fruity Loops en los patrones de sinte y en las bases junto a Rebirth, Melodyne en las voces y en la etapa de escritura junto a mi micro, Sound Forge 10 en la edición de audio, Sony Acid en la mezcla -sí, me encanta Acid, ¿passa algo?- y varios plugins de efectos para masterizar junto a VSTis chulos. Con esta retahila, no pretendo alardear de equipo sino alertar de que el paso entre trabajar en equipos tamaño PC y una miniplataforma con una minipantalla y un miniprocesador es algo traumático pero, una vez que aceptas que no se trata de reproducir a pequeña escala los métodos de trabajo de un desktop, se abre ante ti una puerta más hacia tu creatividad, sobre todo en la etapa más productiva de escritura en la que letras, melodías y e infinitas maquetaciones y arreglos empiezan a acumularse en la mesa. No creo que se trate de ejecutar histéricamente toda la cadena de producción musical en un teléfono móvil. Como juego o test de performance es estimulante, pero no le veo el sentido a masterizar un tema terminado en un gadget de bolsillo que difícilmente se deja controlar por mucha pantalla táctil que tenga. Aunque hay cada uno por ahí…

Aplicaciones estándar

Lo primero que necesitas es asegurarte de tener instaladas algunas funcionalidades básicas, como un sencillo editor de ficheros TXT, un software ZIP para archivos comprimidos (cuando hablemos del sistema de archivos de Android, la organización de samples en carpetas y la escasez de memoria lo entenderás todo), un lector/editor de PDF, un scanner (la aplicación cámara sólo fotografía, no hace OCR) y un reproductor de música de calidad que te permita leer el mayor número posible de formatos de audio y que tenga funciones enriquecidas (como, por ejemplo, ecualizador). Las aplicaciones recomendadas en este apartado, aunque puedes utilizar otras que sean similares:

Editor de ficheros TXT: Jota Text Editor o Jota+
Editor y reader de PDFs: iAnnotate Lite
Compresor ZIP: AndroZIP
CamScanner: Scan to PDF FreeCamScanner o CamScanner HD
Lector formatos ebook: Cool reader
Reproductor de música: PowerAmp Registrado

Armonía y acordes

En 2012, ser músico no implica haber pasado por el conservatorio, ser un experto en armonía musical o dominar un instrumento por sencillo que sea. El perfil del músico digital es el de un creativo funcional, con habilidad para visualizar construir paisajes sonoros a partir de recursos asistidos por un ordenador, por lo general recursos software muy bien diseñados para implementar la funcionalidad musical a partir de metáforas visuales que destacan por su usabilidad. Lo cual, por otra parte, no quita para que aproveches la oportunidad y aprendas todo lo que puedas, sobre la marcha, en torno a teoría musical y armonía. Siempre, siempre, siempre te ayudará a que tus creaciones sean, de forma incremental, mejores cada vez.

Sin entrar en complejidades, es recomendable que te familiarices, por ejemplo, con el famoso círculo de quintas, que te ayudará a acercarte a la escala cromática en la que se apoya la teoría musical mediante una sencilla y metódica metáfora visual. En román paladín: cuando escribas progresiones armónicas para el acompañamiento o la melodía de tus canciones, el círculo de quintas te ayudará a seleccionar acordes que suenen naturalmente bien en progresión. Las opciones disponibles en el Android Market son variadas, con diverso nivel de complejidad y profundidad, pero por su claridad en el diseño y su utilidad didáctica en cuanto a acordes y escalas, destacan las aplicaciones del español DavidKBD  (ChordWheelDavidKBD, MusicScalesDavidKBD, GuitarPianoConverterDavidKBD) que, entre otras, aportan funcionalidades como éstas:

  • Comparador de escalas y acordes.
  • Visualizan escalas y acordes en modo guitarra y piano/teclado.
  • Guardar, abrir, exportar y compartir anotaciones.
  • Convertir las escalas y acordes del piano a guitarra.
  • Convertir las escalas y acordes de la guitarra a piano.
  • Afinaciones de guitarra alternativas.
  • Afinaciones para ukelele, violín, viola y banjo.
  • Opción para guitarristas zurdos.
  • Transporte.
  • Modos mayores y menores.

Otras, como Chord wizard, son mucho más sencillas y de contenido limitado, pero perfectas para no abrumar a un principiante. O más complejas y completas, como Key chord, que incluye la función de búsqueda inversa de acordes y escalas: seleccionas alguna de las notas de un acorde que necesites construir y KeyChord presenta progresivamente las opciones posibles hasta que llegas al acorde final; soporta incluso notas que no existen (CMaj7). No quiero concluir esta sección sin mencionar la fantástica aplicación Chord!. Sí, ya sé que iba a excluir de este artículo las aplicaciones guitarro-céntricas, pero es sencillamente tan buena y está tan bien diseñada que no lo he podido evitar. Nos es para amateurs, pero vale su peso en oro.

Piano companion lite
Chord wizard
ChordWheelDavidKBD
MusicScalesDavidKBD
GuitarPianoConverterDavidKBD
Key chord
Chord! versión gratuita o Chord! versión registrada

Lyrics

Para un letrista afincado en la música, el mejor aliado es un bloc y un boli o una simple grabadora. Pero, a veces, la creatividad se atasca y un simple cambio postural, espacial o instrumental puede ayudar a desatascar tu verborrea. Los programas para letras destacan no porque sus funciones sean espectaculares sino porque lo poco que hacen lo hacen bien: registran texto, lo clasifican, permiten asociar (o grabarlos desde el micro del móvil) apuntes de audio en mp3) y además, en algún caso, disponen de tesauro, diccionario de rimas, etc. En resumen, una ayuda para quien la quiera utilizar o para quien no tenga un papel a mano. Si tengo que elegir, me quedo con Lyric Pad. Aunque Songwriter’s Pad no está tan mal…

Lyric writer lite
Lyric Pad Pro
Songwriter’s Pad

Hacemos un alto en este extenso artículo sobre Android y música móvil para tomar aire. Seguiremos destripando todo sobre Android y música móvil, aunque si quieres despreocuparte y recibir directamente en tu correo electrónico las siguientes partes sin tener que estar pendiente, recuerda que puedes suscribirte gratuitamente a la lita de distribución a través de la caja que encontrarás en el menú derecho de esta página.

Continuará con…

Progresiones armónicas y acompañamiento
Notación y scoring
Drums and beats
Sintes
Edición (básica) de audio
Grabación y sampling
Secuenciadores, workstations y asimilados
y otros…

See you later, alligator!

XXI Gala de los Premios de la Unión de Actores de Madrid

Además de unas cuantas cosas más, en Artematopeya también tienen cabida el arte y el talento. No por casualidad, la mitad que suscribe es coach, cantante y… actor de doblaje en desactivo (que no desactivado), miembro de la Unión de Actores de Madrid y entregado sin desaliento a la pasión del arte que, año atras año, ocupa su butaca en el Teatro Circo Price para ejercer un acto asambleario festivo de un colectivo que, si nadie consigue impedirlo, parece que seguirá estando contaminado sine die de ese infeable discurso del desastre que nos invade desde que el teatro es teatro…

A pesar de que lo digo y, al final, nunca lo hago, tengo una dolorosa querencia por la Unión y no me he desafiliado. La Unión es, en mi individual y personal opinión, una agrupación anticuada y rebosante de caspa. Sigue pareciendo un pequeño feudo de facciones que, con ocasión de premios y demás celebraciones, exhiben dentadura y se congrafunflan, parafraseando a Martes y 13, de todo a pesar de que, en la retaguardia, vuelen los puñales. Pero, en el día a día, no termina de conseguir estar a la altura de nada. Tras años de maniqueísmo directivo (o estás conmigo o estás contra mí), la nueva junta directiva elegida hace unos meses, aparentemente renovada pero igualmente retrógrada según evidencian todos los indicios y algunos vocales heredados, se ha empeñado en hacer que se vea una pretendida voluntad de renovación, de innovación, de modernización y, sobre todo, de profesionalización. Profesionalización entendida como voluntad de multiplicar la calidad en la forma de hacer las cosas para producir un mejor producto. Pero no es verdad. No hacen más que convocar comisiones y grupos de trabajo en los que muchos expresan nuevas (y mucho más jóvenes) propuestas para que, al final, se siga haciendo, con la misma mediocridad, lo antiguo y poco que a la directiva le cabe en su estrecho foco visual, que es lo mismo de siempre.

Cuando traspasas el umbral de Marqués de Valdeiglesias 5, piso primero, sigue oliendo a naftalina. Porque la Unión sigue pareciendo la reserva espiritual del jubilado, de las generaciones doloridas que se niegan a superar el franquismo mental, de algunos actores en paro con suerte por poder ejercer, medianamente y sin demasiados conocimientos, un trabajillo administrativo en la Unión al que se aferran con uñas, dientes y hasta pestañas… Así ocurre lo que ocurre: que los actores afiliados no entienden por qué el trabajo de la Unión, continua (y erróneamente) dedicada a intentar reafirmarse con poco éxito y menos visibilidad como sindicato de clase, nunca se materializa en nada. Mucho discurso de que los actores, por huevos, son seres rojos. Mucha insistencia en que la Unión de Actores es un legítimo representante social. Mucha insistencia en que la Unión es la amalgama de la profesión.

¿A quién no le puede parecer bien que una sociedad sea justa, igualitaria y bienestable? ¿Quién puede no querer que la cultura y el arte, motores emocionales de la vida, sigan palpitando? ¿Quién puede no querer que todo el mundo tenga la oportunidad de hacer lo que más le guste y vivir de ello, ya sea subirse a un escenario, tocar el pito en un semáforo o escribir libros sobre el mono de culo rojo, por ejemplo?. Efectivamente, a todos. Pero eso no implica, por mucho que la Unión se empeñe en propagar este discurso, que el arte tenga que ser la puta de ninguna politica. Y, menos, de ninguno de esos nidos de apandadores llamados partidos políticos españoles.

Vicente Cuesta, reciente secretario general de la Unión, se desvirgó en las lides galísticas durante la entrega de premios de ayer lunes 18 de junio de 2012. Con los nervios naturales de toda primera vez, Vicente sufrió un lamentable gatillazo que ni siquiera le pasará factura en adelante porque su todavía breve cartera no ha sido capaz (por no decir que ha sido incapaz) de mostrar ni un carisma, ni un poder de convocatoria ni una habilidad para el liderazgo que puedan verse afectados negativamente. La mayoría de los actores afiliados a la Unión lo son porque es un gasto desgravable en la declaración de IRPF y no les cuesta ni un duro. Pocos lo están por convicción, por espíritu gremial o por inquietud real de liderazgo. El discurso absolutamente continuista, aburrido, retrógrado y emocionalmente venenoso que, tras 50 años, le sigue llegando a las generaciones artísticas modernas es puro y auténtico chino mandarín. El franquismo, la memoria histérica (perdón, histórica), el no a la guerra, el todo está fatal, el con la que está cayendo, el todos somos rojos porque lo dice la Unión… Todo eso está muy bien y nadie está orgulloso de ello. Punto. Tampoco hace falta estar insistiendo a cada segundo en el mismo asunto porque el personal termina hasta la punta del gorro. Y así ocurrió, que tras unas pocas y nerviosas palabras, el foro le espetó en directo: esto es una fiesta, deja ya de hablar de política. Y Vicente asumió que no ha tenido ningún éxito, ni lo tendrá, en hacer que se nos ponga dura con su candidatura. Habrá que ver si, a partir de ahora, empieza a hacer acopio de tornillos y blacandéquer para sujetarse firmemente a la silla y aburguesarse, como ya es tradición en nuestra querida y cada vez más elefántica Unión.

Vicente sabe, de muy buena tinta, que el aperturismo de su nueva directiva es una engañifa. Que la convivencia de diferentes perspectivas es inexistente porque en una entidad cuyo único fin manifiesto es el de ser reconocida, por encima de cualquier otra consideración, como sindicato de clase es imposible que los que no comulguen con ese propósito se sientan arte y parte si no hay tramas complementarias en esta telenovela. La mayoría de los actores afiliados tiene que ver la corrida desde la barrera, porque la única visibilidad de la Unión, que no se destaca precisamente por sus habilidades en el terrno de la comunicación, se traduce en un mediocre boletín digital de aspecto desganado que casi todos hemos relegado a la carpeta de spam por motivos obvios y, en época de manifestaciones, en unas cuantas señoras con eterno semblante de mala ostia y unas lenguas muy largas que se hacen fotos detrás de pancartas en contra de todo. Esa es la imagen que tiene la sociedad de los actores, por extensión de su pobre representación pública: unos señores (y señoras) que se levantan tarde, que cobran fortunas por trabajar unas pocas horas al mes, que viven continuamente de gala en gala y que, encima, se permiten el lujo de ser unos bordes con cara de culo. ¿Dan o no dan, ganas de bajarse de esta carraca de autobús?

La profesión de cómico, artista, actor o cómo la quieran llamar es muy necesaria. Pero necesita de representantes más profesionales en la gestión, capaces de mirar hacia el futuro y que sepan proponer y materializar iniciativas creativas positivas, productivas y, sobre todo, que funcionen. De cualquier manera, pero que funcionen. Así que, ya sabes: si eres actor o actriz, afíliate. No te costará nada porque lo puedes desgravar de tu IRPF y, por lo menos, si somos más los que queremos proponer una nueva visión sobre la profesión, crecerán las probabilidades de que otras voces puedan empezar a ser escuchadas.

Y se preguntarán ustedes: pero este artículo se titula XXI Gala de los Premios de la Unión de Actores de Madrid y ni una mísera fotografía de los premiados.

Lo cierto es que la Unión siempre se ha dolido públicamente de que no recibe apoyo de los medios, de que la Gala no se transmite ni en diferido, de que son víctimas de un ostracismo informativo insoportable… pero a la hora en la que ha sido escrito este artículo no circula por internet ni un solo fichero de libre distribución con, por ejemplo, la foto de familia de los premiados. Y, así, no hay manera, Vicente. La búsqueda premios union actores 2012 en google sólo ofrece fotografías de la Gala XX…

Lo mejor de la gala: Ron Lálá (www.ronlala.com), una compañía de música, humor y teatro fantástica que ofreció un espectáculo divertido, refrescante y con destellos de genialidad. Para variar.

Lo más agradecido: la brevedad de la gala. Dos horas escasas y un buen ritmo.

Lo más egocéntrico: una soberbia Concha Velasco ofendida porque Asunción Balaguer, dulce y longeva actriz en activo y en maravilloso estado de gracia,  recibiera un merecidísimo premio funcional como mejor protagonista de teatro por El pisito y, ella, sólo un premio honorífico (y encima a toda una carrera…). A pesar de todo, Manu (ela Velasco), su sobri, nos sigue encantando…

La cadena: la 1 de TVE. Sus productos de ficción han sido los auténticos vencedores de esta edición demostrando que también existe un mercado para la inteligencia y que hay vida más allá del teta-culo.

El actor: Asier Etxeandia. Un ganador intratable.

La actriz: Ana Wagener. Tacita a tacita, un pedazo de actriz que quedará en la historia de la interpretación española.

Lo más bonito de la Unión de Actores: Alicia Borrachero, a la que aún le tiene que llegar la oportunidad de mostrar sin anestesia el pedazo de actriz que en realidad es.

La protagonista ausente: Blanca Portillo, premiada sin cartera por su verdadero liderazgo sin florituras y sin excusas en la escena española. Quien quiere, puede…

Lo más aburrido: lo de siempre, el discursito del Secretario General y las apostillas como quien no quiere la cosa de Pilar Bardem,  superando incluso al tradicionalmente soporífero Jorge Brosso de otros tiempos.

La directiva invisible: la otrora omnipresente Amparo Climent. Por fin se respira buena onda en el foyer…

Lo demás: lo de siempre.

¡Dale la vuelta, AHORA Y YA!

Artematopeya Blog & News es una sección de nuestro social media hub en la que no sólo tienen cabida reports sobre nuestros cursos y talleres y las fotos de nuestros alumnos. También incluimos, y sobre todo verbalizamos, nuestra visión, a veces tachada de ácida e incluso impúdica aunque siempre nace de la voluntad de expresarnos con honestidad y con coherencia con nuestros valores, sobre herramientas y recursos con artematopeya de nacimiento, sobre lenguaje, sobre ingeniería social (aka. manipulación y propaganda) y  sobre propuestas en el mundo del arte, de la cultura, de la sociedad y del mundo entero, entre otras cosas. No pretendemos expresarnos con corrección para que nadie nos diga lo bien que dominamos el lenguaje, a pesar de que lo hagamos, ni para que los que nos lean asientan con la cabeza y una media sonrisa cuando leen nuestros artículos en señal de aprobación por haber sido políticamente correctos. No.

Básicamente, nuestra visión pivota sobre una sencilla frase. NO ESPERES A QUE SUCEDA: HAZ QUE OCURRA.

Lamentablemente para muchos, nuestro compromiso con esta motivación que nos propulsa implica cosas como que, la mayoría de las veces, lo que decimos puede no ser agradable de escuchar pero es necesario que sea dicho. Y en voz alta.

Lo siento. Es lo que hay. Ya sabes. Si no te gusta lo que vas a leer ahora puedes elegir no continuar leyendo esta página.

Te propongo un sencillo ejercicio. Mira qué hora marca tu reloj en este preciso momento y, frente a un espejo o a un cristal bien limpio que pueda reflejar tu imagen, dí en voz alta:

Mi nombre es NOMBRE y APELLIDO. Soy un ser humano. Me siento digno de respeto, relacionarme con otras personas incrementa mi bienestar y me gusta ser feliz. Tengo derecho a disfrutar de una vida plena de sensaciones agradables y a que mi calidad de vida sea sana y completa.

Ahora, cierra los ojos, realiza una par de respiraciones lentas y profundas e imagínate a ti mismo, dentro de 365 días, en la siguiente situación, haciendo que tus imágenes mentales sean vivas e intensas y que estén en movimiento cuando las imagines:

Por una circunstancia externa a tu propia vida, como puede ser la situación económica del empresario que te contrata, has perdido tu trabajo. Comienzas a consumir tus ahorros en pagos de los que antes apenas eras consciente mientras los medios de comunicación y los portavoces políticos no dejan de volcarte mensajes tóxicos y emocionalmente destructivos sobre una situación que no tiene nada que ver contigo (el circuito bolsa-inversión-banca) mientras te intentan convencer de que, de esto (¿esto?), tenemos que salir entre todos y por eso está justificado que tú te hagas cargo de una parte de unos gastos para cubrir la carencia de unos recursos económicos de los que tú nunca te has beneficiado antes. Pero eso da igual. No te queda más remedios. Comienza a mermar tu capacidad de responder a tus obligaciones económicas. No tienes éxito a la hora de encontrar un nuevo empleo. Tu cabeza empieza a hacerse preguntas para las que no encuentras respuesta. Tus emociones empiezan a descontrolarse. Tu carácter empieza a retraerse. El miedo inducido y la presión del medio va adquiriendo peso sobre tu espalda. Ya no puedes relacionarte como antes porque tienes mucho de lo que preocuparte y, además, cada vez te apetece menos. Tus amigos, que al principio trataban de entenderte, terminan por hartarse de tu aura tóxica y contagiosa, y no sólo empiezan a verte como un bicho raro sino que, además, cominezan a romperse los lazos emocionales. Cada vez hay menos personas a tu alrededor hasta que, eventualmente, se han ido todas y no queda ninguna. Y, un día, llaman a tu puerta. Son las fuerzas del orden público que vienen a expulsarte de una vivienda cuya letra has dejado de pagar hace unos meses. Tienes unos minutos para empaquetar todo lo que puedas cargar y sales a la calle. Has sido desprovisto de todo lo que tenías por un sistema en el que has peleado duro por mantenerte. Y comienza tu vida en la calle con unos cuantos bultos y un rostro que refleja tristeza, frustración, miedo y súplica. Continúas preguntándote como es posible que te haya ocurrido a ti, después de tantos estudios, tantas horas de trabajo, tanto esfuerzo y tanto respeto por los mecanismos del sistema. Y empiezas a vivir en un mundo paralelo del que nunca habías tenido noción: un mundo de silencio, de indiferencia, de ayuno, de frío y de falta de dirección. No hay ni destino ni objetivo. Estás sólo y tu mundo se limita a ti mismo.

Ahora, abre los ojos y, desde esa misma sensación, repite de nuevo la frase anterior:

Mi nombre es NOMBRE y APELLIDO. Soy un ser humano. Me siento digno de respeto, relacionarme con otras personas incrementa mi bienestar y me gusta ser feliz. Tengo derecho a disfrutar de una vida plena de sensaciones agradables y a que mi calidad de vida sea sana y completa.

¿Te ha resultado chocante la sensación de que el sentido de la misma frase es emocionalmente distinto entre la primera vez y esta segunda más reciente?

Lo cierto es que han ocurrido varias cosas. Acabas de darte cuenta de que entre la primera y la segunda vez que has leído en voz alta la frase resaltada en negrita hay algo que no ha cambiado. Eres la misma persona, con los mismos nombres y apellidos, con los mismos valores y con las mismas aspiraciones. Eres la misma persona. Tu esencia es la misma. Lo único que ha cambiado es tu estado, la configuración de tu realidad, tu circunstancia personal. Tengas o no tengas trabajo, tengas o no tengas dinero, tengas o no tengas una vivienda en propiedad… eres el mismo ser humano, eres digno del mismo respeto, tienes el mismo derecho a disfrutar de una vida plena.

¿Eres consciente de haber vuelto la cara o de haber hecho algún comentario despectivo cuando alguna persona de aspecto abandonado o de expresión ausente se te ha acercado en la calle para pedir tu ayuda?

Acabas de darte cuenta, además, de que, cuando el signo de los estímulos que recibes de tu entorno -mensajes, información, lenguaje- es degradante y tóxico para tu salud emocional, tu respuesta refleja la polaridad de ese signo. Después de un párrafo repleto de contenidos relacionados con la angustia, la pobreza, el miedo, la indiferencia… tu cuerpo ha reaccionado configurándose automáticamente en estado miedo. Te has visto por un instante al final de ese proceso y has sentido miedo hasta el punto de evitar pensar en ello. Bien. pues esto es lo que ocurre a diario con la comunicación sistémica, con los llamados medios de comunicación y con los mensajes políticos y empresariales. Están diseñados para que sientas, precisamente, eso. Miedo. Aunque te resulte difícil de creer que políticos, empresarios, banqueros y otras criaturas semejantes sean capaces de llegar a un nivel de inteligencia suficiente como para saber manipular a otros, después de haber demostrado repetidamente su incapacidad para hacer algo bien, lo cierto es que en las artes de mentir, manipular, avariciar, estafar y despreciar son auténticos maestros.

Algún día volveremos a escribir sobre el lenguaje político, con ejemplos, para que te des cuentas de que la propaganda, la manipulación y la ingeniería social existe. A diario y en tu cara.

El ejercicio concluye con la invitación a que, de ahora en adelante, cuando te cruces con una persona cuyo estado haya sido alterado y no coincida con tu modelo social, recuerdes que esa persona es digna del mismo respeto, de la misma consideración y de la misma sonrisa que tú y que te conduzcas, sencillamente, como lo que eres: un ser humano junto a otro. En el día a día, esta actitud se conoce como solidaridad aunque no se trata, ni más ni menos, que de ejercer tu humanidad. De ser (verbo) humano. De poner en valor todo lo que hace de ti un ser (sustantivo) humano.

Hoy, 8 de junio, es el día cero de la campaña masiva Somos – DALE LA VUELTA. Me repugna comprobar, en el panel de colaboradores, la presencia de engendros como Micropolix, ese parque temático infantil ubicado en San Sebastián de los Reyes (Madrid) disfrazado de inocente diversión pero cuya misión real es la de crear pequeños monstruitos consumistas en los que puedan implantar las marcas que patrocinan todas sus instalaciones desde bien pequeños. O de algunos medios que, hipócritamente, continúan silenciando a diario muchas realidades que podrían ayudar a erradicar y que, casualmente, coinciden con aquellas que ahora vienen a apoyar porque el patrocinio de acciones sociales es una eficaz táctica reputacional dentro del plan de marketing. Pero, a pesar de ellos y de otros cuantos, DALE LA VUELTA o cualquier otra acción similar es una inciativa pertinente, necesaria y urgente. La deshumanización a la que nos ha llevado este repugnante sistema consumista que tantos siglos nos ha costado construir es ya insostenible. Es de recibo devolverle el mundo a las personas y redimensionar y redefinir las estructuras que sustentan todos esos modelos sociales que han demostrado nuestro fracaso como seres inteligentes. Y, sobre todo, es de recibo posicionarse, aunque sólo sea con el gesto de llevar una prenda de ropa del revés y que el gesto sea, además, visible.

Lo importante es que empieces a actuar ya y ahora. Lo esencial es tu compromiso. Con tu decisión de que, a partir de ahora, vas a empezar a aportar valor para contribuir a una reconstrucción social centrada en las personas y no en los valores del consumo, la economía y la competencia que sólo fomentan la desigualdad. Si haces una exploración en las cercanías de tu entorno, estoy seguro de que encontrarás un proyecto o una iniciativa a la que puedes prestar tu tiempo y tu conocimiento. Empieza desde ahí. La solidaridad oficialista realiza una importante labor, pero suele ser tan opaca y estar tan burocratizada que resulta prácticamente imposible integrarse si no es de forma testimonial o meramente superficial. La prueba la tienes en la propia Asociación Española de Fundraising, promotora de la campaña Dale la vuelta, que no acepta en su perfil de Facebook aportaciones no moderadas y uno de cuyo objetivos, en realidad, no es más que solicitarle al gobierno el un incremento en las desgravaciones fiscales por donaciones para poder seguir justificando sus chiringuitos. Dinero. Sólo dinero. Puag.

Seguro que encuentras centros de apoyo, comedores sociales o unidades de rehabilitación o espacios de formación en los que estarán encantados de poder contar con tus manos, con tu actitud y con tu cabeza.

Y lo mejor de todo: adóptalo como un objetivo propulsor. Participa en un proyecto más grande que el de tu propia vida.

Dale la vuelta a tu vida y estarás dándole la vuelta a la vida de todos. Eso también es tener artematopeya.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: