Archivos Mensuales: febrero 2012

¿Te lo vas a perder? Pues mira por donde: sí.

Llegas a una gasolinera para repostar y tu campo visual (reproducido en esta foto) comienza a ejercer de inmediato un efecto de succión sobre tu cerebro. La perspectiva y las fugas del paisaje empiezan a tirar de ti como las sirenas de ulises y es bastante probable que termines, sin haberlo pensado demasiado, pasando tu coche por el túnel de lavado gracias a la potencia inconsciente de atracción que proyecta este conjunto visual.

Entonces, abres la puerta de tu coche para dirigirte a la caja y permitir que te terminen de convencer sin ofrecer resistencia cuanto te encuentras con esto otro:

¡Zas!

Se acaba de romper el hechizo. Y ya no hay tunel de lavado que valga. Porque, después de tener todo a favor para que te gastes 10 euros en un seguramente innecesario lavado sin el riesgo de que te lo pienses mucho, en esta gasolinera de Alcalá de Henares (Madrid) destrozan cualquier eventual posibilidad de que al final lo hagas gracias al copy de esta especie de pancarta panfletera a cuyo autor deberían penar, cuando menos, con la cadena perpetua y excomulgarle de la profesión para evitar que siga perpetrando semejante aberraciones de comunicación.

Y… ¿por qué?

Porque la primera idea, presentada en forma de interrogación pero sin la potencia semántica del lenguaje oral, directamente te está implantando una orden encubierta (no intencionada pero de efecto desastroso para el dueño del túnel) y te está diciendo que te vas a ir sin lavarlo. Recuerda que el sistema nervioso gestiona la información en secuencias de imágenes y primero tiene que visualizarla en afirmativo neutral para después poder interrogarlo o negarlo. Y una vez que tu sistema nervioso ha fabricado la película en la que te ve marchándote sin lavarlo, ya no hay interrogación que valga porque tu inconsciente ha recibido la orden de que te marches sin lavarlo. Literal: te vas a ir sin lavarlo…

Y porque la segunda idea, que es completamente independiente de la primera (no tiene nada que ver irse sin lavarlo con informarse aquí de sus promociones… a no ser que utilices los facilitadores morfológicos que convierten un lenguaje neutro en auténtico lenguaje hipnótico), además de transmitirte una orden o baúl vacío de contenido (una generalización como una rascacielos de cuatrocientos pisos) está superponiéndose a e invalidando la primera idea, empleando para ello una tipografía de mayor tamaño y con un color cálido, por lo que cuando llegas a la segunda línea ya te has olvidado de la primera (¿promociones de qué?).

Y porque la tercera idea, que aún se superpone más a las anteriores porque la tipografía todavía es mucho más grande, termina ofreciéndole a tu pantalla mental una imagen de que… ¡tu coche más limpio!. Estás viendo en tu película mental un coche limpio, brillante y reluciente. Y cuando has visto esa imagen mental de tu coche, tu inconsciente desactiva tu mecanismo de conservación y tu consciente pierde interés en lavarlo porque ya lo está viendo limpio.

Claro, todo esto a no ser que seas un auténtico sucio y tu coche esté cubierto de barro como si hubiera pasado por el Mar Menor y lleves hasta cabezas de gamba y servilletas arrugadas en las alfombrillas del habitáculo, que todo puede ser, en cuyo caso lo terminarás lavando sí o sí. Pero, si eres más o menos prolijo y el uso que le das a tu coche es el más o menos normal del común de los mortales, te aseguro que te habrás marchado de la gasolinera y nunca recordarás ni siquiera haber considerado la posibilidad de lavarlo allí.

Así que ya sabes. Presta mucha atención a tus palabras la próxima vez que quieras lanzar una invitación y evita todos estos ¿te vas a perder tal cosa? o ¿te vas a ir sin tal otra?. Porque estarás provocando, sin saberlo, que te respondan con un pues mira por donde: sí.

Y si quieres saber más sobre lenguaje hipnótico y comunicación persuasiva… nos vemos en un próximo taller de comunicación emocional. :-)

Qué es un rickrolling y el poder del lenguaje hipnótico encubierto

En el mundo del frikismo informático se dan prácticas sin utilidad otra que alimentar el ego de todos esos yo-voy-a-ser-el-próximo-Steve-Jobs. Los easter eggs o contenidos escondidos en piezas de software o en menús de DVD ya no constituyen ninguna sorpresa para nadie. El caso que traemos hoy a Artematopeya Blog & News es algo especial y por eso lo reseñamos: porque es un ejemplo concienzudamente trabajado y porque, a pesar de que su extensión impide llevarlo tal y como al terreno del lenguaje hipnótico efectivo, es un ejemplo del lenguaje encubierto en acción. Un estudiante de informática formatea un ensayo sobre redes infomáticas de modo que las primera palabras de cada línea conforman, en acróstico, la letra de uno de los temas más famosos de aquel alambrillo pop de los 80 llamado Rick Astley. Para Mayniac182 no se trata más que de un lúdico rickrolling, pero nos ha gustado replicarlo aquí, resaltando en verde la rítmica secuencia, para demostrarte que estamos expuestos diariamente a múltitud de estímulos encubiertos como éste (bien diseñados como éste o contraproducentes para tus propósitos como el que concoeras en el siguiente artículo) y que el lenguaje es una poderosísima herramienta capaz de transformar tu comunicación y tus interacciones personales  para que siempre consigas tus objetivos. Esta es la clave del lenguaje hipnótico encubierto del que habitualmente hablamos en nuestros talleres de comunicación emocional.

El objetivo de Mayniac182 no era sino comprobar que su profesor en realidad lee los trabajos que le presentan los alumnos. Pero te puedo asegurar que, después de leer este artículo, no vas a dejar de tararear esta canción durante una buena temporada…

Eva al desnudo y la comunicación emocional

Artematopeya Blog & News no es una web sobre cine, aunque a veces nos guste reseñar alguna que otra película haciendo honor al efecto hipnótico del que hacen gala algunos mecanismos psicosociales de los que hablamos en nuestros talleres sobre comunicación emocional. Sobre la última y primera película del debutante Kike Maíllo,  no procede profundizar aquí en lo cinematográfico por varias razones a pesar de mis irreprimibles ganas: entre otras, por el hecho de que cualquier dato que se me ocurriera comentar provocaría un automático destripado de las ya de por sí e inexplicablemte en exceso predecibles dos tramas principales de esta historia. Baste comentar aquí que las interpretaciones, a excepción de la maravillosamente intuitiva Claudia Vega y de la maravillosamente actriz Marta Etura, son sencillamente eso: maravillosas. Casi todo lo demás en esta película, incluido Lluis Homar y el siempre sobrevalorado Daniel Brühl, es despiadadamente mediocre y demasiado pagado de sí mismo.

Eva (Escándalo Films) es un mercadillo de intenciones cruzadas que se despeña por congelación. Con un director que se empeña en recordar que no es una cinta de ciencia ficción sino de personajes –y luego termina presentado dos tramas (un triángulo amoroso y una reflexión existencialista) absolutamente adivinables en el minuto ’20 de metraje gracias al innecesario flash-forward que prologa la película– y una producción/distribución que se empeñan en supermanierar el apartado artístico de esta producción para aprovechar que el Pisuerga pasa por Sitges, Venecia y otras fantásticas localidades, la experiencia del espectador es una constante esquizofrenia entre lo que le están obligando a que quiera ver (ciencia ficción de libro) aunque el desenredo de la trama le esté llevando hacia otro lado. Es como lo de vocalizar en voz alta un “sí” mientras mueves la cabeza hacia los lados expresando un “no”. Conflicto de hemisferios cerebrales y system crash.

Pero, pero, pero.

A pesar de la indiferencia que me pueda provocar como creación, Eva (Escándalo Films) es un estupendo recurso que voy a empezar a emplear de aquí en adelante para nuestros talleres porque contiene las mejores ilustraciones con las que me he cruzado nunca sobre algunos de los conceptos que conforman el corpus de las disciplinas de comunicación emocional con las que trabajamos en Artematopeya:

  • La fotografía y el diseño de sonido (la película transcurre en una localización nevada, blanca, deshabitada, hostil) conforman una metáfora emocional extremadamente afinada que es transversal a todo en Eva como conjunto. No sólo enmarca la acción en una narración (storytelling) con un mood o estado de ánimo y un ritmo determinados, sino que va hilvanando personajes y situaciones en una suerte de collar de hielo mientras estimula todos los canales sensoriales de espectador en una única dirección. A partir de un cierto momento, el espectador es incapaz de determinar donde se encuentra en realidad el paisaje más helado, si fuera o dentro de esos personajes fríos, inexpresivos y casi más muertos que los propios robots que ellos mismos diseñan. Storytelling emocional y punto. Llevado tan al extremo que, como espectador, sales del cine frío en todos los sentidos…
  • Algunos robots del universo de Eva, como el Max interpretado por Lluis Homar, son capaces de escalar a voluntad la intensidad emocional de sus configuraciones internas, de sus motores humanizantes, de su interface de relación social.
  • Es curiosa -por inesperada- la utilización explícita (y algo amateur…) de un patrón de hipnosis conversacional o lenguaje hipnótico en acción mediante una orden o comando embebido. Esta secuencia lingüística (¿que ves cuando cierras los ojos?) es una orden encubierta de protección que los diseñadores implantan como medida de seguridad para desactivar a un robot fuera de control, provocando un reset instantáneo. Me hubiera gustado más que los guionistas se hubieran documentado mejor, dado que éste (imperativo encubierto) es uno de los pocos ejemplos de patrón hipnótico que en castellano se puede circunloquiar adecuadamente: ¿qué vé alguien como tú cuando cierra los ojos?. Pero nos sirve como ejemplo tal y como está.
  • Pero lo mejor de todo es la metáfora visual que emplea Eva para describir el mecanismo emocional que determina el funcionamiento de esos cascarones robotizados vacíos y vírgenes. Es una de las mejores implementaciones del concepto de sistema nervioso y estructura emocional que he encontrado jamás para poder explicar que las emociones no son sino configuraciones determinadas de nuestro sistema nervioso (representadas como nodos, sinapsis, artefactos, objetos, formas… conectados en una especie de red holográfica en la que se pueden tocar, recolocar, reconectar los componentes a voluntad) y que, como tales, pueden ser manipuladas (en el sentido de handled) y reconfiguradas.

Te invito a que le dediques 90 minutos de tu tiempo a esta película. Vas a intuir mucha comunicación emocional en acción.

Nos vemos en el próximo taller de comunicación emocional. Ya me contarás.

Si yo fuera…

… un emprendedor innovador, ya habría empezado a activar procesos creativos y experimentales para definir cómo se pueden integrar las paredes de Koowall.com en los entornos de todo tipo de usuarios y que tipo de aplicaciones se pueden desarrollar en torno a la tecnología y a la usabilidad de Koowall.com.

… un fotógrafo profesional, un artista gráfico, un ilustrador o un diseñador, ya habría creado una pared en Koowall.com para presentar mi portfolio de forma visual a través de un medio diferente, emocional e impactante.

… un profesional sin conocimientos de programación pero con necesidad de tener presencia en internet, ya habría creado una pared en Koowall.com para poder disponer, de un modo sencillo y en pocos minutos, de un sitio web diferente, inesperado, interactivo y gratuito con el que administrar mi identidad en el mundo digital.

… un viajero ocasional o profesional, ya habría creado una pared en Koowall.com para actualizar en vivo y al minuto mi diario de viaje, incluyendo, además de mis comentarios, las fotos y los videos que puedo registrar con mi teléfono móvil.

… un cantante o una formación musical, ya habría creado una pared en Koowall.com para mostrar mi propio material audiovisual sin tener que modificar frecuentemente mi página web y otra más en cada concierto, para que mis fans pudieran aportar las fotos y los videos de su propia experiencia.

… un departamento de recursos humanos, ya habría creado una pared en Koowall.com para que el equipo de mi empresa tenga un espacio externo a la intranet de comunicación e interacción sin la rigidez habitual de los formatos corporativos.

… un apasionado del R’n’B, ya habría creado una pared en Koowall.com para convertirla en un espacio especializado en este tipo de música y convertirlo en un catálogo de referencia.

… un director de escuela, ya habría creado muchas paredes en Koowall.com para que cada grupo, curso o módulo dispusiera de un espacio de expresión propio y organizaría un programa de interacción en el que se pudieran visitar, desarrollar proyectos en colaboración o competir a través de sus paredes.

… un padre creativo, ya habría creado una pared en Koowall.com para que mis hijos lo utilizaran como espacio para su crecimiento y creatividad, animándoles a utilizarlo como cuarto de juegos y a invitar a sus amigos.

… un escritor, periodista o blogger innovador, ya habría creado una pared en Koowall.com para que mi próxima novela, serie de artículos o comentarios se presentaran desde una nueva perspectiva ante mis lectores.

… una tienda de libros, discos, artesanía, decoración, plantas, regalos… ya habría creado una pared en Koowall.com para que fuera mi escaparate digital, porque además podría enlazar la foto o el video de cada artículo a su ficha dentro de mi web o a mi pasarela de pago para completar el proceso de compra.

… una asociación, agrupación o colectivo de cualquier tipo, ya habría creado una pared en Koowall.com para que mis miembros pudieran leerse, verse y escucharse en cualquier momento con el nivel de privacidad que yo eligiera.

… una organización social de cualquier tipo, ya habría creado una pared en Koowall.com para que mis miembros pudieran expresar públicamente sus comentarios, opiniones, desacuerdos y propuestas en un espacio público virtual cooperativo, interactivo y accesible.

… una cadena de televisión, ya habría creado muchas paredes en Koowall.com para interactuar con mi público en cada uno de los contenidos de mi parrilla, organizando paredes temáticas que podría utilizar después como soporte audiovisual en eventos públicos relacionados con mis contenidos.

… un sitio de citas y aforismos, ya habría creado una pared en Koowall.com para transformar y renovar mi diseño hacia un modelo más visual y atractivo.

… un cerebro creativo, como tú, ya habría creado una pared en Koowall.com y estaría pensando en las mil formas de usarla como instrumento para canalizar e implementar todo lo que se te ocurra.

¿Por qué no nos las cuentas, pinchando en el enlace ‘dejar un comentario’ que hay junto al título de este artículo y explicándonos qué harías tú con una o más paredes de Koowall?

¡Nos han regalado una pared! ¡Ya estamos en Koowall!

Hace unos días, nos ha llegado un inesperado regalo por e-mail: los creativos e innovadores señores de koowall.com nos han regalado… ¡una gigantesca e interminable pared digital de regalo!

Ya puedes acceder a la pared emocional de Artematopeya en Koowall a través de este enlace o del widget que encontrarás en el menú a la derecha de tu pantalla para dejar tus comentarios, opiniones, fotos, esquemas… para lo que quieras. Exprésate y di alto y claro lo que te apetezca compartir con la comunidad de Artematopeya. Puedes invitar a quién quieras.

Es cada vez más difícil encontrar recursos digitales que aporten valor añadido a la mera y simple funcionalidad. Lo funcional no suele ser demasiado artematopéyico. Hoy en día, la tecnología y los creativos caminan por sendas paralelas y casi nunca llegan a encontrarse. Cada uno termina yendo a su bola. Los tecnólogos inventan lo que les apetece y nosotros, los usuarios, nos lo comemos con patatas por muy feo que sea. Quien diga que no le gustaría que las empresas de tecnología digital aprendieran a desarrollar interfaces más humanos y menos racionales, más creativos y capaces de alinearse con nuestro sistema emocional y estimular vista, oído y sensaciones…. miente o está en estado de animación suspendida.

¿Por qué es diferente, creativa, innovadora y artematopéyica una pared de koowall?

Una pared digital de koowall es, simple y llanamente, una pared digital vacía, de longitud ilimitada (o hasta que la memoria de sus servidores se consuma hasta el último bit, hecho harto improbable por otra parte). Este espacio, al que puedes acceder a través del explorador o desde un enlace embebido en tus webs, blogs y demás redes sociales copiando y pegando un código que te proporciona koowall, te permite subir contenidos en formato texto, imagen o video. Puedes interactuar con una pared desde un ordenador, desde un móvil, desde una tablet, desde un e-book con wifi y con teclado… Si la pared es tuya, puedes definir diferentes niveles de privacidad, y en cualqueir caso siempre puedes visitar las paredes de otros, tengas o no la tuya propia.

Pero lo mejor de todo no es esa funcionalidad: koowall.com es el único espacio de socialización e interacción digital que conozco que consigue crear una experiencia inmersiva y kinestésica realmente potente. Una pared de Kowall es un espacio absoluta y completamente emocional, visual y asíncrono.

No hay un interface blanco con bloques de información. No hay índices, infinidad de menús, widgets, opciones, opciones de configuración o ventanas. La sensación, cuando entras en una pared de kowall, es que estás frente a una pared de verdad, un espacio que casi puedes tocar. No estás mirando a través de una ventana. Estás directamente dentro.

Además, los contenidos se disponen automáticamente a modo de gran panel visual. El efecto es increíble. La experiencia de recorrer una pared es estimulante porque, liberados de todos esos complejos diseños que diseñan los tecnólogos para ellos mismos, los usuarios activan otras partes de sus sistemas cognitivos. Todo es visual, todo es asíncrono y cuidadosamente desordenado, todo es simultáneo, todo queda relacionado por su disposición en el espacio. Dominas el contenido del muro de un vistazo. No tienes que leer obligatoriamente, también puede limitarte a mirar y a ver y a disfrutar de la experiencia.

¿Te imaginas, además, la sensación de poder ver tu pared llena de contenidos proyectada en gran formato sobre una pared de las de verdad?

Imagínatelo, porque esto significa que puedes compartir la experiencia de koowall con quien quieras de un modo totalmente diferente al que estás acostumbrado.

¿Te imaginas, por ejemplo, que cada uno de los participantes de uno de nuestros talleres pudiera incorporar desde casa los contenidos que pedimos en alguna actividad y que, al día siguiente, pudiéramos visualizar automáticamente un panel de ideas completo sobre el que pudiéramos trabajar sin necesidad de manejar papel? ¿O una sesión de gamestorming, de creatividad, de brainstorming, de investigación de ideas… en directo y a tamaño natural en la que cada uno trabaja desde su teléfono móvil o desde su tablet? ¿O una sesión interactiva de preguntas y respuestas en la que cada uno participa desde su casa? ¿O una pared exclusiva y privada para un grupo de trabajo?

Nos encanta esta idea y ya estamos pensando en cómo incorporarla en las actividades de nuestros talleres y seminarios. De momento, ya es accesible en pruebas desde el menú lateral Artematopeya Blog & News.

Además, nos hemos sentado a pensar y, en unos días, publicaremos en Artematopeya Blog & News el resultado de un brainstorming de trabajo con ideas específicas para la aplicación de las paredes de koowall.com a múltiples actividades. Para que uses las que te apetezcan y compartas las demás con quien quieras.

Vigésimo octava parada: Arturo Soria (Madrid)

Vigésimo octava y última estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012.

Final del viaje.

¡Teeeeeeeeeeeengo tu-lipaneeees, oigaaa!

Mi amiga Loli, que tiene un ojo que pa qué y que sabe que hay cosas que no se me dan igual de bien que otras, no sabía cómo decirme que me ve de cara un poco mustio por el frío, así que no se le ha ocurrido otra que mandarme a que le traiga unos capullos de tulipán (que, por lo que se ve, se llaman bulbos – yo no la entendía bien y, de hecho, pensaba que me estaba pidiendo con la nariz llena de mocos, porque Loli es de constiparse bastante en invierno, que le trajera un par de pulpos de los que tienen tentáculos…) de los Países Bajos, a ver si de verme rodeado por un océano de sensaciones se me arrebataba un poco el color blanco-inodoro que me adorna la tez cuando inviernea.

He regresado a Holanda por tres días después de casi once años y, la verdad sea dicha, no la he notado demasiado cambiada. Sigue siendo el mismo pueblachito lleno de angostas casas apretujadas, moteadas aquí y allá con desconchones y peligrosamente inclinadas hacia cualquier lado; de cafetarías con a, de bares de bebida en los que no se come, de bares de comida en los que no se bebe y de negocios del estilo más casposo que uno se pueda imaginar, con sus correspondiente olores, ya sean perfumados o apestosos, que de todo hay; de tiendas como Chimera, el distribuidor especializado en hadas y complementos faéricos más friki que te puedas imaginar; mucho mangui despelujado, mucho calorro local, mucho colgao de la vida, mucho perdido; señoritas, señoras y señoronas altas y rubias, solas de por vida porque, de tan sobraditas que son, se han olvidado de que una mujer es femenina no sólo en físico sino también en configuración emocional y porque los hombres holandeses se han hartado de ellas hace rato y prefieren emparejarse con mujeres normales de otras nacionalidades menos bordes, menos orangutanadas y bastantes más sonrientes; frío, agua, nieve, viento y humedad para parar un tren… Nunca me ha gustado Holanda, ni siquiera cuando vivía allí.

Me siguen resultando, sin embargo, dignos de admiración y de copia, a pesar de las incomodidades que me incomodan, un par de hechos: las buenas piernas y los buenos traseros colaterales a la cultura de la bicicleta, que ha erradicado practicamente la obesidad en toda la capital, y cómo gestionan el apego. Saben que su país es una amalgama de barro y agua infectada por una humedad que la pudre sin remedio. Sin, embargo, han sido capaces de crear una de las economías más ricas del mundo y una de las organizaciones sociales más avanzadas al menos en una parte del país, que no es tan liberal en realidad como todo el mundo cree pero en fin. Pero, por lo general, no se encadenan a lo duradero. No aprecian demasiado las cosas ni las pertenencias. Prefieren usarlas sin demasiados miramientos y dedicarse a viajar, que es cómo poseer el mundo pero en especie. No han vuelto a despuntar en lo cultural y en lo artístico después de Erasmo de Rotterdam o de la edad de oro del XVII: para qué, si va a terminar pudriéndose. Las bicicletas, cochambrosas y llenas de herrumbre, se agolpan medio tiradas por cualquier esquina, en medio de cualquier plaza, en cualquier suelo sin pared. Qué más da. Se roban o se intercambian las bikes en un auténtico festival casi folklórico. Caminan sin cesar por los mismos lugares una y otra vez. Pasean. Beben y fuman, se ausentan; en concreto, mucho; demasiado o incluso todo, en mi opinión, aunque no estoy juzgando nada. Experimentan la vida en lugar de limitarse a observarla de lejos y de hacer planes para mañana. Se estimulan en la estética, en la belleza, en los colores y en las imágenes. Se regalan flores porque son simplemente bonitas y porque quedan bien encima de la mesa.

El caso es que sí, que he comprado tulipanes para regalar. No tengo ni idea de cómo se plantan pero lo aprenderé. Cómo símbolo de una forma distinta de hacer las cosas, voy a hacer crecer unos cuantos en mi casa. Y, cuando venga alguien que necesite desapegarse de algo o de alguien, se los regalaré. Son un estupendo token emocional.

No creo que vuelva a vivir nunca en Holanda otra vez pero esta vez, al menos, me he traído los colores de los tulipanes.

Ser de agua…

… es el título del maravilloso album de Presuntos Implicados de 1991, el claim del famoso video de Bruce Lee, el animal conocido como medusa en un 96% o, por terminar con un ejemplo más actual, el We ART water Film Festival que organiza la Fundación Somos Agua (We are water foundation). Puedes encontrar las bases del festival en estos enlaces.

En Artematopeya nos encantan este tipo de convocatorias. No es por el premio, ni por la proyección, ni por la visibilidad. Es, sencillamente, porque son auténticas premisas con las que practicar el storytelling emocional, la metáfora creativa y los códigos de expresión. No necesitas grandes medios. La tecnología actual hace posible que tú, con tú nokia o tu iphone o tu siemens o tu samsung, puedas experimentar una forma de expresión que combina todos tus recursos para la comunicación y los incorpora dentro de una cadena de valor que te aportará innumerables beneficios especialmente relacionados con las habilidades de comunicación emocional que aprendes en los talleres y seminarios de Artematopeya.

Puede que alguna vez hayas pensado que te gustaría hacer cine. Pero incluso el formato más pequeño te resulta inalcanzable. No sabes por donde empezar.

¿Por qué no dejas de boicotear tu inexplorada capacidad de crear y participas en tu primer festival de cine?

En solitario o en equipo. Con una ficción en toda regla, con una animática de fotos sobre una pista de voz que cuente algo que tú has escrito, con un documental express, con un monólogo, con un teaser (falso spot) publicitario, con un video musical… tú eliges. Investiga en internet, compra algún libro barato sobre realización de cortometrajes o, incluso, hazte con el manual de algún videojuego sobre cinematografía para entender lo básico. Aprende bien como manejar tu cámara de video casera. Abre las puertas de tu sistema nervioso para que entre la premisa del festival (agua y seguridad alimentaria) y… fluye, sé de agua, déjate llevar.

Lo mejor de todo es que, una vez que empiezas a crear, no podrás parar.

Nos encantará que compartáis la experiencia con nosotros.

Y los ganadores son…

… ni más ni menos que Yolanda Sáiz y Mónica Ramos. Ambas recibirán próximamente sus Rory’s Story Cubes y podrán empezar a disfrutar en breve de una nueva forma de conectar con su potencial creativo a través del storytelling.

En las últimas semanas, la plataforma de WordPress que soporta este sitio Artematopeya Blog & News ha andado algo revuelta y ha provocado que el mecanismo de actualizaciones en cascada con Twitter, Linkedin y Facebook no funcionasen correctamente, nos tememos que por algún aspecto relacionado con el XML o con el motor de configuración. Algunas publicaciones no se han replicado bien y el resultado es que no somos capaces de trackear los tags de los que han participado en el concurso a través de Twitter. Sencillamente, la lista nos aparece en blanco, así que vamos a declarar desierto el ganador de esta plataforma y nos guardamos el premio para una próxima acción exclusiva a través de Twitter una vez que se haya solucionado el malfunction.

Artematopeya en el país de los capullos

Artematopeya hace, en estos momentos, las maletas para desplazarse al florido país de los capullos, a.k.a Holanda.

Estaremos fuera hasta el lunes 21 de febrero, así que… hasta entonces. Os traeremos unas flores.

:-)

Mis dos peliculones en Bandeja de plata

Señoras y señores, con todos ustedes mis dos peliculones en Bandeja de plata.

¿Os he hablado ya antes de Bandeja de plata?

Allá por 2001, despúes de dejar abandonada a su suerte a mi brillante carrera internacional –la pobre– tras entender que, en realidad, todo aquello del protocolo y el imbecilismo transnacional no me había interesado ni lo más mínimo durante los últimos quince años, decidí quedarme en España, ya para siempre, y desarrollar por fin en toda su plenitud aquello para lo que había nacido: el arte, la creación, las relaciones humanas, el lenguaje, la voz y la vida. Empecé a coquetear con el audiovisual, con el cine, con el teatro. Escribía, producía, dirigía. Escribía mis dramáticos, mis artículos, mis canciones. Los convertía en esencia creativa. Se podían tocar. Estrené en un gran teatro. Produje una serie documental de 160 micro-capítulos. Produje y escribí un magazine para televisón durante dos años. Mis proyectos recibieron algún premio, como la mención especial del mercado de televisión del Festival de Cine de Málaga. Trabaje con mi voz, hablando y cantando. Empecé a entrenar a personas. Mis habilidades creativas se unían a mi compleja y ecléctica formación en múltiples áreas de la comunicación humana y, de aquella mezcla, surgía un torrente de pura energía que llega hasta hoy, hasta aquí…

Durante todo este proceso, he conocido a mucha gente; a más de la que puedo recordar. Pero, de entre todos ellos, guardo en mi archivador mental un recuerdo especial de mi amigo Carlos. Con él, compartí unos cuantos años de cinematografía exagerada, exacerbada, desordenada, caótica y apasionante. Compartimos una etapa de creación y de estimulación artística que nos ha terminado trayendo hasta hoy, hasta aquí. Él es, después de todo, el artífice de una de las blog-webs de cine más importantes de nuestro país: Bandeja de plata. Si me preguntas por qué, te diré que Carlos es una auténtica enciclopedia sobre cinematografía y artes visuales con piernas y con un procesador central de quintuple núcleo. Sabe tanto de cine, ve tanto cine, disfruta tanto del cine, lee tanto sobre cine, observa tan bien el cine, escribe tan bien sobre cine… que, después de 20 años de práctica, lo extraño es que no hubiera terminado siendo el mejor. De hecho, creo que las televisiones, las radios, las prensas y las editoriales que todavía tienen algo serio y jugoso que decir sobre cine deberían pegarse a mordiscos por poder conseguir que Carlos estuviera entre sus efectivos. Hay que verlo para creerlo y, como yo lo he visto en acción, lo digo porque lo sé.

Es más, yo creo que debería ir pensando en contar con él como asesor para un proyecto que está empezando a germinar…

Pues eso, que va y coloca en portada una de sus lúcidas visiones sobre mis dos peliculones: DOS HOMBRES Y UN DESTINO y EL GOLPE.

¡Gracias, Carlitos!

Artematopeya para compartir

Cada vez es más fácil conectar entre sí los distintos escaparates digitales sobre los que nos mostramos, aunque también a veces el demonio rojo de la tecnología se levanta con el pie izquierdo y nada funciona como debiera. En Artematopeya también somos testigos de ello cada dos por tres y por eso hemos habilitado una pequeña herramienta que te puede ayudar a compartir nuestros contenidos con tus contactos de Facebook, Twitter, Linkedin y WordPress sin complicaciones de widgets, enlaces y gaitas gallegas.

Si te apetece compartir los contenidos que encuentras en Artematopeya Blog & News con los amigos que te siguen en tus cuentas sociales y pinchas directamente sobre los iconos que encontrarás al final de cada artículo, podrás escribir directametne tu texto de acompañamiento y enviar, con un sólo click, la publicación a tu muros y a tus perfiles.  Sin enlaces complicados ni código HTML ni nada de nada. Sólo un click y estarás compartiendo artematopeya.

Vigésimo séptima parada: Leganés

Vigésimo séptima estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Continuamos el viaje… y estamos llegando al final.

:-)

¿Un asesino llamado Bobby Brown? ¿Una vida de cristal llamada Whitney Houston?

Uno de los motivos, sino el principal, que nos llevó en Artematopeya a volcarnos en el coaching y en el training de personas en el ámbito personal y en el de las organizaciones fue, y no tenemos ninguna duda al respecto, el de literalmente poner en práctica nuestra máxima de dejar siempre a las personas mejor de lo que nos las hayamos encontrado y contribuir a que los entornos en los que vivimos, trabajamos y nos desarrollamos sean cada día más positivos, más abiertos, más humanizados, más afectivos, más luminosos y más vivibles. Siempre win-win: cuando yo hago que tú ganes sin darle prioridad a mi propio beneficio, yo también gano porque todo el entorno que compartimos mejora y, como resultado, también es mejor para mí, por lo que, en realidad, yo también gano; todos salimos ganando.

En nuestro camino, nos hemos encontrado con personas de todos los tipos imaginables. Personas fuertas y sólidas, conectadas con su propia realidad y con la de su entorno y capaces de conducirse con una actitud sana sobre su vida y sobre sus emociones; personas que eligen disfrutar de la vida y que se mantienen alejadas de las distorsiones y de los ruidos creados en nuestros sistemas sociales para cumplir las expectativas de otros en detrimento de las suyas propias; personas que no pierden su tiempo en juzgarse y en acoplarse a un modelo de corrección de acuerdo a los parámetros que han definido otros para sí mismos y que no responden más que a intereses de gestión social desde el principio de los tiempos; personas que entienden las relaciones humanas como un intercambio en el que ambas partes entregan y reciben lo mejor del otro y en el que cada uno mantiene su independencia dejando a un lado sometimientos, posesiones, dependencias y, sobre todo, obligaciones; personas que ríen porque eligen reír y que entienden que los estados emocionales son configuraciones casi mecánicas que se pueden construir de acuerdo a la elección de cada uno y que no responden a coyunturas insoslayables del entorno; personas que, cuando entran en una habitación, hacen que se sienta que ha salido el sol.

Para nuestra tristeza, también nos hemos encontrado con personas que se han quedado en el otro lado. Personas debilitadas  y sin motivación que no son capaces de apretar su interruptor de disfrutar de la vida; personas ciegas a la belleza de la vida y a la felicidad, sometidas e hipnotizadas por virus mentales, sociales y emocionales con una rutina de autodestrucción que, irremediablemente, termina por arruinar sus vidas y la de los que les rodean; personas esclavas del qué dirán y del juicio de valor eterno sobre lo que se debe hacer y lo que no, sobre lo que está mal y lo que no, sobre lo que es correcto y lo que no; personas que han desarrollado una débil personalidad dependiente que, a pesar de provocarles un sufrimiento interminable que odian, no son capaces de hacer crecer la semilla de su autoestima y el amor de sí mismos, dejándose maltratar y pisotear porque creen que no existe otro modo de que el afecto sea expresado; personas frustradas y llenas de dolor que ejercen su venganza sobre ellos mismos maltratando a otras personas más débiles que caen en sus  egoístas redes; personas que escamotean su inseguridad y su egocentrismo malsano y los convierten en cinismo, en agresión, en abuso verbal y físico y en un contexto centrípeto en el que otros sufren; personas que, cuando entran en una habitación, hacen que se despliegue una espesa y sofocante niebla gris y que se sienta que ha llegado la tristeza y la oscuridad.

No hay personas mejores o peores a un lado o al otro. Todas ellas son mecanismos vitales que se desarrollan de uno u otro modo por motivos discreccionales. Y esta circunstancia implica que, sencillamente, si unos lo hacen (lo que quedarse en el lado brillante de la vida) es porque se puede hacer. Sin excusas. Es posible. Nuestro trabajo consiste en abrir la puerta de ese lado brillante para que todos puedan entrar y quedarse.

Pero hay un tipo de personas a las que en Artematopeya sí juzgamos y condenamos. Sin asco y sin eufemismos. Son aquellas personas que, sin escrúpulos y sin humanidad, se prestan voluntariamente a que otros sufran a cambio de dinero. Porque esto es lo único que mantiene vivo el negocio del narcotráfico: el puñetero y maldito di-ne-ro.

No es la primera vez que condenamos abiertamente en este blog el drama consentido de las drogodependencias. En este artículo anterior, hablábamos del tristemente famoso cristal, la peligrosa versión no terapéutica de la metanfetamina. Pero la realidad es aplicable a drogas de cualquier configuración, sea cual sea su naturaleza. No hay drogas más sanas o menos peligrosas que otras, como en ocasiones nos quieren hacer creer ciertos discursos. Hasta toda esa subcultura estúpida de la marihuana no es más que un basurero en el que se revuelcan millones de pobres imbéciles que eligen creer que el cigarrito verde es un relajante con el que sólo se lo pasan bien sin hacerle daño ni a nadie ni a sí mismos. Me repugna escuchar a individuos como Sánchez Dragó cuando hacen campaña sobre la marihuana como catalizador de la creatividad. O esa otra pandilla de pobres retardados, generalmente del mundo del artisteo mal entendido, que siguen empeñados en que la cultura es sinónimo de izquierda y de hacerse el hippy y que fumarse un porrito es moderno, progre, liberal y culto. Espero que, en un futuro, todos ellos sin excepción tengan la oportunidad de disfrutar en sus propias familias de lo estupendo que es tener que ver como sus hijos se degradan y se autodestruyen por la marihuana o por cualquier otra cosa similar.

Conozco personas que se creen felices aficionados (sin querer admitir saber que están siendo poco a poco esclavizados para que sigan manteniendo llena la caja registradora de los que se hacen de oro con el comercio de drogas) a consumir este tipo de mierda. Espero que lleguen hasta el final de este artículo y que se atrevan a leer, sin retirar la mirada, que, cuando una persona compra marihuana, cocaína o cualquier otra porquería semejante, el malnacido que se lo vende está colaborando activa, voluntaria, directa y consentidamente con su degradación física y mental a cambio de dinero. Los consumidores son sacrificables para que alguien se siga forrando. Y las consultas de los psiquiatras, mientras tanto, siguen a rebosar de babeantes idiotas enganchados, condenados a sufrir brotes psicóticos y maniacodepresiones de por vida. Cuando no a morir si la adicción deviene una versión más virulenta y terminan, por ejemplo, como Whitney Houston.

Como ya comentábamos también en este otro artículo anterior del año 2009, Whitney Houston era una de esas personas que, te gustara o no a nivel artístico, había pasado por las vidas de prácticamente todos aquellos que estamos expuestos a las industrias del entretenimiento en cualquier lugar del mundo. Una preciosidad con demasiado talento que estaba hecha de cristal y a la que el cristal, entre otras cosas, le ha quitado la vida. Para los que cantamos, Whitney Houston es parte de nuestra herencia musical. Para los que cantamos gospel, todavía lo es un poco más.

En los próximos días, se condenará públicamente a Bobby Brown por haberle hecho esto a Whitney. Cierto es que este elemento nunca ha sido ejemplo de nada y ha estado implicado en varios casos de asesinato, tráfico y agresiones, entre otros hacia su propia esposa. Fue él quién embarcó a Whitney Houston en una relación dañina, degradante y destructiva en la que él ocupó el papel del maltratador posesivo y destructivo y ella el de la débil y pobre tonta dependiente. Los dos, sin embargo, han terminado siendo víctimas. Ella, de su dependencia de las drogas y del afecto inducida por Brown. Él, de su malsano egoísmo hedonista y de un egocentrismo que le hará arrastar, de por vida, la losa emocional de que es el responsable de la muerte de Whitney Houston y de los reproches de la hija que tenían en común y de la escena musical mundial  hasta el fin de la eternidad. Ninguno ha de ser juzgado culpable a pesar de haber elegido libremente un camino que ha convertido sus vidas y las de los suyos en un infierno, aunque sí me pregunto si nadie pudo haber hecho algo más por ellos; si nadie entre sus amigos o sus familias pudo tomar las riendas y hacer algo para intentar dejarlos mejor de lo que los encontró.

Con ejemplos como éste, no se me ocurre mejor recomendación que la que ya proponía en aquel artículo de 2009:

En mi opinión, la actitud más valiente en relación con las drogas es temerlas, repudiarlas y, además de perseguirlas para erradicarlas y aplicar la pena de muerte para aquellos que asesinan mediante el tráfico lucrativo, huir de ellas sin verguenza y todo lo rápido que te permitan los pies. Y si alguna vez, de repente, alguien a quien quieres te comparte su curiosidad por este tipo de estímulos, te recomiendo que le metas la peor paliza de la que seas capaz, le pongas la cara como un cromo de moratones y le digas “y esto no es nada en comparación con lo que te puede provocar cualquier droga, así que encima no te quejes”. Le estarás haciendo un favor, después de todo.

Y después pregúntale si estará de acuerdo con que su hijo, que hoy tendrá dos o tres años, se convierta en usuario de drogas cuando se transforme en adolescente. Puede que tu pregunta le haga daño, pero eso es lo que menos importa, en realidad.

¡Quedan siete días para que explores tu creatividad!

Dentro de exactamente siete días publicaremos el nombre de los dos ganadores del sorteo que anunciábamos hace unas semanas en Artematopeya Blog & News. Tenemos preparadas dos cajitas (aunque te parezca gigante en la foto, recuerda que una información enmarcada y sin referencias puede ser engañosa…) de los increíbles Rory’s Story Cubes sobre los que tienes más información en este artículo.

Si trabajas en cualquier actividad que requiera gasolina creativa y te apetece poder llevar encima (de hecho, cabe hasta en un bolsillo…) siempre una herramienta que te ayude a desvelar tu capacidad de invención, de sorpresa, de imaginar y de contar historias, entre muchas otras cosas, éste es tu sorteo.

El plazo de participación concluye el próximo viernes 17 de febrero a las 13:00 horas y para participar y llevarte una de estas dos maravillosas cajitas creativas, como las que utilizamos en Artematopeya en nuestros propios seminarios y talleres, sólo tienes que:

1) Twittear (o re-twittear) este mensaje: Has visto que @Artematopeya sortea 2 juegos de Rory’s Story Cubes en https://artematopeya.wordpress.com son una pasada únete!! #Artematopeya

2) Pinchar ME GUSTA en la página Planeta Artematopeya de Facebook y dejar un mensaje en el muro contándonos cualquier idea original para utilizar con los Rory’s Story Cubes.

3) Dejar un comentario en la pestaña COMENTA de este mismo blog contándonos, igualmente, alguna idea creativa para utilizar con los Rory’s Story Cubes.

Si, además, te inscribes a la lista de correo de Artematopeya Blog & News en la cajita que encontrarás en la barra de menús a la derecha de tu pantalla, no sólo podrás leer directamente en tu mail los artículos que publicamos sobre comunicación emocional, lenguaje, persuasión, cognición, hipnosis conversacional, creatividad, cambio personal y liderazgo,  sino que podrás enterarte antes que nadie de los próximos sorteos que tenemos previstos en los próximos meses.

Ya sabes que el resultado del sorteo es inapelable y no reembolsable por dinero. Anunciaremos los ganadores en esta misma página y contactaremos con ellos vía mail, twitter o facebook (su canal de participación). Este sorteo, además, sólo está abierto para residentes en España.

Cuéntaselo a tus amigos e invítales a participar. Cuantos más lectores visiten esta página, más posibilidad tendremos de acceder a productos y servicios de vuestro interés que, como siempre, pondremos a vuestra disposición a través de sorteos o promociones. Recuerda que Artematopeya no realiza prescripciones comerciales y sólo realizamos recomendaciones no retribuidas de productos y servicios de interés para nuestra comunidad. Puedes acceder a estas recomendaciones en la pestaña Recomendados de este blog.

¡Date prisa en participar, que aún tienes tiempo!

Vigésimo sexta parada: Alcorcón

Vigésimo sexta estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Continuamos el viaje…

:-)

Vigésimo quinta parada: Fuenlabrada

 

Vigésimo quinta estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Continuamos el viaje…

:-)

Vigésimo cuarta parada: Carabanchel

Vigésimo cuarta estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Continuamos el viaje…

:-)

Blogotopeya

No somos en Artematopeya de mucho mercadeo. No entra dentro de nuestro perfil digital la cesión o el alquiler de espacios publicitarios y por eso rechazamos sistemáticamente todas aquellas propuestas que se nos aproximan desde semejante dirección. No hay nada personal en ello pero no elegimos esa vía porque queremos que todos los que os acercáis a Artematopeya podáis acceder limpiamente a los contenidos que buscáis en nuestros espacios sin distorsionar vuestra experiencia con ningún tipo de ruido. Y más en un entorno construido en torno a códigos de comunicación e interacción emocional. Es por ello por lo que sólo escribimos sobre productos, sitios o iniciativas que están relacionadas directamente con nuestra visión y que consideramos de eventual interés para vosotros, los que nos leéis.

Y hoy hemos descubierto un espacio interesante por varios motivos, pero que nos ha llamado la atención por uno de ellos en especial. De hecho, nos ha recordado el caso de una de nuestras seguidoras (querida Marta), voraz lectora y con tal potencial creativo que, despues de escuchar alguna que otra vez nuestras insinuaciones más o menos encubiertas, se lió la manta a la cabeza y se decidió a crear un espacio en el que volcar su potencial literario. Se trata de Como en un cuento, el blog literario de Marta, un proyecto de comunicación que comenzó como un tímido intento para superar su particular reticencia a aceptar que, simplemente, tiene la capacidad de escribir para que otras personas la lean y que, si no lo había hecho antes, era simplemente por motivos ajenos a sus habilidades y a sus recursos personales. Después de unos cuantos meses, Marta se ha convertido en una relatora constante, escribe el género que más le apasiona y, además, se ha animado a lanzar otras iniciativas digitales sobre otros de sus temas de cabecera: la cocina, el fútbol o las carreras. Y eso es porque Marta ha descubierto su artematopeya personal. Se ha demostrado a sí misma que la diferencia, entre que algo sea hecho o no, no es esperar a que ocurra sino, sencillamente, hacerlo.

Marta quería escribir pero no había encontrado su puerta. Probablemente, sufría el equivalente digital al síndrome de la página en blanco.

El periodismo personal, por utilizar una etiqueta que te pueda resultar atractiva si te encuentras en un estado creativo similar al de Marta en aquel momento, es una opción excelente para ti cuando estás deseando embarcarte en un proyecto que active tu creatividad y que te resulte productivo a nivel personal. Todos (repito: todos) los seres humanos desarrollan una masa crítica intelectual, emocional y vital que convierten a cada uno de ellos en una pieza única. Y a ti también. Eres la única persona del universo conocido que existe y que se parece a ti, lo cual significa que eres la única persona capaz de expresar tu experiencia intelectual, emocional y vital desde TU perspectiva. Y eso implica, además, que lo que eres capaz de crear es también único e irrepetible. Por eso, si quieres comenzar un proyecto de socialización digital en la forma de blog, lo mejor que puedes hacer es encender tu ordenador, crear tu espacio personal y empezar a escribir ahora mismo.

¿¡¿¡¿ Pero sobre qué voy a escribir ?!?!?!

Pues aquí llega, para echarte una mano, uno de los servicios más interesantes que hemos encontrado en internet para tu conveniencia. Se trata de Tablón de anuncios, una plataforma de intercambio de productos y servicios entre usuarios que, la verdad, sólo por la sencillez y la claridad del interface y por el diseño de navegación super-amigable merece que le hagas, por lo menos, una visita. Pero lo que más nos ha gustado está en la barra de menús Utilidades, a la izquierda de la pantalla. Es la opción Contenidos para bloggers.

Tablón de anuncios ofrece un servicio gratuito de segmentación de contenidos que te proporciona, con la periodicidad que tú elijas, una selección de los anuncios registrados en la plataforma de acuerdo a los criterios que definas. Lo interesante de esta propuesta es que, si aún no tienes una idea clara sobre cómo empezar con tu proyecto de socialización digital a través de tu propio blog, Tablón de anuncios te proporciona una semilla a partir de la cual puedes ir construyendo tu proyecto en etapas sucesivas. Recuerda que no es necesario que tu creación sea perfecta o esté desarrollada hasta el último detalle desde el principio. Lo importante es no dejar que la parálisis por análisis te detenga y que empieces a escribir, en la forma que sea y con los contenidos que sean. Ya tendrás tiempo de ir retocando tu espacio con cada nueva publicación. Ya tendrás tiempo de aplicarle el maquillaje. Lo importante, ahora que empiezas, es hacerte con el hábito de escribir. Y si no tienes, de momento, otra percha mejor sobre la que colgar tu nueva creación, la propuesta de Tablón de anuncios es tan buena como cualquier otra para ayudarte a arrancar. Si te gusta el cine, ¿por qué no arrancar con una selección de anuncios sobre cámaras digitales de segunda mano que, además puedes comentar? O sobre robots de cocina a los que puedes añadir recetas propias. O sobre materiales para manualidades, o sobre piezas de segunda mano de LEGO, o sobre… cualquier otra cosa.

¿Te animas a expresarte en digital?

 

Vigésimo tercera parada: Arturo Soria (Madrid)

Vigésimo tercera estación del programa corporativo back-to-back de coaching de equipos para la creatividad y la excelencia que desarrollamos para una de nuestras empresas cliente entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Continuamos el viaje…

:-)

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: