El balcón en las naves del Español

No podría encontrar El balcón de Jean Genet mejor cobijo que las naves del Teatro Español en el Matadero de La Arganzuela. Un espacio desabrido, sórdido y desnudo reciclado, con matrícula de honor, en un espacio para el arte con acertado sentido de la estética y de la emoción.

Que El Balcón en versión de Ángel Facio es un gran espectáculo no hay quien lo discuta. La reingeniería sobre el texto original, el aparato escenográfico y también el exo-escénico, como viene siendo ya costumbre en El matadero, y el elenco conforman, en conjunto, un paquete excelente. El empeño de Yolanda Ulloa por construir un personaje tan imbécilmente mesiánico como esa madame Irma es de agradecer. Es una excelente actriz con una dicción y una maestría expresiva que justifica, por sí sola, 22 euros de entrada y ciento cincuenta minutos de tu vida.

Pero por mucho Premio Nacional de Literatura que distinga a Genet, la sustancia de este autor tan emburruñado con sus propias coordenadas temporales, geográficas y vitales está apalancada tan entonces, tan allí y de tamaña manera que dudo de que, tras haber superado su etapa natural de puta vida, deba volver a salir de su refugio, ójala ya eterno y a oscuras en los rincones de escuelas de teatro y facultades de humanidades.

La lucha de clases, los poderes del estado, los repetitivos y cansadores a las barricadas, la doble moral de las sociedades aún más hipócritas y esquizofrénicas que las modernas… Genet pertenece a su tiempo y sólo a su tiempo y allí tendría que quedarse para siempre. El mundo, el espíritu y los códigos de Genet se rebozan en el más absoluto de los feismos y hoy vivimos en siglo XXI. Ya es hora de superar el aburrido lastre de la república, de la malversación política, de las guerras civiles y sociales y de la puta madre que los parió a todos.

No existe benchmarck alguno, aunque se invente, que pueda servir para etiquetar a un buen o mal autor. El arte es subjetivo y no pasa absolutamente nada por decir, por mucho que Witold Gombrowicz no lo crea así, que, en mi opinión, el paquete Jean Genet + su obra es una espesa y maloliente mierda: antigua, rancia y por-favor-ya-está-bien absolutamente olvidable.

Hay que empezar a superar, y también en el teatro, etapas cuyas puertas deberían quedar cerradas con llave antes de sepultar para siempre la llave en el fondo del océano.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 5 abril, 2010 en Artematopeya, Cine, teatro, literatura y arte, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: