Haz la prueba

En el universo de la ecología emocional, las frases hechas o los dichos o la tradición oral o las costumbres o las presuposiciones socioculturales o las reglas son un lastre de 600.000 toneladas. La convencionalidad de un significado que nadie se cuestiona porque, simplemente, las cosas son así es una pesada bola de 10.000 quilos que no sólo inmoviliza tus piernas sin permitir que avances un sólo milímetro. Es, además, una máscara de acero que bloquea todos tus sentidos y te desconecta del mundo, de la vida real y de las emociones que te rodean.

Convencionalidad hace referencia a por convención, no a vulgar. Aunque, por lo general, las personas que son convencionales suelen ser también abbastanza vulgares.

Sin duda, la convencionalidad es útil en algunos contextos. Los escritores y creadores utilizamos los arquetipos y el manidísimo subtexto para transmitir todo un saco de significados sin necesitar más que unas pocas palabras. Utilizamos el conocimiento colectivo, la cultura social, como repositorio instintivo de referencia inmediata que permite reducir el desarrollo e.g. de un personaje a unas pocas palabras. Por ejemplo, Manolo es un viejo verde que fuma puros baratos y desayuna Soberano.

El caso es que el puñetero subtexto tiene sus inconvenientes cuando consigue traspasar las fronteras de la conveniencia y la economía elegida para empezar a invadir los territorios personales. Es un peligroso virus que facilita enormemente la robotización humana. ¿Por qué será que los aparatos de propaganda de los partidos políticos lo saben de tan buena tinta?

No se trata de llamar desde aquí a la desobediencia civil. Aunque me encantaría empezar a ver, por ejemplo, que la gente empieza a negarse a ponerse los estúpidos e innecesarios corsés que el sistema se empeña en hacernos llevar. Empezando por la desinformación: nunca vuelvas a leer un periódico ni a mirar o escuchar un informativo del establishment. La información es sólo un negocio. Puro teatro. Y niégate a perder dos horas de tu vida en la cola de un banco, de la oficina de desempleados o en la caja de un supermercado. Exige a la administración de tu país y de tu provincia, un equipo de personas cuya nómina pagas tú, que implementen recursos y herramientas que te hagan la vida más cómoda, más fácil y menos esclava de su burocracia. Administración electrónica al 100% ya. Estamos en 2010. Y sé el primero en reciclarte, en cultivar tu cuerpo y tu cerebro, en seguir aprendiendo. El conocimiento es el único antídoto contra la mentira, la manipulación, la corrución o la dependencia. Revoluciona, rebélate, innova, crece sin parar. Ve siempre por delante.

¿Por qué jugar siempre a piedra, papel y tijera?

¿Por qué no jugar a revólver, dinamita y arma nuclear, por ejemplo?

¿Por qué jugar siempre de tres en tres? ¿Por qué no jugar a piedra, papel, tijera, fogata, esponja, botella de agua mineral, conejo, perro y veneno y así jugamos los nueve? Y las reglas las pongo yo…

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 26 febrero, 2010 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: