Joyas literarias juveniles

A partir del próximo domingo 24 de enero de 2010, el diario EL PAÍS lanza otra de esas creativas promociones editoriales tan de moda en la reciente prensa española de la generación crisis cuyo objetivo es incrementar o, siendo más humildes, estabilizar lo más posible el volumen de sus ventas y resguardar contra viento y marea la supervivencia de su quesito del cada vez más pobretón Estudio General de Medios, un trivial comercial tan venido a menos que Barlovente, me parece a mí, debería empezar a buscarse ya las lentejas en otros negociados.

El caso es que la pulpa que subyace a todas estas acciones comerciales es, qué casualidad, la tecnología de comunicación emocional. Y de libro. Esta vez le toca a Joyas literarias juveniles, una maravillosa colección que la lamentablemente difunta Bruguera publicó entre 1970 y 1983 y que, a lo largo de 269 números en tapa dura con ilustraciones del estupendo y a veces incomprendido Bernal, adaptó clásicos literarios juveniles y de aventuras al artematopéyico mundo del tebeo. Toda una joya de ingenuidad, inocencia y, por qué no decirlo, algo de caspa (rotulación mecanográfica, coloreado medio surrealista, mediocre impresión) que muchos guardamos en lo más profundo de nuestros recuerdos y de nuestras emociones. Emociones

¿Eh?

El perfil del lector medio de diarios, y en concreto de EL PAIS, ronda los 40-45 años y lee (afirmación que, así propuesta, puede parecer una estupidez pero que, en realidad, no lo es). Es estadísticamente incontestable que los incluidos en semejante perfil han (hemos) tenido algún roce con semejantes joyas. Y es también estadísticamente incontestable que muchos se sentirán atraídos de nuevo por la nostalgia de regresar a ese lugar emocional… (lee aquí una autopromo y luego me cuentas). Así que muchos comprarán EL PAÍS el domingo 24 de enero de 2010 aunque lo dejen tirado en la mesa del salón en cuanto lleguen a casa. Seguro que después no se molestarán ni en abrirlo. Pero de lo que no se privarán es de zambullirse en las aventuras del tebeo durante un buen rato hasta que sientan que tienen los pies helados y las orejas quemando a punto de reventar. A la empresa editora de EL PAÍS, en realidad, le da igual cuantos lectores acumule la edición dominical. Lo imp0rtante es vender sin importar el cómo. Muchos empleos dependen de ello.

Para el lector moderno de tebeos, Joyas literarias juveniles revela un trabajo solvente y con mucho oficio. Una creación para la generación Cuéntame muy respetable a pesar de todas sus falencias y anticalidades para el ojo, la cultura y las emociones del lector de hoy. Pero una joya a pesar de la emoción sepia…

Descárgate (para tu placer personal y sólo si no puedes encontrarlas en papel en ningún otro lugar) aquí o aquí o la colección completa de Joyas literarias juveniles.

PS: la edición de EL PAÍS es una versión taste o digest de únicamente 15 números.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 15 enero, 2010 en Artematopeya, Cine, teatro, literatura y arte, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: