El poder de los nombres

Mi querida amiga Úrsula, a la que conocí teniendo quince años (yo, no ella) en una Feria del Libro de Madrid y a la que me llevó, estoy seguro, la energía magnética de la artematopeya que existe en forma latente en el tejido del mundo además de mi padre (que era quien conducía), es un ser extraño que, ante todo, privilegia en casi todo lo que escribe la presencia de un valor recurrente: la verdad. En formas diversas y en contextos diversos, pero siempre la verdad catalizando el crecimiento, la realización, el descubrimiento y la armonía. Por supuesto, mucho tiene que ver su taoísmo vital y cultural con los universos que ha creado en los últimos cincuenta años y que han sido insistentemente premiados con Hugos, Nébulas y Locus entre otros a pesar de competir contra un soberbio mainstream literario que ha considerado que su ciencia-ficción no tiene mucho de ciencia-ficción porque apenas visita la ciencia de verdad y su fantasía-ficción tiene poco de fantasía-ficción porque no replica, en absoluto, el canon dragones y mazmorras tan de moda allá por los 70. Sí, es cierto que en la Terramar de Ursula K. Le Guin se habla de dragones; muy a mi pesar, porque el género Dragonlance me aburre sin remisión. Pero dejando pasar ese pequeño detalle, que en el conjunto del corpus sobre la magia del lenguaje que es Terramar termina siendo bastante circunstancial, la lectura de la prosa de Úrsula significa disfrutar de un prodigio de belleza sencilla, de lenguaje sensorial e imaginario (de imágenes), de contextos humanos y espacios para la reflexión y de una poética natural sin pretensiones que trasciende la propia forma narrativa.

El lenguaje, su morfología y los efectos de las distintas capas semánticas del lenguaje en acción es uno de los pilares funcionales leguinianos. Úrsula reconoce el lenguaje como un código de comunicación pero también como depósito de la verdad como función humana en una realidad que puede ser simplemente observada pero también, a través del lenguaje, customizada, re-fabricada o desvelada. En Terramar, el lenguaje es la esencia y la sustancia de la magia. Y en Los desposeídos es la perversa herramienta que puede facilitar la corrupción de todo un universo social con tan sólo manipular la categoría gramatical del posesivo.

Además de Terramar o de Los Desposeídos, son muchos otros los textos de Úrsula que podría recomendar sin desacertar en que son apasionantes. La rueda celeste se centra en la eventual capacidad de un individuo de alterar la realidad a través de sus sueños; un tratado metafórico sobre la función cognitiva del cerebro humano que, me parece a mí, es aplastantemente artematopéyico. La mano izquierda en la oscuridad es otro relato sobre la humanidad vista a través de la ficción antropológica: una raza alienígena está compuesta de individuos que durante 24 días carecen de sexo definido y que en los 2 días siguientes se reconfiguran como machos o hembras según los resultados de su negociación feromonal con otro macho o hembra de su interés. Las implicaciones políticas, sociales, tecnológicas e industriales de semejante condición son fantaseadas con una maestría envidiable. La historia de La ciudad de las ilusiones gira alrededor de un hombre sin memoria; adoctrinamiento, opresión cultural, doble conciencia…

No es lugar éste para ensayear sobre literatura. Y lo mejor es experimentar algo de forma personal en lugar de que sólo te lo cuenten. Así que anímate a descubrir a un nuevo compañero de conocimiento y empieza a completar tu biblioteca con los libros de Úrsula. Mejor en inglés, porque sus traducciones al español están repletas de incorrecciones y de vicios incomprensibles (¿desde cuando una coma antecede o sigue a una y -i griega- en función de conjunción copulativa?) para un traductor profesional. Una patada en el culo a Minotauro, editora de Úrsula en España, por otro destello más de descuido y de acalidad.

El caso es que un amigo argentino me ha hecho llegar un pdf que contiene tanto las novelas de Terramar como todos los relatos sueltos que completan el ciclo. Es éste Crónicas de Terramar – Los textos completos, un fichero no podrás imprimir ni convertir a ningún otro formato pero que podrás ojear en tu ordenador para probar el sabor de la escritura de Le Guin. Y, si te gusta, acércate a cualquier librería y cómpratelos.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 7 diciembre, 2009 en Artematopeya, Cine, teatro, literatura y arte, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: