Imaginarium a la cárcel, por favor

Imaginarium2

La perversidad del modelo comercial no tiene límites.

Una buena amiga y madre reciente, con su consiguiente dosis de hipersensibilidad sin mesura por todo aquello que pueda pasar, aunque sólo sea de refilón, por el amor a la infancia, me invita a sumarme como nodo de redistribución a una de esas perversas campañas disfrazadas de bondad navideña y acción social tan típicas de las empresas comerciales de la peor calaña que campan por nuestro perfecto e hipócrita mundo sin un mínimo simulacro de escrúpulos.

De Antena 3 era esperable. Es marca de la casa abanderarse como defensora de causas que, casualmente, se caracterizan por apuntar a valores depositados en el nivel más profundo de la conciencia individual; valores que pertenecen al dominio de las creencias y de la ética y que, por su naturaleza, son auténticas bombas atómicas en potencia por las acciones y reacciones que son capaces de movilizar. Es, para que se entienda, el mismo mecanismo que subyace a la propaganda política, al fundamentalismo religioso o al fanatismo deportivo. Pulsa la tecla adecuada y conseguirás de cualquier persona el objetivo que te propongas.

Esta vez les ha tocado a los niños.

La cadena de juguetes IMAGINARIUM, junto con la Fundación Antena 3 y la asociación Mensajeros de la Paz han puesto en marcha una iniciativa ÚNICA que TENEMOS QUE APOYAR. El gesto es muy sencillo y son muchos los niños que no tienen nada a los que vamos a ayudar.

La iniciativa consiste en colocar dentro de una caja de zapatos cualquier cosa (un juguete usado, un juguete nuevo, caramelos, un peluche…), envolverla con papel de regalo para que tome la apariencia de un regalo de navidad, especificar en la caja si es para un niño o para una niña y entregarla en cualquier tienda de IMAGINARIUM.

No es importante el coste del contenido. Es para niños que no tienen nada. Muchos de ellos no tendrán padres. Mucho menos, Navidad y regalos.

¿Sabéis qué hacen con las cajas?… Las distribuirán a un montón de niños sin recursos, sin padres o con un futuro incierto para que estas Navidades TODOS TENGAN UN JUGUETE Y DESCUBRAN QUE EXISTE PAPÁ NOËL.

El marketing, con todo lo que tiene de arte y de psicología aplicada, es también una ciencia terrible, autopagada de sí misma y cuya repugnancia, en ocasiones, es imposible obviar. Tiene, para todo, una justificación. Tiene, para todo, una explicación. Tiene, para todo, un recurso. Tiene, para todo, una excusa. Tiene, por todo, una cínica falta de respeto incontestable y sostenida en la divinidad irreprochable del modelo comercial.

Uno de sus inventos más crueles es, sin duda, el del cliente prescriptor. Pero lo cruel se convierte en terrible cuando el prescriptor-objetivo es un niño.

Leyendo el correo-cadena, me pregunto:

  • ¿Cuantas madres, enternecidas por su condición y con su raciocinio desactivado por obra y gracia del manoseo emocional, se harán eco sin ni siquiera darse cuenta del adoctrinamiento encubierto escondido en esta acción y servirán de correa de distribución hacia sus hijos para que estos empiecen a aprender, desde una demasiado temprana edad, el modelo consumista de que en diciembre, por las pistolas del mercado, la felicidad está relacionada con el gasto y el desmedido impulso de compra que el marketing, aviesamente, asocia a los valores personales para convertirlo en motivaciones profundas arraigadas en las emociones?
  • ¿Cuantas madres, engañadas para creer que en noviembre y diciembre han de acceder a todo, cederán ante esta repugnante manipulación y terminarán presentándose en alguna tienda de IMAGINARIUM con su caja de zapatos cerradas y envuelta, cumpliendo así el objetivo primario de esta campaña: conseguir que el comprador se presente en el punto de venta?
  • ¿Cuantas madres, cegadas por la infinita capacidad de la intuición infantil para manipular la voluntad de sus progenitores, terminarán cediendo al chantaje de sus hijos ante su exposición a miles de objetos de su lúdico deseo para terminar comprando algo cuando su intención inicial, o al menos así los creían ellos, era simplemente entregar una caja de zapatos como gesto de buena voluntad, cumpliendo así el objetivo secundario de esta campaña: conseguir generar una compra en el punto de venta?
  • ¿Cuantas madres, obligadas por el manoseo social y la tan perversa cultura de la tradición y las costumbres inveteradas, se verán forzadas no sólo a comprar algo para sus hijos sino, también, a abrir la caja perfectamente acondicionada para sustituir el supuesto regalo sin valor por un juguete nuevo, cumpliendo así el tercer objetivo de esta campaña: conseguir generar una segunda compra apalancada en los valores de solidaridad, de compasión, de empatía?

Pero aún hay más:

  • ¿Quién nos ha pedido, a los habitantes del desarrollado y avanzado primer mundo, que invadamos la conciencia de unos críos de mente limpia y virgen y que los adoctrinemos en la enseñanza de esa mierda de paranoia en la que el que no tiene nada no vale nada, cuando ninguno de ellos nos lo ha pedido?
  • ¿Cómo podemos ser tan estúpidos como para, además, dejarnos engañar para seguir alimentando una cadena cuyo único objetivo es asegurarse de que no dejemos de engendrar consumistas y de que esta sociedad absurda en la que vivimos no cambie nunca sus mecanismos? Que son tus propios hijos, coño.
  • ¿Por qué está tan de moda una responsabilidad social corporativa, una ecología social y un mecenazgo cuya esencia es, básicamente, una flagrante mentira pero es aceptada por todos sin discusión?
  • ¿Cuando vamos a parar con este invento de los centros comerciales según el cual el solsticio de invierno, denominado navidad en los ámbitos de perfil religioso, se celebra consumiendo desaforadamente?
  • ¿Por qué las campañas de publicidad (perdón: algunas campañas) siguen ensuciando el inconsciente de las personas, taladrando sin parar con que en diciembre hay que mostrar afecto, por mandato gubernamental, comprando regalos sin ningún motivo en El Corte Inglés o celebrando reuniones con personas que no son de tu interés por mucho que pertenezcan a tu familia de carne?

Ante éstas y otras consideraciones, le digo a la susodicha madre feliz que me disculpe pero que estas cosas sólo me provocan ganas de vomitar y que, si por mí es, que el director de marketing de Antena 3, de Imaginarium y de s.p.m. se pueden meter todas esas cajitas de zapatos, una tras otra, por semejante parte. Por el culo, en concreto. Ya podrían aplicarse en desarrollar programas de formación y de cooperación honestos y sostenibles que proporcionaran a todos esos niños, a los que dicen querer ayudar, una educación basada en contenidos y en sistemas excelentes, apoyada en mensajes positivos y en el placer del saber, y que fomentara su propio desarrollo, su propia independencia y su propia libertad. Aunque, a lo mejor, eso es lo que, precisamente, no interesa tanto. Que el saber les haga libres.

Eso si es ayudar y ser socialmente responsable y no la manipulación comercial disfrazada de altruismo.

Para quien no lo sepa, Imaginarium emplea en su diseño de marketing en el punto de venta abundantes herramientas destinadas a estimular los canales sensoriales y emocionales de los niños. No es cuestión de amabilidad, bienestar, espíritu de juego o interés por los niños que visitan sus tiendas. Son, sencilla y llanamente, técnicas para incrementar sus ventas estimulando al intermediario (al niño) para que sea éste, empleando sus propias habilidades chantajistas, el que provoque la prescripción forzada y sus hipnotizados padres los que saquen la cartera.

¿Y qué coño les importa a todos esos niños un viejo rechoncho con barbas vestido de rojo cuando muchos no tienen ni un trozo de pan duro que echarse a la boca? Si les enseñamos que Papá Noel trae regalos a los niños buenos, ¿cuantos de ellos se empezarán a preguntar qué es lo que han hecho mal para que ese señor no haya venido nunca antes a visitarlos? ¿Es que no tenemos suficiente con ensuciar nuestro propio mundo que además tenemos que llenar de mierda el de los demás?

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 3 noviembre, 2009 en Artematopeya, Con la lengua depilada, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: