Tú también tienes superpoderes

Superheroe

Vivir en Madrid y sentir tranquilidad y paz interior parecen ser dos hechos poco compatibles. Por el tráfico, por la lluvia, por las interminables obras, por las prisas. Por el exceso de tiempo robado a situaciones y vivencias felices, satisfactorias, afectivas y gratificantes como disfrutar de una película, de la compañía de aquellos con los que te sientes feliz, de pasear, de hacer deporte, de la emoción de un hipnotizante libro o de una calentita y reconfortante siesta.

El modelo de vida que la retorcida dinámica del mundo ha ido tejiendo y que tanto nos empeñamos en venerar tiene mucho de mentira cochina y de manipulación de la tonta y estéril masa social. ¿Quién ha dicho que el paradigma del éxito es pasarse la mayor parte del día perdiendo el tiempo con cosas que no tienen ningún valor? ¿Dónde pone que un señor con traje azul y corbata es más inteligente, más triunfador o más feliz? ¿Dónde está escrito que lo más importante en las vidas de las personas es la bolsa, el mercado, la globalización, lo empresarial, la macroeconomía o lo comercialmente social?

No tiene sentido que cada día desperdiciemos obstinadamente noventa minutos entre coches, bocinas, frenazos y semáforos. Levantarse a las seis de la mañana para caminar durante media hora y tonificar el cuerpo, disfrutar de una ducha fresca, tomar un buen desayuno escuchando tu música favorita, escribir o leer un rato… estas sí que son cosas que deberíamos hacer antes de las ocho cada mañana. Empezaríamos el día con una buena dosis de energía y con nuestras capacidades dispuestas y en un auténtico estado de excelencia para crear y generar valor.

Lamentablemente, somos pocos los que podemos hacerlo. Y ni siquiera todos los días.

Sé de buena tinta que cada uno ha de sentirse cada segundo de su vida como un auténtico Superman. Es lo natural. Así hemos nacido todos. No para blandirlo delante de nadie, no para demostrarle al jefe que eres mejor que el del despacho de al lado, ni para ganar más dinero, ni siquiera tampoco para ser el mejor de entre todos tus amigos. No. Hay que sentirse como un auténtico Superman por el placer, la energía y la satisfacción de quererse, de disfrutarse y de sentirse pleno uno consigo mismo. Desasociar la increíble aventura personal de vivir de los entornos, de los sistemas, de los alrededores, de la construida farsa social que atenta cada minuto contra tu individualidad y tu invadida intimidad personal. Cuidarse, cultivarse, alimentarse bien, hacer cosas que te hagan feliz, ser afectivo, vivir emociones reales… Basta de perder el tiempo en centros comerciales y en consumir  compulsivamente para evitar tener que ocuparse de los vacíos personales.

Yo me siento como un Superman, aunque haya sido siempre más de Spiderman. En el fondo, da igual el superhéroe que elija cada uno. El caso es que soy adicto a sentir la energía corriéndome por las venas. Tengo las emociones lo suficientemente engrasadas como para no dejarme manipular (demasiado) por bloqueos, intereses, presiones, hábitos, esquemas o conspiraciones sociales y para reaccionar con flexibilidad. Por eso, procuro ejercitar cada día dos de mis superpoderes: la paz emocional y la dieta cerebral. Me subo al coche cada mañana sobre las 06:30. Hace unos meses podía salir más tarde, porque en Madrid no había tantas obras ni tantos atascos. Duchado, paseado, desayunado, cantado y repleto de buen rollo. Ahora, hasta que no terminen de construir rotondas y de abrir zanjas para volverlas a cerrar, he tenido que modificar mis horarios pero manteniendo toda la flexibilidad posible para poder seguir haciendo las cosas que me hacen bien y seguir empezando el día con mi sana dieta cerebral.

Enciendo el contacto del coche, cedo el control a mi inconsciente (él es el que sabe conducir, no yo) y enchufo el CD. Cada semana dedico un rato a convertir textos en audio con uno de esos programas de síntesis de voz, así que tengo audiolibros de todo tipo según me apetezcan. También puede tocar repaso de idiomas. O ensayo de canto sobre ruedas. O, simplemente, música de fondo para acompañar reflexiones y apuntes mentales variados y diversos: el contenido de un próximo taller, algún artículo, alguna idea a desarrollar… Todo ello, salteado con un desayuno en marcha de cereales secos. La máquina está activa y productiva generando energía mientras el inconsciente conduce. Me siento bien cuando en mi cerebro hay electricidad en movimiento. No siempre es fácil mantener el enfoque y, en ocasiones, el coco te trae de golpe a la consciencia si es necesario para tu seguridad y tu integridad. Una vez resuelta la distracción, es posible que te cueste regresar al interior. O que el entorno te provoque una sobreestimulación de ruido, imágenes o dinámicas a tu alrededor que termine provocándote una reacción alterada. Es entonces cuando hay que activar la paz emocional, uno de los superpoderes más poderosos de todo ser humano.

Se trata, simplemente, de dejar que la paz dirija tus emociones.

No pasa nada porque alguien te toque la bocina. Sólo es el sonido de un pito.

La paz interior y sus estados asociados (de felicidad, tranquilidad, afecto, serenidad, de plenitud…) son, aunque algunos no se hayan dado cuenta todavía, los objetivos que se encuentran grabados en los genes fisiológicos y emocionales de absolutamente todos los seres vivos. ¿Quién puede no querer ser feliz, sentirse pleno y satisfecho, divertirse y disfrutar?. Muchos no han traspasado aún la frontera exterior hacia su inconsciente y su organismo emocional, empeñándose en mantener malsanas dependencias con su entorno y desperdiciando su energía para el mejor estar de otros en lugar de aprovecharla y explotarla para el suyo propio. No han descubierto todavía que allí dentro está la verdadera realidad y el secreto de la plenitud, de la energía y del crecimiento personal.

Es todo tan sencillo como, simplemente, hacer de la paz emocional tu actitud principal.

Vivir en paz emocional no significa que tengas que ir sonriendo con cara de idiota por todas partes diciendo a todo que sí. O que no puedas tener otros objetivos. Simplemente, significa la práctica de que ni tu energía ni tu estado interno ni tus emociones pueden ser manipulados por nada que ocurra fuera de ti. Así de simple. Desprenderse de neurosis psicóticas inducidas y apegos malsanos. En cualquier situación, tu actitud refleja tu paz emocional. En cualquier interacción, tu objetivo primario es la paz emocional. Siempre que haya una posibilidad de elección, eliges la paz emocional.

Y quien dice un coche dice un amigo, un familiar, un jefe, un vecino o la frutera de tu barrio. Empieza a cuidarte tú en lugar de perder tu tiempo prestando una excesiva atención a lo que necesita o demanda tu entorno. Interacciona pero sé tú quien defina tus límites. Cada uno es libre de elegir cómo quiere vivir. Si hay personas que prefieren mantenerse exclusivamente fuera de ellos mismos, allá ellos. Se lo están perdiendo.

Y es bueno que también sepas que el semáforo no se pone en rojo para fastidiarte a ti.

Ejercitar tus superpoderes no eliminará de tu vida los conflictos con otras personas; es más, posiblemente tendrás que atravesar un proceso de transición en el que muchas interacciones de tu entorno, de tu campo, reaccionarán violentamente para evitar que escapes a la trampa y a la manipulación neurótica en la que puede que te encuentres atrapado. Pero no durará mucho: tu limpieza llegará a ser total y tu nueva perspectiva, de repente, te lanzará a un hiperespacio vital alucinante en el que encontrarás recursos que te harán disfrutar a full de ti mismo y de tu vida.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 23 octubre, 2009 en Artematopeya, De todo un poco, Música y energía, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: