¿Hasta cuando lo de trabajar gratis? (II)

Happiness_2

Hoy se puede leer, en el boletín diario de Filmutea, uno de esos repositorios digitales que infectan la red con apabullante violencia y que empiezan con muy buenas intenciones pero terminan degenerando en una charanga de ideas sobeteadas y en tablón de anuncios para presentadores de call-tv y otros proyectos de última fila, la siguiente publicación en la cabecera se buscan para proyectos no remunerados:

Músicos con tiempo para dedicarse a un proyecto de calidad y con experencia en bandas sonoras de comedia. Enviad curriculums y muestras de trabajo (videos online) a:
Victor.imagono@gmail.com.

Se trata de una serie de comedia negra, por lo que el responsable de la banda sonora debe ser capaz de potenciar la comicidad del producto a través de su trabajo. Se trata de un proyecto no remunerado, pero de larga duración y que va a contar con gran repercusión mediática.

No voy a ponerme de mala leche porque mis cambios de estado los decido yo y no un listo sacacuartos con complejo de Spielberg. Pero no por ello voy a dejar de razonar que un sector como el del entretenimiento, cuyas materias primas son única y exclusivamente la creatividad y el talento, se está convirtiendo en una auténtica casa de putas en la que no sólo se siguen sin reconocer las aptitudes artísticas como un capital intangible sino que, además, se desconsidera la remuneración económica por ser un hábito fosilizado en favor de otra remuneración tan absurda como banal: la oportunidad de trabajar gratis.

La que se le viene encima al sector audiovisual con la sobrevenida televisión digital no es moco de pavo. La fragmentación de ventanas de distribución y la necesidad de contenidos ayudará a reactivar un sub-sector, el de la producción, que tras muchos años de excesos y grandes números en todos los apartados se había normalizado, echando del mercado a miles de mini-productoras y geniso visionarios que eclosionaban como champiñones prostituyendo la calidad y la necesaria serenidad del sector creativo. En los últimos años, la selección natural del mercado había contribuido a normalizar de nuevo la profesión de creador, recuperando para los creativos no sólo la especialización y el reconocimiento sino también una nueva tabla de remuneraciones en la que los buenos cobran de acuerdo a lo que son capaces de hacer y los menos buenos también. Los grandes, Globomedia y BocaBoca, con un modelo de negocio equilibrado basado en la calidad, la investigación y el desarrollo, no reconocen haber atravesado un desierto de crisis (aunque en público se apunten al discurso de lo mal que está todo para no pecar de soberbia) porque su estrategia de gestión no es oportunista sino innovadora y siempre han estado preparados para afrontar cualquier tipo de momento económico. Ambas se han configurado como polos de atracción de la producción de entretenimiento y siguen vendiendo sus productos tanto en España como en otros países. Además, ahora, han recuperado a los mejores profesionales de cada apartado que andaban desperdigados por ahí jugando a montar productoras-champiñón después de haber soñado el guión de una serie de éxito.

Pero esta situación de sensatez vuelve a tener los días contados. Se ven en el horizonte las luces del apagón analógico y entonces, de golpe, habrá 30 canales de televisión, más o menos grandes, que demandarán producción. Volverán los nervios y el pánico. La tan manida tarta publicitaria seguirá manteniendo su tamaño si es que incluso no se reduce un poco más: los anunciantes no se multiplicarán por 30 y, además, sus presupuestos publicitarios se siguen recortando año tras año. No se crearán demasiadas productoras-champiñón nuevas, pero lo que si es cierto es que en la era de las televisiones digitales nunca más se volverán a pagar fortunas por una producción. Así que, queramos o no, llega la temporada del todo a cien en la que las producciónes de 60 minutos se pagarán a 1.000 euros y o vuelve el dumping o muchos profesionales, según parece, tendrán que conformarse con poder hacer lo que saben (crear) a cambio de que su nombre a aparezca en los títulos de créditos.

¿Llegará el momento en el que las televisiones cobrarán a cambio de emitir contenidos por cuya producción tampoco han pagado nada? Bah. A veces se me ocurre cada tontería…

Este Víctor, rizando el rizo, se adelanta a la que se nos viene encima no sólo exigiendo un creador de calidad a cambio de remuneración alguna. Complementa además su oferta con dos suplementos que nadie en su sano juicio podría rechazar: el proyecto es de larga duración y contará con una gran repercusión mediática. En román paladín, una invitación en toda regla a que trabajes gratis durante mucho tiempo para que sea él el que se beneficie de la comunicación mediática. En  resumen, que trabajes como un burro, dando lo mejor de ti, a cambio de nada. Esto, en mi pueblo, se le llama esclavitud y derecho de pernada. Porque lo siguiente será que te bajes los pantalones para que te la clave en semejante parte.

La más descomunal y auténtica de las sinvergonzonerías.

Por cierto, Víctor, por si no lo sabías: la regulación téorica sobre derechos de autor reconoce al creador musical de una producción su condición de co-autor y, en tal calidad, le corresponde un 25%, alícuoto con los porcentajes correspondientes a director- realizador (25%) y creador literario (50% a repartir entre escritor-argumentista y guionista). Teórica, digo, porque la mitad (por no decir la mayoría) de los productores explotan en sus contratos su condición de facilitadores: o con mis reglas o no hay película. Y los creadores, por si no lo sabías, también tienen que comer, así que muchos se ven obligados a firmar.

No sé por qué me viene a la mente cierto proyecto premiado en un prestigioso festival de cine andalú que jamás ha pasado de esa fase, la de proyecto, por el empeño de más de cuatro productoras, y no precisamente desconocidas, de que el autor y director firmara una cesión absoluta no sólo de sus derechos sino también de los del resto de co-creadores y colaboradores…

Así que, Víctor, chato: deja de publicar gilipolleces y, en caso de que tu proyecto tuviera algún valor, gestiónalo como un profesional. Si ninguna productora está dispuesta a pagar por él, tíralo a la basura y no nos hagas perder más el tiempo. Y si tú no quieres remunerar el trabajo de los que trabajen contigo, entonces es que no eres ni lo suficientemente bueno ni lo suficientemente profesional como para que los que si lo son trabajen contigo, que no para ti.

Claro, que la culpa es mía, por perder el tiempo mirando Filmutea

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 7 octubre, 2009 en Artematopeya, Con la lengua depilada, Música y energía, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: