Un guión Doble Whopper

Gordos2

El cine no tiene bandera. O, al menos, no debería. La aburrida cantinela ésa de que, por favor, nuestro cine necesita de nuestro apoyo no es más que demagogia y propaganda que sólo persigue condensar en la misma nube a buenos trabajos y a trabajos pretenciosos, indignos, experimentalmente estúpidos o directamente absurdos para alcanzar masa crítica pero sin que se noten demasiado las costuras.

Lo nuevo de Daniel Sánchez Arévalo es, sin lugar a dudas, una gran película. No es extraño que en Venecia se presentara con éxito. Me ha devuelto a la memoria el gran momento cultural y creativo que está viviendo desde hace rato el cine italiano de los últimos años (Moccia o Fernan Ozpetek por mencionar sólo dos puntales). Un fantástico trabajo de escritura y de construcción cinematográfica. Mi amigo Hervé, que de manufacturar audiovisual y comerciar con él sabe un rato, ha acertado con los números de su premio gordo particular. Apostar por el segundo guión de un principiante de éxito tiene sus riesgos y Tesela lo ha hecho. Ahora llega el momento de cosechar y la temporada, para Gordos, promete.

Azul oscuro casi negro me dejó un sabor agridulce. Era un buen guión que, en mi opinión, caminaba peligrosamente cerca del precipicio demasiadas veces. Aún así, la película resultó y el mercado decidió darle su vistobueno. Afortunadamente. Porque, gracias a ello Daniel, se ha ganado un hueco en la industria y ya muestra signos de crecimiento, de relajo y de genio creativo sin apuros y sin prisas. Gordos no sólo está muy bien escrita. Está muy bien creada. Vale que la excusa argumental del sobrepeso es un recurso sencillo para una historia demasiado rica en otros  matices. Cosas del marketing. Pero la mecanografía de Daniel tiene duende para la tragicomedia sana sin hipérboles con ínfulas de prima donna. Maneja bien el lenguaje. Y en boca de sus actores la cosa realmente funciona. Enhorabuena, Daniel. Tienes una carrera por delante.

Otra felicitación en exclusiva para Yolanda Serrano y para Eva Leira. El casting es perfecto a pesar del sarpullido que me producen Antonio de la Torre y la plomo de Teté Delgado (a ver cuando dejas de explotar el tema de tu obesidad y empiezas a demostrar que, de verdad, tienes algo de talento; siempre te queda el Luar de Gayoso, no lo olvides, ¿vale?) y la totalmente reemplazable colaboración del chaval éste, ¿cómo se llama?, ¡ah, sí!, Adan Jezierski, el adolescente malote de Física o química, un producto de ficción de soberbia calidad (a pesar del repetitivo género estudiantes adolescentes) de la factoría Globomedia para la que Adan hace, exactamente, el mismo trabajo. Una lástima que hayan optado por el factor comercial (¿tendrá algo que ver que Imagina a.k.a Globomedia se ocupa de la distribución internacional de Gordos?) incorporando a un actor irrelevante con tirón adolescente pero que no aporta nada y que hubiera podido significar una gran oportunidad para alguna cara joven y nueva.

En cuanto al resto, chapó. Me he reconciliado con Roberto Enríquez y con Verónica Sánchez, actores que por separado siempre me han parecido vacíos y pretenciosos pero que en Gordos empastan gracias a una química inesperada. Fantástica la debutante Leticia Herrero como la Sofi de Raúl Arévalo: intuitiva, dulce, delicadamente hermosa y convincente alrededor de una mirada preciosa, suave y penetrante. Ójala encuentre a alguien que le enseñe todo lo que necesita para convertirse en la gran actriz que puede llegar a ser. De Raúl Arévalo, nada que decir más que un simple óle. Pedazo de actor que saca brillo a papeles que con facilidad podrían escorarse hacia el arquetipo y la mamarrachada. Su Alex es un trabajo de Goya. Geniales María Morales y Pilar Castro en el conjunto y maravillosas en técnica expresiva: Femme Fatale y Viuda Paranóica, respectivamente, enriquecen Gordos desde sus esquinas discretas. Bien Fernando Albizu, aunque alguien tendría que darle un toque de atención: no consigue mantener la velocidad en la carrera…

En resumen: hace tiempo que no veía a una sala, por cierto a rebosar, disfrutar así de una película. Por algo será.

PS para el departamento de arte: qué desastre de panza de látex la de Verónica. Por qué no taparla con una camiseta…

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 26 septiembre, 2009 en Artematopeya, Cine, teatro, literatura y arte, De todo un poco, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: