Artematopeya en el cerebro

punset

Cuenta Punset, en El alma está en el cerebro, que los procesos cognitivos, intelectuales y emocionales del ser humano están relacionados, en primera instancia, con reacciones químicas que son procesadas y dotadas de significado por el propio cerebro como maniobra de adaptación al entorno y de relación con el ecosistema. Pone como ejemplo a los animales, situados en una escala inferior de la pirámide trófica, una parte de cuya inteligencia instrumental se manifiesta a través de la gestión adecuada del sentido del olfato. En el caso de los humanos, este sentido también se encuentra operativo en sus relaciones con el entorno aunque de forma más transparente en la etapa pre-consciente y pre-semántica del procesado inteligente de la información. Las feromonas son, en última instancia, los componente básicos de la alquimia interpersonal; la serotonina regula el bienestar, el balance entre placer y agresividad y sus efectos sobre el sueño, la actividad sexual, la agresividad, el apetito o el humor; la oxitocina es responsable del perfil afectivo y emocional; y la dopamina gestiona el ritmo cardiaco y el flujo sanguíneo.

Todo esto significa, a priori, que la interpretación científica del mundo y de la vida es puramente mecanista y evolucionista. El universo es una sucesión de procesos físicos y químicos a lo largo del tiempo a los que el cerebro humano ha dotado, dentro de su limitada dimensión , de múltiples semánticas que, en realidad, no son más que asociaciones e interpretaciones pero que, entre todas, configuran una cultura y una dimensión incorpórea que justifica la existencia de un otro lado, de una sustancia espiritual. Pero la realidad es que la argumentación científica no invalida la pragmática del mundo interior, del mundo invisible. Quizás, y seguramente sea así, el espíritu humano y las emociones sean un inesperado y acumulativo efecto colateral de la química de la vida que han traspasado la frontera de lo físico para generar la chispa que ha dado lugar al universo intangible. Y algo similar debe ocurrir, por ejemplo, en el escalón de, digamos, los perros de raza labrador. De no ser así, nunca se podría entender que un animal, aún encontrándose en un estadio inferior, a veces sea capaz de comunicarse con un humano con tanta habilidad, con tanta inteligencia, con tanta intuición y con tanta emoción.

En cualquier caso, qué más da si la artematopeya es cosa de la química o del cerebro. El caso es que la artematopeya existe y que está entre nosotros.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 2 septiembre, 2009 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: