Pelham 12zzzzzzzzzzz…

Pelham 2

Para los que piensan que soy un borde y que hay demasiadas pocas cosas que me parezcan buenas: tienen toda la razón. Esta me sentaba en la butaca totalmente entregado a que me gustara esta revisitación. Me encantan los títulos de la era 74 (Chinatown, El coloso en llamas, el Pelham 123 de Walter Matthau) aunque el incomprensiblemente exitoso Tony Scott, realizador absolutamente incompetente, no me ha gustado nunca: ni siquiera he visto Top Gun ni tengo intenciones de hacerlo. Qué pesao con Tom Cruise: nos lo mete hasta en la sopa. ¿Será porque está forrado y aunque sea un actor canijo y cojonero ha conseguido convertirse en el rey de la industria del cine? Y ahora le ha dado por el mediocre, plastificado y aburrido Denzel Washington, que ni de bueno ni de malo consigue mostrar más que oficio mecánico sin la más mínima de las chispas. ¿Cosa del arte o de mis tripas?

John Travolta, sin embargo, me tiene comprado, con todos sus defectos, desde su Tony Manero; es un gran actor rebosante de carisma, a pesar de que cuando hace de malote más que miedo lo que da es sólo un poco de risa. Pero, sobre todo, no se toma a sí mismo demasiado en serio y se divierte trabajando. Y eso me gusta.

Una mezcla suficiente como para volver al cine después de meses de un personal rechazo fóbico-somático a las salas de proyección.

Sin comparar nada entre la del 74 y ésta, sólo diré que a los 30 segundos de que se hayan apagado las luces ya estaba deseando largarme: la insistentemente trucada cámara sucia, típica de este Scott y aburridamente publicitaria, paneos convexos interminables, una erupción constante de efectos de edición y, previsiblemente, un guión demasiado retocado y alguna modernidad tan transgesora como quinientos cuarenta y dos “puta”, “coño” o “joder” y más placement que en El Internado, que ya es decir. Pero ya se sabe con Scott: de su capacidad como narrador poco se sabe gracias a su propio empeño por esconderla detrás de su excesiva, por no decir única, preocupación por lo estilístico, que en su caso es además claramente opinable; así que de la dirección de actores mejor ni hablar. 

Con la que estaba cayendo en la calle, al final he elegido rentabilizar los 7 euros de la entrada y aprovechar, por lo menos, el aire acondicionado. Así que me he quedado aplastadito en la butaca durante cien minutos, mirando una tontita película sobre un tren con demasiadas carreras de coches y una batalla verbal pretendidamente profunda y psicológica que no escondía más que una escritura bobalicona, hueca y medio vacía. 

Mucho ruido y pocas, o incluso menos, nueces. No vayas a verla al cine. Es un tostón. Espera a que la ponga Antena 3 cualquier domingo por la tarde y ahórrate el somnífero.

¿Quíén necesitaba este paquete de película, después de Matthau?

Pelham 1

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 3 agosto, 2009 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: