Quiero mi tarta y la quiero ahora

ChCake

Ayer descubrí, al pasar frente al escaparate de una reluciente y hermosa repostería, una curiosa paradoja: no es posible desear una tarta y al mismo tiempo tenerla. O la quieres o la tienes, pero nunca las dos cosas a la vez. Cuando deseas hincarle el diente a una dulce, deliciosa y redonda tarta de chocolate, tu sistema nervioso se configura para presuponer que no la tienes, que te falta. Así que tu cerebro lo soluciona poniéndose en modo me muero por una tarta. Pero el problema no está en que finalmente la consigas, lo cual es estupendo por lo general, sino en que lo que te motive no sea conseguirla sino únicamente desearla. ¿Qué pasa cuando has conseguido tu tarta? ¿Has quedado satisfecho y pasas a otra cosa? ¿O aún sientes que no es suficiente?

Lo que ocurre cuando no te sientes satisfecho es que tu software emocional no está programado para conseguir objetivos sino sólo para desear hacerlo. Cuando funcionas bajo el software tarta, tu sistema nervioso se configura para impedir sistemáticamente que consigas cualquier objetivo de modo que puedas seguir activando el ya cómodo y familiar modo sigo deseando. O lo que es peor: nada de lo que consigas será suficientemente satisfactorio, por lo que tendrás que regresar de forma recurrente al modo sigo deseando. En ambos casos, sólo experimentas las sensaciones asociadas al estado emocional de desear pero no las asociadas al estado emocional de conseguir.

¿Cómo enfocar el cambio de actitud necesario para empezar a conseguir objetivos, a sentirte satisfecho con ellos y desprogramar tu cerebro de programas estériles como el software tarta?

Cierra los ojos. Respira profundamente. Relájate. Crea una imagen mental de ti mismo con tu tarta en las manos. Libera todos tus sentidos y conéctalos con ese pedazo de tarta que tanto has deseado tener. Imagínate mientras lo tocas, mientras lo saboreas. Siente como pinta tu paladar. Déjate llevar por las sensaciones de todo tu cuerpo. Siente el bienestar que te aporta ese triángulo dulce y brillante. Y siente la felicidad que te inunda después de habértelo zampado. Tu barriga está templada a una temperatura agradable. No olvides limpiarte los morros con una servilleta blanca, a poder ser de tela, aunque sea imaginaria. Observa el churrete de chocolate sobre la tela antes de lanzarla hacia arriba para que se la lleve un viento imaginario mientras exhalas un aaaaahhhhhh de satisfacción antes de volver a abrir lentamente los ojos.

Con esta sencilla rutina, acabas de sentir las sensaciones asociadas al estado emocional de conseguir. Y cuando has sentido como te sentirás cuando consigas lo que quieres ya no necesitas regresar al estado emocional de desear. Recuerda: no es posible desear una tarta y al mismo tiempo tenerla. Cuando tienes algo, ya no puedes seguir deseándolo. Sustituye la tarta por cualquier objetivo que quieras conseguir y deja que la rutina te vaya llevando por el camino de las sensaciones…

Te invito a que conviertas el modo conseguir en tu sistema operativo, en tu software mental de arranque por defecto.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 27 julio, 2009 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: