Se vende paciencia

Serrano1

El Barrio de Salamanca de Madrid es el ghetto español del quiero-y-no-puedo en el que conviven señores con tirantes que mandan mucho y que se pegan muchas comilonas con los pobres medioclasistas que vivimos en los suburbios, comemos de tartera y medimos nuestra carrera profesional por la cercanía laboral a las grandes avenidas aburguesadas y a las tiendas caras; cuanto más caras, mejor. Sino, que se lo digan a todas esas pijas de saldo que se dejan la nómina en modelitos y tacones para estar a la altura del barrio pero que ni se fijan en la cara de depresión que pasean por ahí cada mañana sobre las 08:00 cuando salen de la boca de metro. A las pruebas me remito a lo largo de toda la calle Serrano, desde Diego de León hasta la Puerta del Alcalá. Ahora, además, la mierda y el polvo de las obras es causa de peor humor porque se les mancha el Custo, el Desigual o el Zara con la marca cambiada y cosida en lugar bien visible. A las otras, a las pijas de diccionario, les da exactamente igual porque o no trabajan o si trabajan no pisan ni la calle. A ver donde se ha visto a una pitita de verdad caminando sin necesidad, que para eso tienen chófer. Y menos entre obreros. Por favor, qué vulgar.

Madrid es una ciudad incómoda, saturada, enormemente grande y enormemente estúpida. Es una bacinilla en la que cabe todo tipo de mierda. A menudo me pregunto cuál es el imán de este vertedero del demonio como para que los que vivimos aquí no elijamos darle una patada en el culo y nos marchemos con la música a otro lugar que no nos robe ni un sólo minuto del día y en el que se disfrute más del sol y de poder hacer lo que a uno le plazca sin logísticas ni infraestructuras que se pongan por delante. Porque quien diga que Madrid es un buen lugar para vivir miente más que un político. Con tanto megalómano preocupado por salir en las enciclopedias y tantas instituciones haciendo y deshaciendo zanjas a la vez… ¿Me puede decir alguien qué coño tiene que ver este irracional y desaforado despliegue de obras públicas con reinventarse el modelo productivo y social del país de la cañita, el pucherazo y la subvención? Gastar, gastar y gastar para terminar diciendo luego que no ha servido para nada y que seguimos estando en bancarrota pública. Eso sí, en bancarrota pero con talante.

Aquí no hay más que polvo, tráfico, ruido insoportable, tráfico, martillos neumáticos incansables, tráfico, humos intoxicantes, tráfico, suciedad y pringue por arrobas (¿que no? con la grasa de cualquier barra del metro se pueden freír todas las repugnantes gallinejas de unas Fiestas de San Isidro). Antes de que se me agote, voy a poner a la venta lo que me queda de paciencia y me voy a largar de Madrid. Y las obras que se las metan Zapatero, Aguirre y Gallardón por sus respectivos agujeritos.

¿Se nota que he llegado tarde a trabajar?

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 20 julio, 2009 en Artematopeya, Con la lengua depilada, De todo un poco, Nacho A. Llorente. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: