Yogures caducados

Seamos sinceros: Ángeles González-Sinde no es, ni de lejos (ni mucho menos de cerca), una cátedra humana de saber y de cultura. Es filóloga, lo cual ya dice mucho, pero la excusa de que es Presidéneta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y que por lo tanto es inteligente y lista es un suponer demasiado poco sólido, demasiado poco real. Otra de las memeces de Zapatero, que, cuando no tiene argumentos, sale con una de estas iluminaciones que el discurso manipulador del pesóe convierte automáticamente en soluciones.

sinde2

Las cosas como son. Angelines, por mucho que tenga dos Goyas, nunca será una cojoministra. No es, ni siquiera, una cojoguionista. Cierto es que tiene un par de guiones de éxito, pero ya está. Eso es todo. Ocupa el sillón de la presidencia cinematográfica española quién sabe por qué. Estoy harto, en todas las acepciones de la palabra, de tener que escucharla en cada gala y acto de entrega de premios lloriqueando en plan víctima pero sin aportar soluciones ni industriales ni creativas y empeñándose en apostolar e identificar mentirosamente cultura con izquierda desde el privilegio y la ventaja de una tribuna pública, politizando siempre todo lo que toca como bálsamo para las subvenciones que pudieran dejar de caer y dando demasiado espacio a titiriteros de la estirpe Animalario, estupendos artistas por una parte pero también payasos de un régimen socialista en pro de la vacuidad cerebral.

Aún así, tengo que reconocer que coincido plenamente con su argumento en favor de que se retribuya la creación, el talento y el arte. No sé si en la forma de un cánon digital. Pero lo cierto es que la creación, en cualquiera de sus formas, es un bien social, espiritual y emocional. Las personas consumen, emplean y disfrutan creación. Y el creador, nos duela al bolsillo o no, ha de cobrar dinero por ello. En un modelo consumista como éste que tanto no empeñamos en idolatrar y en salvar, no podemos quejarnos de que alguien quiera cobrar por socializar su producción. No habría ni que explicarlo. Otra cosa es que la SGAE esté repleta de yogures caducados cuya subsistencia depende de los derechos que le ingresa periódica y vitaliciamente Autores. Algo apesta a carne vieja y podrida en Alonso Martínez. Que alguien me explique por qué los detectives de Bautista persiguen a los grupos de estudiantes que se inician en el teatro con sus funciones de instituto. Que alguien me explique por qué Antonio Gala necesita exprimir hasta la última gota incluso de esas funciones estudiantiles a las que sólo asisten, durante una noche, padres, amigos y profesores.

El mercado, que no el creador ni el artista, se ha inventado el precio mercenario, la venta al mejor postor. Por eso, es importante que entiendas, lector, que el precio que pagas por cualquier tipo de creación no es un abuso por parte del artista que lo crea sino del sistema en el que se ve obligado a distribuirlo. Pero es como todo. Si alguna vez has intentado salir al mercado a través de un circuito no convencional, te habrás dado cuenta de que la bestia se te abalanza con todos sus colmillos y todo su veneno a pesar de que no debería tener ningún miedo a un mosquito como tú. ¿O sí? Da igual el rubro en el que te incluyas: música, teatro, audiovisual… El sistema intentará siempre bloquearte con todos sus recursos para defender unos ingresos, por lo general desmesurados, que justifican en su labor de intermediación entre el creador y el consumidor.

Lo único que te pido, aunque sigas bajándote cosas de internet, es que no te dejes manipular por esa estupidez demagógica de “todos contra el cánon” y que entiendas que un creador no es un criminal y que lo comentes con todos tus amigos. Habla de ello y conviértelo en cultura general, en parte de tu discurso. Pásalo. Se trata sólo de que un creador tiene el mismo derecho que tú a cobrar por su trabajo. Si un artista tiene que dejar de crear para ocuparse en un trabajo por el que le paguen justamente, dejará de crear. Imagínate el mundo sin música, sin arte, sin emociones. Uff.

Si quieres enfadarte con alguien, hazlo con las discográficas, con los distribuidores y grandes almacenes y con los medios de comunicación. Son ellos los que abultan el precio de una creación hasta en un 800%.

sinde

En fin, Angelines, que ahora que eres ministra me gustaría que tuvieras los huevos de romperte la cara con Gabilondo para exigirle una reforma de la educación española, que falta nos hace. En defensa de la educación, de la cultura, del saber, de la excelencia y, de paso, de las Humanidades. Tu me entiendes lo que te digo, ¿no?

Anda, guapa, que te dure la buena estrella.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 12 abril, 2009 en Artematopeya, Con la lengua depilada, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: