Los abrazos incomprendidos

abrazos

Disculpas a los fieles de NO ESPERES A QUE SUCEDA por varios días de ausencia. Muchos asuntos que resolver y poco tiempo me han separado del teclado. Pero algún día tenía que volver…

Y toca volver con una primera impresión de Los abrazos rotos, cuyo verdadero título, después de leer algunas de las críticas tan fáciles a las que estamos acostumbrados en nuestro cine, debería ser Los abrazos incomprendidos.

Primero, lo bueno. Y lo bueno es buenísimo.

Para empezar, Blanca Portillo. No sé qué me pasa con esta mujer. Estoy enamorado de Blanca. Es una actriz maravillosa, con un poder mágico, una energía actoral y vital preciosa, sólida, mentirosamente teatral pero de una realidad aplastante y que se puede sentir en los pelos erizados de todo el cuerpo. Blanca es la actriz más grande del universo.  ¿Qué más puedo decir?

Lluis Homar está es su papel. Ni más ni menos. Harry Caine es todo un trabajo de creación y el que no lo quiera ver que se ponga unas buenas gafas. Quizás, el resultado del montaje final limita la eficiacia de su tono, de su vigor. Pero si recuerdas la costumbre de Pedro de enlazar los nombres de sus personajes con la narrativa (Harry Caine es “hurri-cane”, “huracán”), a lo mejor comienzas a ver de qué va el juego… El trabajo de Lluis es soberbio. Tanto como el de los breves regalitos de Kity Manver y de Rossy de Palma, auténtico morro y me-lo-paso-todo-por-el-forro. Tanto como el ajustado trabajo de Carmen Machi en metraje, en peso y como anzuelo narrativo hacia el pasado. Y como el del buen Ruben Ochandiano, que, a pesar de cargar con un personaje cuya función de mitad de José Luis Gómez es demasiado evidente y quizás parezca innecesario, está magistral.

El guión (o el corte final, sólo Pedro lo sabe) parece haberse quedado a medio camino. Algo incompleto, me da en la nariz. La historia quería más tiempo en el horno. En cualquier caso, es una buena historia. Con el sello Almodovar y sin quedarse en un pasado en el que muchos parecen empeñados en querer recluir a un creador, a un director único e inclasificable como es mi amigo Pedro. ¿Quién dijo que Pedro era como los demás? No se puede ni se debe prestar atención a la multitud de comentarios estúpidos y gratuitos cuya única función es rellenar minutos de pantalla en ese estercolero malsano que son los programas de tarde (y a veces también de mañana) de cadenas como Antena 3 y Telecinco. Y, por favor, Cristina Rodriguez, mucho has de aprender todavía para poder aconsejar a nadie con cuanta expectación hay que acercarse a las películas de Almodóvar. Tú sigue dedicándote a tus gilipolleces televisivas mientras haya alguien que te pague por ello y cierra esa bocaza. Que, aunque tengas un Goya, no formas parte del cine. Para eso hay que saber leer, ¿sabes?. Dedícate a coser y a planchar trajes, que es lo que sabes hacer, y no nos obligues más a tener que escuchar tu desagradable tono de voz.

No quiero revelar ni un solo dato sobre la película. Has de verla. Sólo puedo decir que creativamente es un paso más hacia la maestría que Pedro terminará por alcanzar. Estilísticamente, es una balanza perfecta entre texto y fotografía. Cinematográficamente, es una perla que pide varias pasadas de trapo para poder sacarle el brillo. Narrativamente, es un gran trabajo a nivel estructural. El trabajo está ahí, y es realmente bueno. Otra cosa es que el metraje pueda antojarse algo extenso y que las presiones del estreno hayan podido obligar a ignorar algunas carencias que, quién sabe, podrían quedar resueltas en un corte futuro para la edición DVD.

Penélope está muy, muy, muy, muy, muy bien. Pero hay un nosequé que…

Y el humor de Pedro, ya sea en su Mujeres revisited o en sus pequeños interruptores fílmicos (Harry en la mirilla, la tónica del gintonic de Judith…), sigue siendo magistral.

No hagas caso de las malas críticas que podrás estar leyendo en cualquier medio. Vete a verla tú mismo y disponte a disfrutarla. Si lo intentas, la disfrutarás y mucho.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 20 marzo, 2009 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: