El rey del mambo de cristal

 

meta1

A las personas se las puede intentar clasificar por muchos criterios. Uno de ellos hace referencia a la necesidad irresoluble de depender de estímulos externos. A esta tipología pertenecen aquellos que, ante la incapacidad de gestionar su propia vida y su falta de energía, motivación y dirección personal, sea la que fuere, manifiestan una descontrolada curiosidad hedonista y experimentan una necesidad irrefrenable de depender de cosas, personas, sustancias o experiencias que les pongan las pilas.

Uno de esos escapes paliativos es la repugnante y perversa droga (repugnante y perversa como todas las drogas) conocida como cristal (lee el artículo publicado en Wikipedia). Navega hasta el centro de placer del cerebro y provoca una secreción de dopamina seis veces mayor que la provocada, por ejemplo, por la cocaína. El consumidor se siente muy bien, con una reforzada energía física y una sensación controlada de euforia y bienestar. Es, durante unas horas, el rey del mambo. Los efectos de la cocaína duran entre 30 y 60 minutos. Los de la metanfetamina, entre 6 y 12 horas.

Ayer, martes 17 de febrero de 2009, un reportaje sobre la mentanfetamina disparó la audiencia del programa Documentos TV (La 2 de TVE). Lo he buscado en el sitio de TVE y aún no está disponible, pero te animo a que te lo apuntes en la agenda y lo busques dentro de unos días. Es un documento terrorífico que muestra cómo personas sanas y normales se convierten en despojos humanos en cuestión de pocos meses. Además del deterioro físico, del que no llegan a ser conscientes al tener bloqueadas por la droga las señales somáticas que advierte de la degradación, sufren constantes disociaciones paranoico-esquizoides como, por ejemplo, la sensación de que están siendo atacados por miles de insectos. La mayoría de los adictos al cristal no son concientes de su acción compulsiva de rascarse hasta que les ocurre lo que puedes ver en esta foto:

meth_user

En mi opinión, la actitud más valiente en relación con las drogas es temerlas, repudiarlas y, además de perseguirlas para erradicarlas y aplicar la pena de muerte para aquellos que asesinan mediante el tráfico lucrativo, huir de ellas sin verguenza y todo lo rápido que permitan los pies. Y si alguna vez, de repente, alguien a quien quieres te comparte su curiosidad por este tipo de estímulos, te recomiendo que le metas la peor paliza de la que seas capaz, le pongas la cara como un cromo de moratones y le digas “y esto no es nada en comparación con lo que te puede provocar el cristal, así que encima no te quejes”. Le estarás haciendo un favor, después de todo.

Por cierto, la mayoría de los adictos al cristal sólo necesitaron probarlo una vez para quedar atrapados. Y la mayoría, también, lo probaron por primera vez para potenciar una relación sexual o social.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 18 febrero, 2009 en Artematopeya, Con la lengua depilada, Nacho A. Llorente. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: