Archivos Mensuales: enero 2009

Las pobres vacas y tanto gilipollas suelto

vaca1

Las vacas de la Cow Parade en Madrid amanecen, casi a diario, deterioradas. Puede que no te gusten como expresión artística, pero no dejan de ser un mueble urbano temporal que ha sido puesto ahí, en las calles, para tu disfrute cercano y para regalarte una actividad al aire libre que puedes disfrutar con quien quieras. Por eso, no puedo entender que las pobres vacas aparezcan continuamente pintarrajeadas, agredidas o incluso violentamente desarraigadas. El pobre gilipollas que dejó esa estúpida firma en una de las vacas de Bellas Artes sólo conseguirá que todos sigamos pensando que la cultura del grafiti y del hip-hop urbano no es más que la reunión de un rebaño de imbéciles incapaces de respetar nada y cuyo único objetivo es ensuciar, manchar, estropear y romper, por mucho Goya que le den a “El truco del manco”, si se lo terminan dando.

¿Eso es rebeldía? Rebeldía es tener los cojones de decir las cosas a la cara en lugar de esconderse detrás en un pintarrajo absurdo.

Anuncios

Una novedad

Estamos haciendo un esfuerzo importante, aprovechando unas pocas semanas con poca carga de trabajo para migrar nuestros e-soportes a otra herramienta, más moderna y más operativa. A partir de ¡YA MISMO! es posible acceder a todos los lugares de nuestro planeta a través de un acceso centralizado en www.artematopeya.es.

Hemos colgado ya casi todos los contenedores y los contenidos irán apareciendo poco a poco…

Gracias por ser parte del Planeta Artematopeya.

Stand by me

Una versión total de Stand By Me. Disfrútala.

Tardes de Soberano y salchichón

dvr

– Acabo de terminar de escribir una función de teatro.

– Ah, ¿si?

– Si. Es la historia de una ridícula soberbia muy desequilibrada que pierde demasiado el control y termina refugiándose en casa de su hermana, una pobre e infeliz persona normal. Se titula Un tranvía llamado Deseo.

– Pero eso ya lo ha escrito alguien.

– Bueno, es que lo mío, más o menos, va de lo mismo pero, total, qué más da. Sólo con el título, seguro que funciona.

No quiero extenderme demasiado, pero tengo que decir que, a pesar del esfuerzo y de la sincera intención, esta cosa llamada Días de vino y rosas no me parece más que un mejunge mediocre de buenas intenciones pero también de pésimas realidades. Lo que ví ayer resultó  peor de lo que esperaba. Por cierto, si la hubieran titulado Vuela conmigo (por ejemplo), podría haber colado…

Existe un hechizo colectivo que genera en el público una aceptación inconsciente de los actores, anulando el músculo crítico, el mecanismo de la opinión y el aparato de las sensaciones. Siendo sinceros: en España, el público se come lo que le pongan. Estamos pobres en cultura de la cultura. Hasta hace demasiado poco, nuestra industria del teatro se limitaba a los vodeviles-plantilla de Lina Morgan, a las piernas de ese estupendo trozo de carne conocido como Norma Duval, a humoristas de cabaret (además de estupendos actores) como Raúl Sender o a algún que otro musical con más o menos fortuna como El diluvio que viene o Jesucristo Superestar. Curioso, en un país como el nuestro, que supura poso creativo, literario y cultural en cada esquina. Ir al teatro se convierte, en la mayoría de las ocasiones y para la mayoría de la gente, en una casilla de la agenda. Se acicalan, se plantan los joyones y los abrigos de pieles y hala, a pintar la mona. Ayer, el Lara rebosaba de ese público, atraído probablemente por el magnetismo de un título y dos actores que, siendo sincero, jamás volveré a pagar por ver.

De Silvia Abascal ya lo sabía. De Carmelo Gómez no me lo esperaba. Nunca he visto dos actores con menos química personal, con menos química interpersonal y con un enfoque tan errado en la construcción de personajes. Y más siendo esos personajes. Carmelo Gómez, del de quien me desvirgué con La Cena hace ya rato, no me provocó más que verguenza ajena. Su expresión corporal es excesiva, desmadejada y en momentos demasiado ridícula. Y no se trata del personaje. No se vislumbra ni el esfuerzo ni el trabajo; menos, la calidad. Su herramienta vocal es flácida y pobre. Su naturaleza bonachona y descamisada pertenece a su yo personal; su expresión actoral es falsa, artificial y deja ver las tuercas y los tornillos.

Y de Silvia… bueno, diré que me encantó como le cae el pantalón negro y que lo mejor que entregó fue su deambular en tacones por el escenario. Pero alguien que le quiera debería avisarle, en serio, de que no le hace nada bien esa obstinación suya en engolar la voz en modo travesti que acaba de empezar a hormonarse. No hace más que reforzar sus habituales carencias expresivas, su sustancia de mármol. Y sobre todo si lo hace erráticamente, en momentos sueltos, fuera de la realidad y del ritmo vital del personaje.

Ninguno de los dos debería ser recordado ni aplaudido por estos personajes. Su interpretación es mecánica, sin emoción, vacía y autoindulgente. Y el ronquido es, simplemente, un suddenly vulgar y poco afortunado.

La propuesta de arte es adecuada, acertada y, en un punto, brillante. La adaptación original es opinable (yo, personalmente, no la elijo) aunque la segunda adaptación derivada (ésta) la elijo menos aún. David Serrano es un reputado escritor audiovisual, pero ese monólogo del que tanto se enorgullece me parece a mí no más que un pastiche insertado a destiempo y fuera de lugar. La pregunta es por qué disponer tal aparato artístico-técnico para rematar la faena con dos actores mal elegidos a pesar de ser populares (y hasta de tener algún premio en la vitrina) y con una dirección que termian resultando invisible y desenfocada. Tamzin Townsend tiene la suerte, con los tiempos que corren, de no dejar de trabajar. Pero lo cierto es que, después de lo visto, no he sido capaz de conectar con su creación.

Te invito de nuevo a que leas el texto teatral original (puedes descargarlo aquí) para que conozcas otra opción y elijas si Días de vino y rosas es, o no, otra cosa. Por mi parte, til samen e himlin con el original. Y el que diga que lo del Teatro Lara es Días de vino y rosas miente (o tiene las gafas sucias).

Carmelo y Silvia salieron tres veces a saludar. El teatro se caía abajo de los aplausos. Yo me levanté de la butaca helado de frío.

Por cierto, el cartel muy bonito.

EL PAIS con el nabo en la mano

escarlata

A Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre…

Tengo buenos amigos en Prisa. Y me jode que su ataque de cuernos por la infidelidad del PSOE, perpetrada con La Sexta y con el diario Público, haya degenerado en un despechado descenso en barrena hasta lo que el grupo Prisa es hoy: un mercadillo de compras, ventas, reventas y transformaciones que ha dejado su valor en bolsa por los suelos como un trapo pisoteao y desteñido.

En estas circunstancias, no es extraño identificar diversas y variadas cortinas de humo cuya única finalidad es intentar mantener y, dentro de lo posible, multiplicar las ventas para intentar compensar las pérdidas en inversión publicitaria de sus tradicionales, despreocupados y seguro que manirrotos clientes.

Y para mí y para muchos el folletín del espionaje no dejar de ser el nabo al que se agarra El País para “no volver a pasar hambre.”

Venga, coño, Cebrián. Yo quiero que os vuelva a ir bien, para que mis amigos puedan seguir trabajando y pagando sus hipotecas. Pero hay cosas que, en periodismo, no se hacen. Por muy mal que nos vayan las cosas.

Corren chifletes de cambio

En primer lugar, porque he sucumbido a la presión que me rodea y he reactivado la cuenta de facebook que tenía registrada hace meses pero sin utilizar. La capacidad relacional de la herramienta es realmente buena, aunque conociendo a la gran puta, retorcida y mala, que es la publicidad sigo teniendo algunos reparos a la hora de aportar demasiados datos personales y a contribuir a la contaminación digital indiscriminada que terminará convirtiendo internet en una escombrera con aspecto de desierto post-nuclear. En Facebook me he reencontrado con Celia, con Mónica, con Chema, con Miguel, con Mariajo (a.k.a Pepa)… Y alguien más caerá en adelante. Pero ya sabemos todos que la viralidad es estratégica para el mundo comercial y si las compañías de telefonía no tienen reparos en vender descaradamente sus bases de datos para comunicaciones comerciales facebook no va a ser menos. Si existen empresas dedicadas en exclusiva al marketing social, por algo será…

En segundo lugar, porque Botín ha puesto los cojones encima de la mesa y ha demostrado que un banco puede comportarse como un simple rebaño indiscriminado de desalmados hijosdeputa o, por el contrario, puede no hacerlo. Este tipo de decisiones hacen honor, de verdad, al significado de responsabilidad social corporativa y no las interminables mandangas propagandísticas y mentirosas de la mayoría de las empresas que tanto hablan y tan poco hacen. Se puede ser empresario y querer ganar dinero y, a la vez, ejercer valores sociales bastante pasados de moda y no dejar a las personas que guardan su dinero en tu banco con el culo al aire agarrándote a cláusulas implacables. ¿Que es una campaña publicitaria enmascarada?. Puede, pero con algo tiene que rentabilizar los 500 millones de euros que van a recuperar, después de haberse hecho a la idea de que lo habían perdido todo, aquellos particulares afectados por la estafa de Madoff. Lo que son las cosas. Mientras, en Caja Madrid, siguen haciéndose los despistados y jugando al Monopoly de Esperanza Aguirre y Gallardón.

En tercer lugar, porque desde julio (creo) venía notando que circulaban menos coches y que, antes, un depósito de gasoil me duraba unos diez días pero, ultimamente, casi me alcanza para tres semanas. Después del verano, creía notar que circulaban menos coches y se aligeraban los atascos, pero debió de ser un espejismo. Con las obras en Madrid, además, los atascos son cada vez más y desesperadamente interminables…

En cuarto lugar, porque ayer me arrebataron de las manos un piso a precio de verdadera ganga en el lugar que más me interesaba de Madrid. Era exactamente lo que estaba buscando. Un ático pequeño (40 m2) con una terraza grande (35m2). Había cuatro y se han venido todos.

Algo está pasando.

Dos cosas pasan

Una: que hasta el jueves no tengo acceso a un ordenador. Estoy escribiendo esto en el móvil. Dos: ME ACABAN DE REVENTAR EL PISO QUE ESTABA A PUNTO DE COMPRAR. ¡La puta que lo parió!

La puta más encantadora y, además, guapetona

melanie

Esta criatura se llama Paz y es puta. Una puta ingenua, tierna, enamoradiza, cariñosa, dulce, con todos sus dientes y sin drogadicciones repugnantes y destructivas. Es una puta de la que enamorarse.

No, no la busques en Facebook porque Paz no existe. Es un invento. Un invento perfecto, pero un invento al fin y al cabo. Es sólo uno de los personajes de Aída, la serie que Telecinco emite, difunde y redifunde sin descanso (con algún nuevo capítulo de vez en cuando) visto que consigue resistir incansablemente el desgaste y mantener números ceranos al 30% cada semana. Aída es el resultado de un cúmulo de afortunadas circunstancias. Entre ellas, un casting soberbio por no decir simplemente perfecto y un guión chapó en creatividad, en ritmo, en taxonomías de barrio y en impacto. Decir que Carmen Machi está que se sale como la matriarca chachorra, medio portera, cutre y frustrada es un lugar común. Pero ya va tocando, aprovechando que ha abandonado la serie para solazarse en el teatro, reconocer y aplaudir el trabajo del resto de actores, que no por ser secundarios son menos importantes.

Hoy le rindo un artematopéyico homenaje a Melanie Olivares, una grandísima actriz que, además, es alta, guapa, tiene las piernas largas y unas curvas que pa qué las prisas. Vamos, que siendo jamoncilla también se puede triunfar. Un óle pa la nena.

Y a La Lore la dejamos pa otro día.

El mantra de moda en el negocio bancario

Últimamente, el mantra más repetido entre los directivos y jefecillos de la banca a sus técnicos y empleados es:

– Capta ahorro, capta ahorro, capta ahorro…

Vaya, que consigan que los clientes incrementen la bolsa de depósitos del banco. Si hay que levantarle los clientes a la competencia, pues se les levanta. ¿Qué problema hay? Cajamadrid se ha sacado de la manga un par de curiosos productos a tal efecto: la cuenta Superior y el Depósito Suma.

La cuenta Superior está remunerada al 3,5%, un interés mensual bastante apañadito. Es una cuenta a la vista cuyo secreto radica en que está diseñada sola y exclusivamente para recibir transferencias de otros bancos. El 3,5% es una recompensa por sacar tu dinero de, por ejemplo, La Caixa. Un ejemplo práctico: si depositas 20.000 euros, la remuneración mensual que recibes (en números redondos) en intereses es de 700 euros. Todo un señor alquiler.

El Depósito Suma es, como los depósitos de tantos otros bancos, un engañabobos de neón con un atractivo reclamo de “6% TAE los seis primeros meses y después un 3%” este post tiene truco. Lo cierto es que estos depósitos tienen condiciones muy particulares que debes conocer antes de firmar. En primer lugar, tienen un límite de 25.000 euros. En segundo lugar, a ver quién lo pilla, las imposiciones se remuneran anualmente y no mensualmente. En tercer lugar, las cantidades que deposites se remuneran de acuerdo a lo que ellos llaman tu “posición global”. Los clientes de Caja Madrid quedan indexados en una especie de ranking por el tamaño de sus cuentas. Si asciendes en el ranking porque eres capaz de ahorrar y eres de los que lo guardas, en ciertas condiciones mejorará la rentabilidad de tu dinero. En caso contrario, te quedas igual. El resultado es que, con la misma cantidad (20.000 euros), la rentabilidad de este generoso y desprendido depósito después de un año habrá sido de… 900 euros. El timo de la estampita.

Si tuviera 20.000 euros, yo los dejaría en esa vuelgar cuenta remunerada al 3,5% y santas pascuas. Cómo son de cabrones estos bancos. Y como somos de avaros los humanos. La avaricia rompe el saco.

Hablando de Maleni…

Pasada ya la polémica de Maleni con la Montse (Nebrera), causada por un post que, por cierto, me encanta y al que aplaudo porque refleja, al 99%, mis propias opiniones sobre gentes y cosas de este gobierno, y vista la reacción de la Ministra de Verduras en días posteriores justificando sus carencias educativas y de expresión en público, me surge la propuesta de que, como muestra de respeto a la identidad sociológica, geográfica y cultural que tanto reclama, todo el mundo en todo lugar, incluido el hemiciclo del Congreso, y en todo momento se dirija a ella como SHOSHO (“chocho” en castellano) en lugar de Excelentísima Señora Ministra.

¡Ah!, ¿que tampoco le gusta?

Joder, Ministra, es que no estás contenta con nada.

¡Pene, coño!

penelope

¡Que nos lan nominao pal Óscar! Me pone contento no sólo porque a mi sí me gusta Penélope y si se lo lleva será un justo reconocimiento por su buen trabajo como actriz. Además, cualquier buena noticia que aporte energía positiva a la creación y al arte (de la disciplina que sea) debería ser motivo de alegría y motivación para nuestras anestesiadas mollejas mentales. Y un además colateral será que, al menos durante el próximo mes, España saldrá del ostracismo mundial al que está sometida por la dictadura de la negligencia, lo cual no es ni más ni menos que la oportunidad de disponer de una campaña de publicidad completamente gratuita sobre nuestro país asociada a valores tan positivos y emocionales como el arte, la belleza o el cine pero sin obviar las piernas, las melenazas de rizos y la chispa de los ojos mediterráneos de nuestras mujeres.

Yo no digo que, por esta nominación, vaya a regresar la inversión a España, se vuelvan a crear los puestos de trabajo perdidos o se recupere el número de turistas que visitan La Alhambra. Pero estorbar, lo que se dice estorbar, no estorba.

¡Yes, we can… o no?

zapatero

Zapatero, al final, lo va a conseguir. Y no lo digo yo, aunque también lo diga. Lo dice Velarde, según publica hoy Periodista Digital. Detrás de esos malabarismos lingüísticos de los que son capaces los pesoístas en este país, aunque no dejen de ser grotescos, gramaticalmente incorrectos y zafios (los malabarismos, quiero decir), no hay más que una cosa: VACÍO.

Que conste que paso de decir nada; cada uno que apenque con su conciencia si España se termina espachurrando antes de conseguir llegar a las elecciones de 2012. Yo duermo tranquilo por las noches: no soy votante del PSOE. Ni del PP. Pero que conste también que, si el PSOE vuelve a ganar la elecciones, tendré que aceptar que una gran parte de la población de mi país es, lamentablemente, analfabeta, negligente, estúpida y está pidiendo a gritos que se la metan por el culo y sin vaselina.

A pesar de todo, no es justo que, después de ocho años de concienzudos microdestrozos, el PSOE pierda las elecciones. Como siempre, ellos se cargan España y luego tienen que venir otros (y menudos otros) a arreglarlo. Yo quiero que Zapatero y sus peores secuaces (Pepe Blanco, el señorito Chaves, la pobrecita de Leire, esa churrera de feria llamada Maleni, etcétera) no se vayan impunemente, sabiendo que si lo hacen mal terminará no pasando nada, como siempre. Quiero tener la oportunidad de poder ver como les presionan, amonestan y castigan por sus soberbias impertinencias verbales y sus mentiras. Quiero verles trabajar pero de verdad. Quiero que se coman absolutamente todos los marrones que han generado. Quiero que sirvan de mofa, burla y escarnio para que sientan en sus espaldas el efecto de su propia medicina. Quiero que las nuevas generaciones que se dediquen a la política los pongan como ejemplo de lo que no debe ser una persona que se dedica a la política. Quiero que se hagan públicos todos sus choriceos, sus pelotazos, sus pasadizos secretos y sus engaños.

Lástima. Si se quedan, por mucho que ocurriera todo lo anterior, no harían más que empeorar la situación un poco más. Su inteligencia pobre y digna de lástima no les capacita para poder arreglar nada. Así que será mucho mejor que se vayan, aún a mi pesar.

Yo, por si acaso, voy a esconder mi cartera. Por si no lo sabes, una parte de la clase política recibe asignaciones dinerarias de por vida una vez abandonado el cargo. Qué bien, ¿no?

Algo que celebrar

Acabo de concluir la escena 7 del acto II de Invierno en la isla. Ahora toca reescribir, pero es un momento que voy a celebrar. Y será con un buen queso curado, un humeante caldito de verduras con hueso de jamón de jabugo, una botella de Veuve Clicquot Ponsardin, un café de cafetera con crema acompañado de un par de onzas de chocolate negro y unas galletas chiquilín que están que se salen.

Óle pa mí. Qué placer. Enhorabuena.

Niños de algodón

SE VENDEN PIJAMAS PARA NIÑOS DE ALGODÓN

– Pero vamos a ver, ¿los niños son de algodón o son de algodón los pijamas?

Para que luego no digan que el lenguaje, la lingüística o la comunicación no son lo más mágico del universo. Éste ejemplo, típico pero no por ello menos cautivador, es un simple adelanto de un próximo post sobre Verbalia. Para todo aquel que alguna vez pensó que las clases de lengua eran un rollo patatero y nunca se pudo dar cuenta de que el lenguaje es artematopéyicamente divertido, enigmático, lúdico, lleno de sorpresas…

verbalia

Seguiremos informando.

Eco, Eco, Eco, Eco, Eco, Eco, Eco, Eco, Eco…

Mi amigo Umberto ha escrito muchas más cosas además del archiconocido El nombre de la rosa. Umberto es un ser artematopéyico por naturaleza, porque en sus múltiples facetas de semiólogo, lingüista, filólogo, linguólogo, filófilo, logólogo… no sólo es un saco inmenso de saber, de conocimiento, de imaginación, de cultura, de enciclopedismo, sino que, además, se esfuerza en compartirlo y en difundirlo para que tú, yo y el resto de la humanidad lo disfrute, lo digiera y le saque toda la vitamina y la artematopeya que pueda. Además, Umberto no ha dejado nunca de jugar, de disfrutar del misterio y del suspense, del humor, de la literatura de aventuras, de la enigmística…

umberto_eco_01

Te invito a que descubras La búsqueda de la lengua perfecta, un ensayo sorprendemente completo pero además extraordinariamente ameno sobre los misterios de la lengua como código de comunicación y que podría servir de inspiración a la novela de linguosuspense más apasionante de la Historia. Códigos secretos, combinatoria, lenguas inventadas, lenguas mágicas, esteganografías, lenguajes visuales…

Léelo aquí si quieres, pero no dejes de comprarlo. Es, de verdad, apasionante, y en paperback sólo cuesta unos 9 euros.

Let me take over

Con Greta, Belén y Sara (léase Greta y los Garbo) siempre he mantenido una conexión curiosa . El tiempo y el espacio nos han mantenido muy cerca aunque casi sin llegar a tocarnos. Parece que hemos estado rondando los mismos lugares en los mismos momentos y el destino es encontrarnos constantemente. En otra época, fui asiduo de la mayoría de sus sesiones en Madrid. Y digo sesiones y no conciertos porque lo que Greta y los Garbo (Greta & The Garbettes en el dialecto artematopéyico de mi casa) hacían en directo era, literalmente, de otro planeta. Yo ya había vivido en Estados Unidos la experiencia de ver a un puñado de gente subirse a un escenario y hacer esa música. Y, en España, eso sólo lo saben hacer ellas (con los Salinder en la banda).

¿Que qué significa esa música? Pues, sencillamente y por ejemplo, esto, otro de los temas (Believe) del album aún inédito Evolution & Revolution (Ciro, ¿me lo vas a pasar alguna vez aunque sea en mp3?)

O también (aunque Let me take over siempre es mejor en directo…) esto.

Si nunca las has visto en directo, no sabes de qué estoy hablando.

No sé si lo puedo decir, o si debo, pero siempre he pensado que su repertorio de estudio se les quedaba demasiado pequeño. Que sus canciones, sí, eran buenas… pero sus discos no mostraban ni el 1% de su capacidad, de su creatividad, de su swing y de su magia musical. De Greta siempre se dice lo mismo: que si es una voz negra dentro de un alma blanca… Si, es cierto, pero no es sólo eso. Aunque quede feo decirlo así, la realidad es que Greta es una auténtica bestia, un animal. Tiene una potencia vocal abrumadora pero es que, además, sabe dibujar con la garganta. Ella descubrió, mucho antes que la gordinflona de Mariah Carey, que no hay que estar escalando constantemente hacia el agudo y disparando gorgoritos a granel sino mostrando sustancia expresiva y eso se hace, sobre todo, fraseando con el alma, siendo analógica e imperfecta y, sobre todo, cantando con las tripas.

GylG mantiene, después de una veintena de años, una base de seguidores muy amplia pero también muy silenciosa. Parece que esperan, agazapados, a que llegue el momento. Porque confían en que todavía tiene que llegar y así será. Para el que no lo sepa, Greta y los Garbo son capaces de reunir, a fecha de hoy, a más de 40.000 personas en un concierto en directo. Ojo al piojo.

Aún recuerdo una sesión de hace unos diez o doce años en Joy Eslava (¿o fue en But?) a la que me invitaron Rosa y Marisol (dos compañeras de postgrado y ex-producción de Cadena Ser) en la que se me descolgó la mandíbula cuando empecé a escuchar Let me take over y ví lo que pasaba después en la sala. Eso era su música, con su sello y con el feeling del RnB de verdad. Y en España, de verdad, eso sólo lo saben hacer ellas. Estoy seguro de que la mitad de la Trax o de la Motown, por no hablar de James Brown, Bowie, Prince o Terence Trent D’Arby, por quedarnos en lo más comercial, se hubieran dejado matar por haber tenido la oportunidad de haber compartido con ellas un escenario. Y todavía se me dispara la imaginación imaginando a Greta y compañía retándose en duelo con Michael Jackson, en una suerte de The way you make me feel o de Black or white versión nuevo siglo que nunca sería tarde para que pudiera suceder.

 gylg09

Ubicada en otras coordenadas vitales, Greta sería hoy una estrella mundial con muchísimos millones de discos vendidos (aunque habría terminando haciendo diva-pop, seguro…). Lo cierto es que a nivel vocal no hay quien le tosa a la niña. Podría empastarse con cualquiera de las top vivas del momento y no sólo igualaría su ejecución sino que, seguramente, la superararía. Todo ello, además, sin necesidad de montar las escandaleras habituales del show business americano. Hasta en eso Greta es otra cosa.

Las circunstancias no lo han querido así, y de éste y otros temas relacionados con la música y con el negocio musical Ciro y yo hemos discutido durante unas cuantas horas, en charlas y en correos electrónicos, en muchas ocasiones. Belén y Sara, siempre en la retaguardia, tenían (y tienen) voces de colores muy personales. Greta era, necesariamente, la portada del ensemble, con una indiscutible voz poderosa, afinada, extensa en su cobertura de octavas y con mucho brillo. Pero sus compañeras de escenario aportaban, además de unas voces solventes y particulares, un swing y una autenticidad difícil de encontrar por aquel entonces. Nadie sobraba en Greta y los Garbo. Eran, y siguen siendo, tres talentos personales que encajaban bien y de cuya conjunción nacía buena música. Belén y Sara escribiendo canciones, en los backup-vocals y aportando un contrapunto necesario a la estrella central, a la voz prodigiosa.

En medio del parón musical, le pedí a Belén que protagonizará un cortometraje. Me devolvió la llamada desde Los Angeles y charlamos mientras yo esperaba un tren de cercanías en la estación de Atocha. Al final, no pudo ser, pero desde entonces hemos mantenido un contacto circunstancial. Me invitó a la presentación de su primera película documental en Madrid, hemos coincidido en el barrio algún día que otro y el pasado jueves estuvimos a punto de poder quedar para compartir un cafetito. Al final no pudo ser, pero otra vez será.

Hoy, Greta vuelve a la música comercial, morena y sonrisa en ristre, con Rebirth, un álbum personal e intransferible que te gustará más o menos pero al que le sobra calidad por toneladas:

greta

Belén ha crecido en su potencial creativo y avanza en el audiovisual, aunque sigue sin renunciar a la música mientras viaja por el mundo como docente, productora y directora de cine documental e incansable escritora:

belen4c14

Sara, que tampoco suelta la guitarra, se ha liado la manta a la cabeza y se ha convertido en empresaria:

sara

Por ahí se cuenta que parece ser que podría ser que, más bien pronto que tarde, Greta y los Garbo se vuelvan a reunir. Ójala sea verdad, aunque tendrán que afrontar un trabajo de rediseño muy importante. Son tres unidades independientes, a nivel creativo y personal. Pero todo es posible y, cuando hay música, hay música.

Y Greta y los Garbo son esa música y son directo.

Estos son algunos enlaces sobre Greta y los Garbo, en conjunto y en solitario:

Sitio oficial de Greta.
Blog de Belén en El Norte de Castilla.
Hotel-spa La Herrería en Palencia, dirigido por Sara.
Sitio de Gretamanía.
Sitio oficial de Greta y los Garbo (stand-by).

También puedes encontrar su material en agregadores tipo YouTube y similares.

PS: Por cierto, siempre me pareció que Greta & The Garbettes tenía más motown, más soul

Y como no me la voy a cortar (la lengua)…

… te voy a dejar aquí el enlace de una noticia sobre Argentina, ese país maravilloso y único cuyo peor error es haber aceptado ser gobernado por una orangutana indecente con garras de porcelana y apariencia de prostituta de lujo. Perdón por el eufemismo. Quería decir, simplemente, PUTA.

Hoy, de regalo, una nueva instantánea de la golfa, estafadora, explotadora y repugnante Cristina Fernández de Kichner, la puerca pepona recauchutada tan amiga de nuestro socialistísimo gobierno español y, en concreto, de la vicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega.  Unidas por la moda, unidas por la mofa.

cris

Querida Flor de mis entretelas…

Que sepas que no sólo no me parece mal que te pongas noña con Quique sino que, bien al contrario, me encanta y me parece de puta madre que lo hagas y seguro que, además, y aunque hace un rato que no te veo, estás mucho más guapa, más alta, más rubia y más artematopéyica que antes, que ya es decir. Noñifícate todo lo que quieras que te lo has ganado, Moragas.

Plástica mediocridad de plástico puro

En las últimas semanas, ronda demasiado por mi vida el valor de la verdad y, sobre todo, en lo humano. Todos hemos conocido alguna vez a personas que parecen de plástico. Empalagosamente educadas, impecables en el vestir, que hablan con una especial sibilación en la ese y que apestan a perfume necesariamente caro que no deja de ser un chorro de alcohol con algunas gotas de aceites esenciales. También existen en modelo masculino, ojo. Pero son igualmente artificiales en su estar y en su discurso. Seguramente son como tú y como yo, los que pagamos hipoteca, compramos en Día y aprovechamos las rebajas. Pero viven una vida tan mentirosa con ellos mismos que necesitan mostrar que tienen mucho nivel, que compran en el supermercado del Cortinglés y que les encanta el protocolo, aunque en realidad no tengan ni puta idea de lo que es, para mitigar el craving de su frustración vital.

Sácatelos de encima en cuanto puedas porque apestan a podrido. Elige lo auténtico.

No sé callarme la boca con estos.

Cuatro más en dos menos

dos-menos

Reservar entradas para ver trabajar a Héctor Alterio y a José Sacristán sobre el escenario es paladear una golosina antes de ponértela en la boca. Aunque puedas saborear desde el recuerdo la sensación del sabor, de la textura y del picor en las glándulas salivares, cada nueva oportunidad es una reconciliación con el teatro más puro, con la teatralidad verdadera tan cara de ver en medio de tanta mediocridad disfrada de vanguardia, con el oficio de actor como ocupación profesional cargada de técnica aunque también de mecánica y con el texto teatral creado para ser archivador de sustancias y sensaciones humanas. Dos menos es un regalo para el público porque entrega lo que promete y lo que promete no es otra cosa que honestidad vertebral. Un buen texto, dramático y ocurrente a partes iguales para hablar del corazón y de la verdad del ser humano. Un par de actores como la copa de un pino que transitan el cansancio físico con un aporte extra de carisma, de humanidad y de oficio. Un par de actores jóvenes (Cecilia Solagueren y Nicolás Vega), con un extenso currículum teatral pero comercialmente muy desconocidos, que se ganan con creces el espacio que ocupan sobre el escenario con energía, profesionalidad y mucha calidad. Una dirección, de partida soberbia por ser vos quien sois, con algún altibajo (quizás) o con algún despiste (quizás) que deja el espectáculo en un estupendo que podría haber llegado a ser soberbio.

Además, el Centro Cultural de la Villa transpira espíritu teatral a la vieja usanza. La atención del equipo de sala es especialmente amable, reposada y silenciosa; se agradece, con los tiempos que corren.

Qué delicia confirmar que el teatro sigue existiendo.

Siete almas bastante pesadas

sietealmas

Un guión muy personal, una realización muy personal, una dirección muy personal y un Will Smith poco creíble detrás de un rostro siempre retorcido, siempre exagerado, siempre forzado. La contención, como el propio Will descubrió en Soy leyenda, también funciona cuando está justificada. Y en Siete almas hacía mucha falta. Termina conviertiéndose en un auténtico petardo sensiblón, aburrido y con una moralina demasiado fabulesca. No la veas. Las hay mejores.

Morderse la lengua o, directamente, cortársela

morderse_la_lengua1

Existen muchas maneras de vivir. Es elección de cada uno cuál preferir. No prefiero, sin embargo, la de morderme la lengua para no decir, para no ofender, para no molestar, para no contestar, para no desvelar, para no perjudicar, para que no te sientas insultado, atacado o herido, para no importunar… Antes que tener que morderme la lengua, prefiero cortármela.

¡Atención! Nuevo blog para creativos, publicitarios y profesionales de la palabra

Después de visionar el estreno de El mentalista en la Sexta, no tiene mucho sentido seguir manteniendo prudentemente silenciada una información que ya es sustancia hasta de una serie de televisión. Por eso, he decidido recopilar y editar algunos de los posts de este blog para que sirvan de semilla y trampolín a un nuevo espacio dedicado, en exclusiva, a los recursos lingüísticos aplicados a la comunicación persuasiva e hipnótica, a la ludolingüística, a la enigmística… Un buen copy no es fruto de la casualidad. Un buen discurso, tampoco. Una creatividad impactante, mucho menos.

PALABRACADABRA
(pincha aquí) estará operativo en unas semanas y, a diferencia de NO ESPERES A QUE SUCEDA, será actualizado semanalmente y admitirá el intercambio de comentarios y aportaciones personales de los lectores.

Seguiremos informando.

Ya vamos por 7.000…

… y contando. El incidente Mottola en Teaserland avanza, poco a poco, camino del éxito. Si no has votado todavía, te invito a que lo hagas lo antes que pueda. Nos hacen falta todos los votos que podamos recabar.

¿Nos ayudas?

¡Gracias!

Aussie me espera a mí

aus

Hay que estar ciego y sordo para no haberse dado por enterado. Aunque no deje de ser una acción publicitaria, a ver quién es el guapo que no sueña con tener la oportunidad, al menos durante un rato en su vida, de que le paguen por vivir en la naturaleza (o muy cerca), por disfrutar y, encima, por escribir. Es, efectivamente, el mejor trabajo del mundo, aunque sólo dure seis meses. Que conste que yo me voy a inscribir y, además, te voy a invitar a que animes a todo el que puedas a que lo haga. Si la propuesta tiene un grandísimo éxito, es posible y eventualmente probable que otros muchos lugares alucinantes se organicen en una Federación Mundial de Destinos Artematopéyicos y convoquen una Artematopeyical Destination Globetrotting And Disfrutation Grant (a.k.a. ADGADG) que nos permita a los artematopéyicos del mundo disfrutar, ponernos morenos, conocer gente alucinante, aprender, escribir y aparcar obligatoriamente (al que lo lleve) corbatas, tirantes, bigotes y las americanas azules estilo consultor pelmazo de Price Waterhouse o similar durante seis meses. Y, si da, nos tiraremos a la Bartola. O a quien se tercie.

¡Aussie, cariño, que voy pallá!

Qué tendrán esos túneles

Los túneles secretos siempre han excitado mi imaginación. Los pre-hollywoodienses autores del XIX y del XX (entre otros) ya los utilizaban como recurso narrativo y son un elemento esencial en folletines, thrillers, whodunits y suspenses varios. Por cierto, tomo nota para traer aquí, en próximos días, a mis amigos Edgar Wallace, Wilkie Collins o Maurice Leblanc.

El caso es que hoy, en El baúl de Josete, encuentro un post interesantísimo sobre los túneles secretos de Londres (hay varios más sobre localizaciones similares secretas, profundas y misteriosas…) y no he querido dejar pasar la oportunidad de invitarte a que visites su blog. Josete siempre recopila información y datos (historia, sociología, antropología, etc) que te resultarán, sin ninguna duda, interesantes.

Resistirse al frío

defiance

No sé qué me dejó más frío, si la nevada en la calle o Resistencia dentro de la sala. A todos los efectos, paso de la excusa narrativa de la historia. Es la misma premisa llorica y aburrida de siempre. No es más que un tránsito de colonos, un pequeño librito de antropología social, un ligero ejemplo de lo que es una civilización y de sus ingredientes: humanos que nacen, crecen, se reproducen y mueren. No da para un mayor o mejor comentario. En lo cinematográfico, bueno: correctita. Daniel Craig bien. El resto, decentes. Pero ya. Demasiados minutos. En momentos soporífera; en otros, ligeramente viva. Terminará en uno de esos paquetes de televisión de saldo con los que Antena3 riega las tardes de sábados y domingos para mayor fastidio de las farmacéuticas fabricantes de somníferos. Vamos, que, si me apuras, no va más allá que cualquier episodio de una buena serie de televisión.

"Probablemente Dios no existe…"

Text_H7A1_4pdf.doc

Pues menuda novedad…

Ya vamos por 5.700…

… y contando. El incidente Mottola en Teaserland avanza, poco a poco, camino del éxito. Si no has votado todavía, te invito a que lo hagas lo antes que pueda. Nos hacen falta todos los votos que podamos recabar. ¡Gracias!

DIAS DE VINO Y ROSAS o sonrisas y lágrimas de un buen perdedor (o sea, las mías)

dvr

Cuando hace ya varios meses le propuse a Jesús Cimarro que produjéramos juntos Días de vino y rosas, ni siquiera me contestó. También recuerdo mi conversación con Ciro por aquellas mismas fechas:

– Ciro, tío, quiero a Greta para Kirsten.

– Estamos a tope de fechas, pero vamos a ver…

Unos días después, cuando Miguel Angel Silvestre (si, el Duque de Sin tetas…) me dijo:

– A mí me suena que este proyecto ya está en marcha…

me caí del guindo al descubrir que la troupe de mi amigo Miki Irisarri (Notro y Butaca) ya estaba con las manos en la masa y arrebatándome la ventaja gracias a una maquinaria de producción engrasada y a toda mecha. No era ni mi momento ni mi lugar y todas las señales me lo estaban advirtiendo.

Es difícil no enamorarse de un proyecto como éste. Días de vino y rosas es, junto con Un tranvía llamado deseo, uno de los pocos textos teatrales en los que la lectura adquiere un cuerpo magistral. Es puro lenguaje en acción. Después, sobre el escenario, el texto muta en sustancia teatral. Pero ya en su forma leída son auténticas obras maestras, subyugantes, impresionantes, hermosa literatura y torrente de emociones (de las buenas y de las malas; de todos los tipos). Y no es que lo diga yo. Sólo hay que pasarse, por ejemplo, por el blog de Carmelo Gómez para comprobar como el vértigo emocional de este espectáculo ha terminado por apretarle el alma.

No seré yo el que, al final, se lleve el gato al agua. El próximo 16 de enero se estrena en el Lara de Madrid la versión de David Serrano dirigida por Tamzin Townsend y protagonizada por Carmelo Gómez y por Silvia Abascal. Deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo, deseo que me guste. Pero sé de antemano que no es el Días de vino y rosas que me gustaría que fuera, a pesar de que las calidades de la producción serán magníficas. Esta producción es una segunda adaptación a partir de la adaptación de Owen McAfferty entreverada con material del texto original y del guión de Blake Edwards, en la que David Serrano (según sus propias palabras) ha incorporado también texto original. Por eso, y a pesar de que no puedo evitar sentirme perdedor por no ser el primero, me consuela saber que aún queda lugar en el mercado para otra producción de Días de vino y rosas, para una producción que retome la teatralidad del original (puedes descargarte aquí un borrador parcial de mi proyecto, incluyendo concept art y la adaptación del texto original al castellano) en un mercado como el nuestro, loco por hacer teatro pero limitado por la excusa de la eterna crisis del sector y por una excesiva – en mi opinión – tendencia hacia la síntesis escénica y a la pseudo intelectualización de la dirección.

Parece ser que me tocará esperar a que lleguen mejores tiempos. Mientras tanto, intentaré reconciliarme con Silvia Abascal, una actriz a la que todo el mundo parece adorar pero que a mí me deja apagado y con el corazón gélido y congelado. No dudo de su capacidad de trabajo y de su técnica, pero simplemente me irrita su empalagosa voz mecánica y medio muerta. No creo que sea Kirsten. Ya veremos qué ha sabido hacer con ella Tamzin Townsend.

No existe ninguna traducción-adaptación previa del texto en castellano, así que aprovecha la oportunidad de leer la que te ofrezco en el PDF adjunto.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: