Di NO cuando quieras decir SI, parte 2 (y aún hay más)

Introducíamos, hace unos cuantos posts, las técnicas ericksonianas de microtrances en la comunicación y de imprimación de afirmaciones en el subconsciente ajeno (o propio) mediante herramientas de despiste o “hipnosis”. Vaya por delante que la hipnosis no tiene por qué entenderse como una disciplina mística. Lo cierto es que no lo es. En el ámbito médico, se emplea (por ejemplo) con efectos analgésicos. Aunque revestirla de ese halo mágico es más excitante y, por supuesto, económicamente más rentable en la mayoría de los casos.

Para cierta persona que todavía sigue creyendo que consiguió dejarme sin palabras hace unos días preguntándome en público por qué contaba lo de la hipnosis aquí si era una herramienta tan poderosa y de la que me podía beneficiar yo, ahí va la respuesta:

  • uno, porque creo en la importancia de compartir el conocimiento,
  • dos, porque si te respondía me cargaba este post antes de tiempo,
  • y tres, para que tú y otros tan gilipollas como tú os enteréis de una vez de cómo os manipulan todas esas personas realmente peligrosas a las que os acercáis voluntariamente y a las que entregáis vuestra salud mental sin ningún tipo de precaución. Gilipollas.

Veamos. Examina las siguientes frases:

No quiero seguir fumando.
No me gusta que me insultes.
No quiero sentirme mal.

Ahora examina las siguientes variantes:

No QUIERO SEGUIR FUMANDO.
No ME GUSTA QUE ME INSULTES.
No QUIERO SENTIRME MAL.

¿Te das cuenta de que apenas eres capaz de percibir el “no” que precede a cada afirmación? Y en estas otras…

No quiero seguir fumando.
No me gusta que me insultes.
No quiero sentirme mal.

¿Te das cuenta de que estás reforzando actitudes que supuestamente deseas eliminar? ¿Te das cuenta de que cada vez que te dices alguna de estas frases estás manejando un concepto perjudicial para ti por mucho NO que le pongas delante? ¿Te das cuenta de que al ser afirmaciones personales de ti hacia ti mismo no existe ninguna resistencia consciente pero tampoco inconsciente ni subconsciente? En el primer grupo de frases el comando encapsulado es bastante evidente. En el segundo, el interruptor utilizado (en este caso gráfico) no salta tanto a la vista y si no te confirmo aquí que se trata de cursivas es posible que lo hayas pasado por alto al leerlas. Y no harás más que repetirte quiero seguir fumando, quiero seguir fumando, quiero seguir fumando…  por mucho que creas que NO quieres seguir haciéndolo.

¿El interruptor?

No nos pongamos demasiado académicos. Cuando alguien se dirija a ti negando una afirmación, lo más probable es que esté utilizando comandos encapsulados o embebidos, que no son ni más ni menos que ÓRDENES NO PERMITIDAS POR TI y por lo tanto ILEGÍTIMAS. Y no sólo mediante el uso de la negación. También cuando escuchas me pregunto si, seguro que ya sabes que, no sé si, se puede porque

Para conseguir traspasar las barreras de tu voluntad y del control que ejerce tu consciente sobre la información que recibes, es necesario despistar tus sistemas de alerta. El procedimiento se basa en comenzar a disparar la frase completa con circunloquios o estructuras lingüísticas limpias no sospechosas y, a la altura del comando encapsulado, pulsar un interruptor (gráfico, sonoro o físico, según el canal de transmisión del mensaje) que haga que tu consciente mire hacia otro lado durante un par de segundos dejando así libre la puerta de acceso a tu subconsciente. Si el canal es gráfico, el interruptor será un cambio tipográfico (estilo, tamaño de letra, tipografía). Si el canal es auditivo, el interruptor será una pausa seguida de un cambio de tono en sentido descendente (en castellano, la entonación de las frases imperativas termina siempre abajo). Y si el canal es físico interpersonal (y a la vez auditivo), el interruptor será de nuevo una pausa seguida de un cambio de tono pero esta vez acompañado de un ligero, casi imperceptible e inocente gesto físico: un gesto de cejas, un cambio de postura o incluso un leve toque de clase “inocente y familiar” – una reconfortante mano en tu hombro, sobre tu mano o en tu espalda.

La naturaleza sintética del inglés facilita el uso de los comandos encapsulados en la comunicación. Infinitivo e imperativo comparten morfología. En castellano, el completísimo sistema de conjugación verbal (y en especial el subjuntivo) dificulta un poco la tarea. Pero no te confíes. Se puede.

– Jamás me inmiscuiré en tus decisiones preguntándote si vas de jar de fumar hoy mismo. Sé que la salud es muy importante para ti y más pronto o más tarde vas a dejar de fumar.

Un ejemplo exagerado y forzado, pero se trata de que entiendas cómo funciona. Este es uno de los sencillos pero efectivísimos sistemas de inducción al microtrance en la comunicación. Tú eliges si quieres seguir pensando que la hipnosis es cosa sólo de tipos bigotudos con perilla y turbante vestido con túnica y rodeados por humo de incienso.

No pretendo hacerte una tesis doctoral sobre este tema; se trata sólo de que sepas cómo funciona una técnica que puede ser perversa y manipuladora o positiva y creativa según se utilice. Si te interesa profundizar en el tema, pídeme bibliografía. Y si eres creativo o te dedicas a la publicidad, reflexiona sobre la importancia de esta técnica en la redacción de copys para tus campañas. Sólo te pido que seas honesto y no lo utilices para engañar o manipular. Se puede seducir y persuadir, pero engañar no está bien.

CONTINUARÁ.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 19 diciembre, 2008 en Con la lengua depilada, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: