Esa insoportable y estúpida navidad (o a Santa Claus se lo inventó Coca-Cola y los Reyes son los padres)

Creo firmemente que, desde La familia, bien gracias y el dramático periplo de Chencho, ha quedado más que demostrado que la navidad, las navidades, las fiestas o cualquiera de las variantes con las que se nombran las celebraciones modernas del solsticio de invierno no son más que una legitimación de la fiesta pagana más despreciable y estúpida de nuestras vidas. Fiesta porque no hay quién trabaje durante quince días, quieras o no. Pagana porque sólo deberían celebrarla los adscritos a Jesús, María y José pero aquí hasta el más tonto hace botijos y hasta el más hijodeputa se apunta a unas vacaciones pagadas. Despreciable porque con ese invento del amor universal justificamos la payasada de convivir en interminables y precindibles reuniones con personas con las que ni nos rozamos durante el resto del año. Despreciable también porque el continglés está detrás de todo esto. Despreciable además porque vamos a comer hasta reventar mientras que millones de personas en el mundo no tienen acceso ni a un vaso de agua. Y estúpida porque no puedes dar un paso sin que te rodee una muchedumbre igualmente estúpida que no sabe hacia donde va pero… bueno, va.

Para mí, la navidad, más que nunca, debería ser un tiempo de verdad. Y esa verdad pasa lo que tiene que pasar.

Las reuniones, las expresiones de afecto, los regalos, las risas… ya me gustaría verlo en otras ocasiones. Aunque para algunas de las personas que conozco la blanca estación si que es una oportunidad de reencuentro y recarga de cariños para ir paliando la distancia, y en estos casos me enternece, si yo fuera presidente (nada que ver con Tola) eliminaría las vacaciones y animaría a que cada uno viviera esta época del año como un proceso interior, que es lo que debería ser para el que así lo entienda.

Que conste que, por lo general, me gusta la música coral de temática navideña. Es una cuestión de armonía musical más que de letras y mensajes. No tengo nada en contra de Jesusito, pero no soporto la Navidad aunque me encante estar de vacaciones como a todo el mundo. Que le vamos a hacer. Que nadie espere (te aviso, Maricarmen) una felicitación, un SMS o un correo navideño. Paso. Nadie sabe cuanto. Yo ya beso y abrazo a la gente que quiero todos los días.

¿Que quieres una felicitación navideña?

Pues toma.

 navidad

Y a Santa Claus se lo inventó The Coca Cola Company y los Reyes son los padres.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 10 diciembre, 2008 en Artematopeya, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

lyriquediscorde

musical musings

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: