Nuevo Nokia on the pipe

n97

Son los mejores. En usabilidad, estabilidad (¿se cuelgan alguna vez los Nokia?), innovación, diseño y funcionalidad. Si, probablemente el HTC o el iPhone sean muy bonitos y te mantendrán entretenido un par de meses haciendo todo tipo de gimnasias digitales para comprobar hasta donde puede llegar el interface. Un par de meses más asistiendo a meriendas y cenas hasta conseguir aburrir a todo el mundo con tu apasionada monserga sobre tu supermóvil y ya está. Se acabó. Un día empezarás a preguntarte para qué coño necesitas este tipo de cacharros. Acéptalo. Si eres usuario de iPod, iPhone o cualquiera de sus clones de marca, tu perfil es el de un fashion-victim tecnológico, ya que toda esa cacharrería tan de diseño y tan fashion esconde una tecnología muy capaz pero su funcionalidad, que en el fondo es lo que importa, está completamente infradesarrollada o simplemente capada. Acéptalo. Para los fabricantes no eres más que un consumidor pardillo con dinero. ¿Para qué más, si lo único que te interesa es tontear con unas cuantas decenas de fotos y con el video de la comunión de tu prima?. Tu función como cliente es comprar y punto. No hace falta que pienses y menos aún que uses. Sólo debes comprar, mostrar, apostolar y hacer crecer exponencialmente tu prescripción en la sociedad para que otros compren, muestren, apostolen…

La diferencia entre los terminales de Nokia y todos los demás es muy sencilla. Transversalmente, Nokia se sienta en todas las gamas de precios. Desde 30 hasta 900+ euros. Su posicionamiento de marca es eficaz, claro y más contundente que un Hammer: sus terminales son muy sólidos, la innovación tecnológica se consolida en el tiempo (hecho constatable frente a los zarandeos de muchas otras marcas; léase Motorola, por ejemplo), el aumento de la funcionalidad es directamente proporcional al aumento de precio y con terminales Nokia puedes hacer, de verdad, muchas cosas. El resto de marcas utiliza al consumidr como colchón de seguridad, lanzando tecnologías parciales y productos deliberadamente incompletos que prometen pero que siempre postponen la entrega de la funcionalidad total y cuyo único fin es conseguir que el mercado financie a interés cero y les permita seguir desarrollando tecnologías que puedan ser comercializadas dentro de diez años aunque ya estén hoy prototipadas. Nokia, por su parte, se sonríe mientras el resto de marcas se pegan por ser los primeros en comercializar avances tecnológicos en una guerra sin cuartel de las que ninguno resulta ganador. Quiero decir, ninguno excepto Nokia. Nokia saca ahora su terminal N97 incluyendo pantalla táctil (eso sí, sin renunciar a la usabilidad mediante teclado) habiendo comprobado, gracias a la guerra entre el resto de marcas, que el mercado es permeable a esta nueva innovación. Y todo ello sin gastarse un duro en estudios de mercado. Y, además, se marcará la chulería de seguir reteniendo una cuota de mercado que el resto de marcas nunca ha llegado ni siquiera a oler.

Las empresas necesitan rentabilizar el esfuerzo y el dinero invertido en desarrollo tecnológico. Por eso, el mercado nos permite acceder hoy a tecnologías retenidas en los laboratorios desde hace diez años, lo cual también implica que hoy existen tecnologías, seguramente increíbles y alucinantes, que la economía de mercado no nos permitirá disfrutar hasta dentro de más de diez años.

Seguramente, Nokia hace lo mismo. Pero sus móviles no son promesas a largo plazo. Su periodo de comercialización de tecnología es inferior al del resto de marcas, su funcionalidad es un valor competitivo y el ratio valor percibido/funcionalidad de un Nokia multiplica por diez el de cualquier otro juguetito, entre ellos el puñetero iPhone. No voy a volver a aburrir a nadie hablando de nuevo sobre mi N95; sólo voy a decir que este cacharrito ha sido un factor decisivo en el aumento de mi productividad personal. Todo ello sin decoraciones innecesarias y con un diseño estrictamente funcional.

Sólo recuerda que, entre un libro de tapa dura de 30 euros y el mismo libro pero en tapa blanda y de 9 euros, siempre has de elegir el primero si quieres que piensen que eres un vanidoso manipulable y consumista con poco cerebro.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 3 diciembre, 2008 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente, Trastos y cachivaches. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: