Archivos Mensuales: noviembre 2008

Marca y bolsa

Leo en Anuncios.com una reseña de Luis de Ochoa (¡hola, Luis!) titulada El detalle y no puedo dejar de confirmar que la única manera de expresar las cosas con claridad es simplemente dejarse de circunloquios y decirlas. Crystal clear como las observaciones de Luis.

La industria publicitaria es así, la cebolla típica y estándar. La creación en el centro, después la cuenta, después la red de soportes mediáticos (o no), después el anunciante y al final el consumidor. Más allá del mamoneo que se organiza en torno a la compra de medios, que debería ser un vector estratégico en cualquier campaña pero que se parece más a un mercadillo de bragas (y más con la que está cayendo), la excelencia de la publicidad como disciplina estratégica reside, precisamente, en saber objetivar las claves de la comunicación de un cliente para conectar sus canales emocionales con los de sus compradores, empleando para ello cualquier tipo de código. No comulgo con que a los profesionales creativos de la industria publicitaria se les considere artistas escritos, gráficos o audiovisuales. Otra cosa es que además lo sean o que a los creativos les encante hacer comandita en festivales exclusivos para darse premios entre ellos o que adopten en su metalenguaje la terminología cinematográfica (¡tiene huevos llamarle película a un espót de veinte!).

Pero nadie puede dejar de estar de acuerdo con Luis en que lo que nos hace únicos es la identidad y que cada uno elige con que otras identidades se conecta. Y en publicidad ese resorte reside en la creatividad.

Nunca podrá existir la campaña que sirva para todo el mundo. Ni todas las campañas nos gustarán. Cada uno tendríamos algo que decir sobre cualquier arte que no sea nuestro. Los clientes, lamentablemente, necesitan aportar, aunque sea un granito, a todas las creatividades que se les presentan: no busques una lógica subyacente porque no la hay y se trata de una simple cuestión de dejar patente que el que manda es él y que su aportación servirá para poder vender luego en su empresa que la campaña es poco menos que su propia creación.

En cualquier caso, para que te vean te tienes que diferenciar, explotar bien tu identidad y hacerla visible allá donde quieras que lo sea. Y, si es posible, reservándote la exclusiva del espacio que elijas para hacerlo. La mejor campaña de recuerdo que existe es la de El Corte Inglés. Todos los días, millones de bolsas de plástico de imagen inconfundible se pasean por delante de nuestras narices infectando nuestro inconsciente. Es un elemento de nuestro mobiliario rutinario. Inundan nuestro día desde el metro de las siete de la mañana hasta nuestros cubos de basura a las once de la noche. No es lo mismo llevar al trabajo un táper con coliflor en una bolsa del cortinglés que en una bolsa de Carrefur, de Caprabo o ni mucho menos de Día, auténtica ordinariez y muestra de que el que la lleva no tiene dónde caerse muerto. Aunque todos compremos en Día. Pero otra cosa es confesarlo.

Las marcas luxury también invierten en bolsas pero la clase media española no se atreve con ellas. Prefieren las del cortinglés, que son socialmente adecuadas. Llevar una bolsa de marca luxury significa que tu nivel de vida es inversamente proporcional al de la marca que tan orgullosamente muestras. Vaya, que si llevas una bolsa de Loewe seguramente serás una chacha de barrio que apenas llega a fin de mes. Y digo chacha porque jamás (creo) verás a un hombre con una bolsa de commodity fuera del ámbito geográfico de un distribuidor tecnológico y de ciertas horas del día.

En la publicidad hace falta un back-to-basics de verdad. Dejarse de gaitas gallegas y ser responsable con el trabajo. Diseña campañas basadas en la afinidad y tus resultados serán medibles y tus objetivos alcanzables. Hacer lo que hay que hacer sin dejarse llevar por objetivos ridículos como el de llegar a todos: conclusión estúpida para un mercado basado en consumo cuyo objetivo es vender lo más posible, pero conclusión lógica y acertada a la vez.

Y, por supuesto, un rollo de cinta americana cada vez que vayas a ver a un cliente. Para atarle las manos.

Todo esto no es mío. Me he limitado a reseñar estudios e informes sociológicos y de marketing que ya se han ocupado de estudiarnos a todos. A ti, también.

El inventor de las crazy machines y otros bichos de postín

 wallace-gromit

Si. Son Wallace y Gromit. ¡Qué recuerdos!

Por aquel entonces, la segunda cadena programaba creatividad, fantasía y humor de calidad. Wallace & Gromit eran la joya de los Estudios Aardman y de vez en cuando caían por España. Me quedaba mirando la tele con cara de subnormal cada vez que encontraba algo de Aardman. Excelencia en la técnica de clay-animation, guiones soberbios y un maravilloso sentido del humor británico muy poco conocido, demostrando que es posible reirse de uno mismo sin que sea ningún drama.

Luego llegó Chicken run, una fuga de alcatraz animal, enternecedora y divertida, gansa. Y Shaun the sheep. Y anuncios y cortos y…

 chickenrun1

Viva la risa y, si no te lo crees, hazte con los episodios de Creature comforts, for iksampol (éste es el corto premiado con un Oscar que originó la serie). Es sencillamente brillante y se me revuelve el estómago contraído por la peor y más insana envidia del asquerosamente increíble y maravilloso talento del guionista y creador de esta serie.

O, mejor, añade el canal de Aardman y el canal oscuro de Aardman, ambos en You tube, a tus favoritos y descubre poco a poco este universo creativo artematopéyico y alucinante. Y, si puedes gastar algo de pasta, retribuye el trabajo de las personas que lo han creado para tu disfrute, tu salud mental y tu bienestar sensorial comprando el material en soporte comercial.

PD: otros videos sobre Aardman aquí y aquí.

So long, pal…

newyorkfilmacademy

Es la despedida típica de cualquier par de buddies americanos. Y, por lo que se ve, es lo que se han tenido que decir la NYFA y España gracias, de nuevo, a los efectos de la crisis.

Una nueva intentona de EL MUNDO que en este caso ha salido rana para mi cabreo y el de todos los miembros del colectivo artístico español que hubieran valorado la existencia, por primera vez en España, de una propuesta formativa no sólo con la mejor calidad, y eso te lo garantizo yo, sino con una visión industrial, comercial y productiva de la creación cinematográfica y audiovisual, aspecto sobre el que nuestro paisito tan listo para unas cosas y tan estúpido para otras aún tiene mucho que aprender.

Parece ser que no están los tiempos como para pagar unas matrículas algo caras. Nominalmente caras, eso es cierto, pero también lo es que el retorno recibido en formación, destrezas y experiencia multiplica al menos por diez el de muchos otros programas y cursos españoles, por lo que el coste percibido debería ser diez veces menos. Pero a ver quién tiene tanta pasta tan a mano o a qué banco puedes convencer a fecha de hoy para que te conceda un crédito.

No olvidemos que la formación nunca es un coste sino una inversión.

En cualquier caso, un OLÉ para EL MUNDO por intentarlo. La vida es así y esperemos que puedan volver pronto.

The New York Film Academy is one of the world’s leading institutions for intensive hands-on training in filmmaking, acting for film, documentary filmmaking, producing, screenwriting and animation. NYFA was founded at Robert DeNiro�s Tribeca Film Center on the belief that a top quality education in filmmaking should be accessible to anyone with the drive and ambition to make films.

Una biblioteca digital en castellano

Échale un vistazo.

http://www.historia.fcs.ucr.ac.cr/biblioteca/esociales/

A Laura le gusta planchar

¿Puede explicármelo alguien?

Lo mismo te hace una voltereta lateral que el pino-puente. Es capaz de escuchar dos conversaciones a la vez, participar mientras en una tercera charla y sugerirte una respuesta sobre las conversaciones uno y dos media hora después. Tiene una memoria enciclopédica. En cuanto puede aprovecha la ocasión para bailarse algo. ¡Subraya los libros! – una de las pocas personas que conozco auténticamente liberadas de la tiranía de su cerebro izquierdo… a veces. Es inteligente y en su trabajo es respetada a pesar de ser mandona como ella sola; eso si, siempre con una sonrisa. Entrena en el gimnasio una hora diaria. Le gusta muuuucho hablar; es, obviamente, usuaria de tarifa plana además de un desastre con patas que comparte conmigo la capacidad de romper, tirar, volcar, aplastar o cargarse accidentalmente al menos una cosa al día. Es un amor de rubia rumbosa, un poco hiperactiva, que no se enfada si te fumas el último cigarro (sobre todo porque siempre tiene un par de pitillines escondidos…), que generosamente se ofrece ir a por tabaco aunque esté lloviendo o a cocinarte una tartita de cebolla (puede que el nombre suene feo pero cuando la comes por primera vez descubres un verdadero manjar) o cualquier otra cosa en cualquier momento y que también se ofrece a que la acompañes de compras o a Ikea… un momento… esto último…

Y es la única persona que conozco que afirma entusiasmada su devoción por la plancha. Se ha debido de dar un golpe en la cabeza.

La semana que viene me haces una tarta, María Laura. Que luego te piras hasta finales de enero y aquí nos quedamos, desvalidos y desentartados.

Y a Marta, un saludete

Unos pocos días fuera de la rutina habitual y a la vuelta es como si hubiera estado desterrado seis meses. He leído tus correos, he (hemos) dado buena cuenta del orujo (¡gracias!) y todo lo demás, pero hasta hoy no he recuperado el ritmo. Y gracias por tu consejo para la costra de la olla, pero la solución del Fairy ya la he probado y no funciona. Sic.

Me debes, cuando puedas, una devolución sobre ciertas lecturillas…

Un abrazo para ti y otro para Juan. Y la operación centollo a la vuelta de la esquina.

Por cierto, si os llegáis a cruzar con Pepe Blanco un día de estos, ¿le podéis meter un puñetazo en la boca y un rodillazo en los huevos de mi parte? Yo luego os lo pago :-)

La maldición de la ceja

Para Zapatero, la política parece ser un ejercicio de estilo, un pasatiempo dialéctico remunerado, un Mira quién baila egocentrado, un sudoku vertiginoso y excitante que le aviva más la sangre que cualquier tipo de droga. Gracita Morales, aquella cándida y bipolar Sor Citroen de los 60 con voz de pito, llenaba teatros además de salas de cine. Cada noche, antes de empezar la función, se asomaba discretamente por la fractura del telón y, al contemplar el patio de butacas a rebosar de público, decía: “ya están aquí todos esos hijos de puta“.  

Visto lo visto, la única conclusión posible es que Zapatero no tiene ni puñetera idea de lo que hay que hacer. En serio. Aunque, en realidad, le importa un jugoso y adobado bledo. La crisis se la pela. Total, en un par de años más ya tendrá suficiente para el chalet de La Moraleja y después, si te he visto, no me acuerdo.

Recién llegado al gobierno, se puso los tirantes y se licenció en sonrisas aleladas y discursos vacíos. Luego cayó el postgrado en mover simétricamente las manos arriba y abajo. Entonces tocó la insigne y autoimpuesta tarea de hacerse el inteligente y abanderarse como promotor ideológico de ese revenido partido de boina, palillo y fritanga que apesta a ventajistas rancios y a manipulables catetos disfrazados de intelectuales.

Felipe González vivió con la excusa de una coyuntura política, social y económica. Zapatero NO.

En lugar de asumir la difícil, compleja, asustante y descomunal tarea de gobernar, gestionar y administrar, el leonés se dedicó, como observaThe Economist, a “combatir guerras culturales cuando debería haber estado resolviendo los problemas subyacentes de España. […] En lugar de abordar el anticuado sistema educativo o animar a los empresarios […] anunció una nueva ronda de hostilidades con los obispos españoles”. Se pasó por el forro las señales de alarma que no dejaban de pitar por todas partes. ¿De verdad alguien duda todavía de que estas estupideces de Zapatero, en una España evolucionada, moderna, competitiva, profesional y empresarial, no son más que cortinas de humo para difuminar sus mamarrachadas, su incapacidad, sus carencias políticas y su reprobable y necia soberbia?

Con total y objetiva cristalidad, The Economist concluye que “la reforma de las leyes del aborto y la eutanasia pueden dar carnaza a las filas del Partido Socialista, pero no son las preocupaciones centrales de la mayoría de los españoles, para los que 2009 será un año miserable tras 15 años de rápido crecimiento económico. La recuperación podría comenzar en 2010, pero no antes de que la tasa de paro alcance el 15%“.

¡Pero que requetebien que lo estás haciendo, Zapatero!

Un poquito más de esfuerzo y al final te saldrás con la tuya: la de cargarte España de punta a punta.

Y mientras el repugnante José Blanco continúa construyéndose, para cuando el mundo se harte de verle la jeta y le peguen una patada en el culo, una residencia en la ría pasándose por el forro la ley de costas. “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago” se llama la película.

¿De verdad se puede ser tan sinverguenza con tanta impunidad?

¿Dirá Zapatero lo mismo que Gracita Morales cuando sale de su casa por la mañana y se mezcla con el resto de españoles?

¿A quién coño votaremos en las próximas elecciones?

S.O.S

Por favor, ¿puede alguien decirme cómo limpiar el culo requemado de la olla? Mis últimas lentejas se pelearon durante la cocción y no hay quién saque los restos de la batalla.

Ayuda.

¡Jesús por Dios! Qué tarde…

Esta tarde he tenido que tomar una decisión específica de la categoría solteros: has congelado tantas lentejas y caldo como para que venga a cenar todo el edificio, has manchado todos los cacharros y recipientes que has conseguido recopilar vía descarado sise a tu madre y algunos amigos cocinillas, la olla tiene una capa requemada de más de un centímetro que eres incapaz de sacar ni con una rasqueta, no queda nada en la nevera más que cosas frías (¡con la que está cayendo!)… Sólo queda una solución lógica: comprarte un microondas para poder calentar algo de las toneladas de comida congelada que has acumulado en la nevera.

Que conste que yo tenía mi microondas como todo hijo de vecino, pero desde que mi hermano olvidó un día que había puesto a calentar un trozo de pan (no voy a contar como quedó el cacharro después de la explosión) y que a mí, con estas manitas que dios me ha dado, se me escapó un día un portacito y de repente la puerta se convirtió en giratoria… resulta que llevaba meses sin poder hacerme ni un café con leche, coño. 

Así que, ni corto ni perezoso, me he acercado a un centro comercial de esos que me revuelven el estómago pero por los que que no queda más remedio que dejarse caer cuando necesitas algunas cosas de esta moderna vida nuestra. Qué movida. Resulta que tienen microondas sólo de exposición. Si quieres comprar uno, lo piden al almacén y te lo acercan a casa en un par de días.

– Si ya se lo que me dices, chato – le digo a uno de esos tenderos con tirantes que no dejan de perseguirte según pones el pie en el lugar-, pero es que o me llevo el microondas ahora mismo o no ceno. 

– Ah.

– Ala, que me voy a la tienda de enfrente.

De camino, he aprovechado y me he regalado una minipimer que además incluye varilla, vaso regulado y… ¡TACHÁN!: un picador de cebollas. Estaba deseando tener un cacharrito de estos. No sé. Será un trauma infantil. Y luego pa ná; total, pa lo que cocino…

He arramplado con mi microondas y, de vuelta al parking, descubro que me han abierto (OTRA VEZ) el coche en los escasos diez minutos que he pasado en ese paraíso del consumo llamado El Corte Inglés (vaya, se me ha escapado). Me he cagado en todo lo cagable. Me han robado mi adorada mochila vieja y gris, con dos calzoncillos (limpios), un par de calcetines, mi polo amarillo favorito y un par de cosos para afeitarme y para mi higiene dental. El kit de emergencia que todo condenado a vivir en una ciudad de mierda como la mía (de momento no digo cual) ha de llevar siempre encima, por lo que pueda pasar. Que se le infecte la almorrana al que se la haya llevado.

Ya tengo mi microondas. Eso si, en qué coño estarán pensando los fabricantes cuando diseñan este tipo de tecnología casera. El puñetero horno lleva un cable de unos veinte centímetros. Literal. No me llega hasta ningún enchufe. Me veo calentando las lentejas con el microondas en brazos y la espalda encorvada. Lo que me faltaba pa mis dos metros de largo.

Una pregunta en domingo

Y menuda pregunta. Aunque si hubiera sido en lunes tampoco hubiera cambiado nada.

Pablo, de apellido me-lo-callo y de profesión principal actor, y digo principal porque la vida es asín, se deja caer por casa para roerme un rato el cerebro con varios temas, entre los que se le cuela una pregunta:

– ¿De verdad crees que es bueno expresar tu opinión sobre alguien como Fran Perea, por ejemplo, con lo pequeño que es este mundo? Mira que nos conocemos todos y puede que te perjudique en futuros trabajos tuyos como director o guionista. Además bla, bla, bla…

Este tipo de preguntas me activan el resorte de la cristalidad más objetiva. Acabo de cumplir cuarenta años, mido dos metros cero dos, tengo una carrera entera (filología) y un poco de otra (psicología) y más de 3.000 horas de formación de postgrado multidisciplinar en todo lo imaginable incluyendo periodismo, comunicación, investigación social o ingeniería aeronáutica además de dos masters, hablo cuatro idiomas y puedo leer en seis, he viajado por gran parte del mundo desde los 19 años gracias a mi trabajo, tengo una biblioteca personal con unos 2.000 volúmenes y una discoteca de tamaño similar, soy creativo y activo, manejo ambos lados de mi cerebro adecuadamente, soy un computer-literate de pro a pesar de que mi generación es la del 68 y sólo me faltaría, para ser el hijo perfecto, casarme de una vez y tener la parejita, la casa en la sierra y una esposa perfecta a la que no soportar cuando le llegue la época de cortarse el pelo y empiece a comportarse como un poltergeist.

Gracias a todo esto, tengo un cerebro absolutamente libre. Y una vida más libre todavía. Estoy relleno de información y de vida y eso me otorga la capacidad de observar, analizar, valorar y elegir. Pero, sobre todo, de expresar lo que me apetezca. Aún así, soy de hablar poco. Pero si lo hago suele ser siempre en un contexto con el que interactúo porque me involucra de algún modo. Aunque no todo es lado izquierdo. Igual que, mecánicamente, productos como Silvia Abascal, Fran Perea, Paz Vega o Concha Velasco me resultan intragables e indigestos como consumidor de espectáculo y entretenimiento, otros como Blanca Portillo, Pepe Sancho, Penélope Cruz o Victoria Abril saben seducir por sistema mi lado derecho. Si, además, los miro desde un peldaño más arriba, el del profesional, los primeros me parecen aún más mediocres y los segundos aún más dotados “con el don”.

¿Que si me preocupa no volver a poder trabajar en televisión por haber expresado libre y abiertamente mi opinión, por ejemplo, sobre Telecinco? ¿En una industria (¿Industria? … ¡jua jua jua! … es que me da la risa…) en la que que no se respetan ningún tipo de regulación colectiva o individual, en la que la mayoría de profesionales se ve obligado a trabajar en condiciones indecentes y con unas retribuciones miserables, en la que cosas como la propiedad intelectual sólo existe para unos pocos?

Pues, la verdad, me chupa un huevo y la mitad del otro.

Aún recuerdo aquel proyecto en el que un avezado productor me sugirió que, a cambio de una remuneración bonificada en calidad de director y guionista, pidiera amablemente a los actores de mi proyecto que firmaran una renuncia a la retribución de sus derechos remunerados posteriores a la ejecución. Aquel proyecto, que habría generado un importante retorno económico por ventanas de explotación multiplataforma, compilaciones, micropagos derivados y etcéteras nunca se produjo. Porque ni firmé yo ni pedí a nadie que lo hiciera. Me volví a guardar el proyecto en el bolsillo. El mismo proyecto que después fue premiado en el Festival de Cine de Málaga 2007.

La televisión es un negocio comercial. Ni medio de comunicación ni leche merengada. Nada más. No me merece ningún respeto divino. Si alguien quiere que vuelva a trabajar en televisión, que me lo pague adecuadamente. A eso se reduce mi relación con cualquier empleador. Yo trabajo y el empleador me paga. Se acabó. Pero por eso no voy a mentir o reprimir una opinión sobre algo o alguien si procede que la haga. Como, por ejemplo, cuando pago una entrada por ver un espectáculo.

Yo seguiré escribiendo y dirigiendo. Eventualmente, se cruzará en mi camino la persona adecuada, aquella con la que me asociaré porque respetará mi creatividad y mi trabajo y con la que seguiré produciendo mis espectáculos teatrales y mis películas. Y a la televisión española que le zurzan.

Mientras, espero que Fran Perea haya dejado de ensuciar los escenarios y que Paz Vega haya sido expulsada de Hollywood por pesada, mediocre actriz y analfabeta. No es que no quiera hablar cuando le acercan un micro. Es que no sabe. Por mucho canalillo que enseño o por mucho que mueva el culo.

¡Basta ya! Detengamos a TELECINCO. ¡Pásalo!

La cadena amiga, o sea, Telecinco, lleva un par de semanas alimentando la rentable máquina del subnormalismo social. El producto, esta vez, se llama Julián Muñoz.

julian-munoz

En el lenguaje de la televisión comercial, la técnica mediante la cual se provoca en el espectador un vértigo de anticipación sobre cualquier contenido que suele desencadenar, lamentablemente, en que dicho contenido termina siendo consumido de modo más o menos irracional se denomina CEBAR.

CEBAR. Un término asociado directamente a la alimentación de cerdos. Dar de comer hasta hacer que explote ese animal maloliente pero tan necesario y apreciado por partes una vez muerto o, mejor siendo dogmático, una vez segmentado. 

Telecinco, como ya demostró en aquel engendro para subnormales llamado AQUÍ HAY TOMATE, es decana en la técnica del cebo. Hace una semanas, todos los programas de opinión de la cadena comenzaron a incluir reseñas sobre una entrevista en exclusiva a Julián Muñoz de la que todos hablaban pero de la que nadie, aparentemente, sabía nada a ciencia cierta. A principios de la semana pasada, la cadena comienza a emitir promos que anuncian la exclusiva entrevista para el viernes 21. Utilizando los informativos como herramienta de legitimación, dando por supuesto que la audiencia asume que los espacios informativos son un formato de prestigio (¡JA!), informa de una operación a este señor de la que se incluyen pocos detalles y que se solapa con la incesante campaña de promos. El viernes 21, finalmente, no hay entrevista. El sábado, en LA NORIA, se desembrolla el nudo: la entrevista se emitirá, en realidad, el viernes 28.

Desde aquí, quiero invitarte a que colabores con un objetivo que sólo puede ser beneficioso para todos.

Por si no lo sabes, Julián Muñoz es un ciudadano español que ha cometido varios delitos sancionados por la Justicia y otros muchos aún presuntos hasta que esa misma Justi decida continuar sumándole condenas tras concluir con el nutrido número de causas pendientes que tiene este tipo. Por esta entrevista, y según la información que manejan informativos y cadenas de la competencia, Julián Muñoz podría llegar a cobrar más de 300.000 euros como retribución, una parte de la cual ya habría sido cobrada y depositada como fianza para que este señor pudiera acceder al tercer grado.

En la industria de la televisión, hay muchas cosas que se pueden considerar indecentes pero, en el caso de Telecinco, la falta de escrúpulos y de respeto por la audiencia, que es considerada como un rebaño analfabeto y maloliente, llega hasta el límite de pagar a un delincuente para intoxicar con su presencia y su discurso a las personas que, al seleccionar en su mando a distancia el botón de la cadena amiga, están automáticamente generando los muchísimos millones de euros que se embolsa el señor Vasile, su italianísimo consejero delegado. Si la aún no emitida pero ya famosa entrevista consigue que Telecinco se convierta en líder de audiencia el próximo viernes, ese dato será utilizado para captar un importante presupuesto publicitario que seguirá permitiendo que tú, tu familia y tus amigos sigais siendo víctimas de un mercadillo de televisión llamado Telecinco con unos estándares editoriales que atentan, directamente, contra tu inteligencia, tu bolsillo y tus valores como ser humano y con sensibilidades.

Si Julián Muñoz está arrepentido y quiere admitir que ha hecho cosas mal, entre ellas cometer algún delito que otro, que lo haga pero sin cobrar nada. De lo contrario, por muy arrepentido que esté (cosa que, lamentablemente, dudo que ocurra), este soberbio cacique, malhablado y de vida grasienta, no merece ninguna consideración especial y menos la de persona respetable. Ha de pagar por sus delitos. Igual que cualquier otro. IGUAL QUE TÚ SI CON TU MISERABLE NÓMINA NO PUEDES LLEGAR A FINAL DE MES Y DEJAS DE PAGAR TU HIPOTECA.

Por eso…

TE INVITO A QUE
NO PERMITAS
QUE NADIE DE TU ENTORNO VITAL
CONTINÚE SUFRIENDO
LA FALTA DE ESCRÚPULOS DE TELECINCO
MIRANDO UNA ENTREVISTA
POR LA QUE JULIAN MUÑOZ,
UN DELINCUENTE CONDENADO POR LA JUSTICIA,
COBRA MÁS DE 350.000 EUROS

CONSIGAMOS ENTRE TODOS QUE
TELECINCO PIERDA EL PRIMER PUESTO
EN EL RANKING DE AUDIENCIA
LA NOCHE DEL VIERNES 28 DE NOVIEMBRE DE 2008.

INVITA A TU FAMILIA
A DISFRUTAR DE
UNA CENA,
UN PASEO,
UNA PELÍCULA,
UNA CHARLA ENTRE AMIGOS…
¡¡ PERO NO PERMITAS QUE EN TU CASA SE MIRE TELECINCO!!

PROTÉGETE DE TELECINCO.

¡PÁSALO!

EL affair JULIAN MUÑOZ en Meneantes

.

Màrius Sierra

Os copio un mail que recibo de Màrius Sierra:

Hola

Hace ya veinte años que publiqué mi primer libro. Hoy me place comunicarte que acaba de salir el decimocuarto, Quieto. Probablemente, el que me ha costado más escribir. Quieto es la narración de la vida junto a nuestro hijo de ocho años Lluís, que padece parálisis cerebral, un estado que nos expone al dolor pero en el que predomina el regocijo. La narración desemboca en un foliscopio que nos permite verlo correr gracias a una ilusión óptica.

Si te apetece leer el prefacio, lo hallarás en la edición del sábado 22 del suplemento Babelia de El País, junto a la crítica de Nuria Barrios. http://www.elpais.com/articulo/semana/vida/nada/elpepuculbab/20081122elpbabese_9/Tes

Un abrazo, Màrius Serra (http://www.mariusserra.info)

Cualquiera de los textos de Màrius son recomendables si eres verbívoro. Aún no he leído este Quieto pero te lo recomiendo por invitación del autor sola y exclusivamente porque es él. Es también habitante del Planeta Artematopeya.

¿Juebas?

Estamos en época de estrategias y márquetin de despiste social. Nos guste o no (yo de política no entiendo, yo vivo en mi mundo, yo de economía no sé nada, la vida es bella y yo elijo seguir en mi limbo), y a pesar de que en París ya se hayan encendido las luces navideñas y en Madrid estén también colocadas, ya hemos comenzado a surfear una ola que no deja de crecer y de la que aún no hemos alcanzado cresta alguna. Lejos de mirar hacia otro lado y hacernos los desentendidos, y teniendo en cuenta que ha sido precisamente esa actitud la que nos ha conducido de cabeza a la situación que vivimos hoy, ahora toca dejar de poner cara de como-ha-podido-ocurrir y empezar a ser serios y responsables.

Esta responsabilidad pasa por abandonar las conductas pícaras y ventajeras en las que los españoles somos expertos, huir de los lados B de la vida, asumir que no podemos dejar que un sistema incapaz pero infectador destruya no sólo las macroestructuras sociales sino nuestras propias repúblicas independientes personales y elegir empezar a pegar patadas en el culo a la mayoría de la clase política y empresarial para sanear nuestra realidad con garantías de éxito a medio plazo.

Este libro ya lo hemos leído. Allá por el 93, en plena resaca de la operación España 92, el paraíso se convirtió en un infierno de la noche a la mañana. Los políticos, esos que brillan por su ausencia en el Congreso haciendo caso omiso de la responsabilidad que adquieren cuando juran mentirosamente sus cargos y que viven a costa tuya y mía haciendo pajaritas de papel (generalmente del tipo moneda) mientras deberían estar gestionando y administrando, empezaron a hacer reboleras con las manos cantando el pío, pío, que yo no he sido. Quince años después, más de lo mismo.

Es un momento difícil, ciertamente. Pero en los momentos de crisis se activa una neurona que permite superar las dificultades y que se llama creatividad. Te invito a que la despiertes y a que hagas todo lo posible por ponerla en red con otras neuronas hermanas.

¿Te acuerdas de Barrio Sésamo? Sólo no puedes, con amigos sí.

Por eso disfruto tanto de la lección que recibo a diario y que me hace seguir creyendo que no está todo perdido. Un niño se acerca a otro que no conoce de nada y, lejos de necesitar una presentación formal, una exposición de objetivos y estrategias, un seguro de daños y perjuicios, un perfil psicológico, una consulta al consejo de administración y un plan de responsabilidad social corporativa, se limita a hacerle una pregunta con media lengua:

¿Juebas?

En esa maravillosa y simple expresión se recoge el siguiente proceso mental:

Hola, te he visto en el mismo lugar que yo por lo que supongo que tenemos algo en común. No te conozco de nada pero no tengo ningún prejuicio. Creo que me caes bien y puede que nos hagamos amigos. Tengo ganas de pasármelo bien y de compartirlo. Tú estás jugando sólo y yo estoy jugando sólo. El juego nos hace bien a cada uno, pero si combinamos nuestra fantasía el juego se multiplica, es el doble de divertido y nos hace el doble de bien a los dos. Y además nos hace crecer como personas. Así que la única posibilidad posible en este momento y en este lugar es que yo te pregunte si quieres que juguemos juntos.

La comunicación humana y honesta es maravillosa. Pongámosla a funcionar para el beneficio de todos.

¡Enseguida vuelvo!

Una inesperada avería de Telefónica y un asunto de trabajo fuera de Madrid me ha impedido continuar con la regularidad de siempre las actualizaciones de NO ESPERES A QUE SUCEDA. Si todo va como está previsto, el próximo lunes 24 vuelvo a las andadas.

Hasta el lunes.

Pío, pío, que yo no he sido

Francisco Laporta firma hoy en EL PAIS una magnífica tribuna de lectura obligada por su sensatez, claridad, pertinencia y la honestidad dialéctica de llamar a las cosas por su nombre no desde el despecho sino desde una cabeza con los muebles justos y los valores muy bien colocados.

Verbatim: “Muchos […] valoran las instituciones de la economía de mercado como un hito de la civilización, y no quieren verlas en manos de enredadores, truchimanes ni logreros, por muy enfundados que estén en trajes impecables.”

El reino de la impunidad.

Mitos mueran

Eva Perón, Maradona, Gardel y el Ché. El argentino Sebreli repasa los mecanismos de la creación social de mitos a partir de los casos de cuatro pandereteros del siglo XX. En el caso de Maradona y Gardel, deja patente, con toda honestidad, que existe y existió talento por debajo de esa capa de gracia de Dios iluminada con la que brillan. En el caso del Ché, apadrinado por un hijo de puta explotador y maltratador de pobres ignorantes llamado Fidel Castro (esto lo digo yo), recuerda que fue un cacique de inteligencia social protozoica con ínfulas de Jesucristo a la vez que un asesino despiadado; eso si, tenía mucho tirón y era muy rojo el pibe. Y sobre la Perón arguye que fue lógico aunque también coyuntural porque las masas siempre necesitan símbolos guapos, virginales, parlanchines, bien vestidos y bien peinados a quienes admirar; vaya, que fue muy roja también a la vez que sindicalista pero que todo aquel follón y aquel griterío no era más que la mejor función de su vida y también la mejor remunerada (confer las fotos de la época y los modelitos de alta costura que se plantaba la del moño rubio).

Lee artículo en EL PAIS sobre Comediantes y mártires.

Joder, menuda putada que te obliguen a que seas Dios y que, encima, tengas que saber como hacerlo.

En cien años, un Sebreli descongelado nos revelará nuevas claves sobre los héroes del siglo XXI: El bombero toreroMaría Teresa Campos, Crispín Klander y José Luis Rodriguez Zapatero.

¡Suicidarme por un moco!

… llega a decir en un momento el protagonista sin nombre de La historia del Señor Sommer de Patrick Suskind. Si, el de El perfume, pero esta vez en clave de cristalidad. Léelo, no pierdas la oportunidad. Pero léelo artematopéyicamente: busca los planos escondidos, los símbolos, los reflejos. Y aprovecha también para reírte: la escena del moco sobre el piano es magistral.

la-historia-del-senor-sommer1

Escher, también entrópico y fascinante

Pura artematopeya en acción. Perspectivas contrapuestas, complementarias y contradictorias. Realidad construida a partir de reflejos de la realidad. Boca arriba y boca abajo es distinto y es lo mismo. Un universo hermoso, puntiagudo, blanquinegro, con misterio, intrigante, cuántico en lo conceptual (lo que es es porque puede serlo pero también porque puede que no; en la posibilidad está la realidad), izquierdo y derecho en lo cerebral, pura estética a veces, puro consciente-inconsciente otras, ordenada y fascinante entropía.

escher

Disfruta la obra de Escher. Sus creaciones gráficas pulsan todos tus sentidos. Conócele aquí. Y si encuentras láminas a buen precio, cuélgalas de tus paredes para que ilustren tu vida.

Artematopeya pura.

El burlador del espectador

No he pasado por Bellas Artes ni tengo la menor intención de hacerlo. Después de la experiencia repugnante de tener que soportar durante dos horas a un Fran Perea en una insoportable y mediocre Fedra dirigida por un por-favor-ya-está-bien José Carlos Plaza, prescindible por varios motivos pero sobre todo por que sus propuestas son tan frágiles, aburridas, arbitrarias, feas, agotadoras y mal dirigidas, me juré no volver a invertir en un actor farsante ni un sólo euro en lo que me resta de vida. Fran Perea encabeza la lista de malditos.

Ayer, el zapping me amargó la noche haciéndome caer en El hormiguero de Pablo Motos.

– Hoy viene a divertirse al hormiguero… ¡Fran Pereeeeea!

Gulps. Cómo es este negocio de la televisión, la fama, el dinero injusta y fácilmente ganado y la manipulación. Fran Perea tiene todo el derecho del mundo a hacer lo que le dé la gana para ganar dinero. Jesús Cimarro, ese feudal y comercial productor madrileño de dudoso sentido artístico pero con una envidiable capacidad richelieusca, tiene todo el derecho del mundo a producir lo que le dé la gana para ganar dinero. El público, indecentemente inculto y estúpidamente hipnotizado, tiene todo el derecho del mundo a gastarse el dinero en lo que le dé la gana, por muy basura que sea. Pero todo esto no justifica ni legitima ni que Fran Perea sea buen actor, ni que Jesús Cimarro sea un productor estrella ni que el público merezca que le den algo mejor si se conforma con lo más mediocre.

Recuerdo aquella Fedra, en la que hasta Ana Belén se pasaba las dos horas del espectáculo al borde del bostezo, como una de las peores mierdas malolientes de la historia del teatro. Y a este probe Fran Perea como un subnormal rídículo saltando estúpidamente de acá pallá por el escenario y peleándose con su propia lengua para poder articular el texto con una calidad mínimamente comprensible. De la emoción teatral, mejor ni hablar.

En cualquier lugar, a cualquier hora

Mañana del pasado viernes. Reunión sesuda de las de traje de chaqueta con pañuelo al cuello y tirantes, chaqueta y corbata. A media mañana, la señora de la limpieza hace su ronda por los lavabos y se queda paralizada al escuchar tras una puerta crujir de ropas y gimoteos contenidos. Según parece, un zapato de tacón negro reposa acostado entre sombras que se balancean en el campo visual accesible por la abertura inferior de la puerta. La testiga muda sale de puntillas y se apuesta con su escoba en un lugar discreto para intentar identificar a los protagonistas, lo cual consigue pasados unos minutos. Parece ser que los interfectos abandonan el escondrijo recolocándose dignamente las vestimentas antes de reincorporarse, como quien no quiere la cosa, a la reunión.

Por supuesto, el hecho se convierte en el cotilleo de la semana y probablemente del mes.

Y lo único que me provoca es una sonrisa cómplice y un olé tus narices. Que les quiten lo bailao. ¿Qué tiene de malo?

Tres catorce

pi

Acabo de terminar con la relectura del apasionante Vida de Pi. Obviando algunos recursos comerciales muy evidentes que, por otra parte, cualquier autor está legitimado para utilizar (no olvidemos que un libro que no es leído es como si nunca hubiera sido escrito), Yann Martel se revela como un autor muy capaz en lo narrativo, en lo estilístico y en lo intelectual. Busca en google si lo que quieres es una reseña argumental más completa; prefiero limitarme aquí a señalar que la porción del viaje a Norteamérica es magistral. Una metáfora sobre la capacidad de animales de distintas especies, valores, instintos y poderes para convivir y sobrevivir en un espacio limitado desde la negociación intuitiva y las necesidades estratégicas que pertenecen a esa estructura inabarcable, incomprensible y matemáticamente perfecta que es la Naturaleza con mayúsculas. Léelo y plantéate tu propia actitud en relación a las personas que te rodean. Es una novela sin ninguna pretensión didáctica, pero la hermosa sencillez del relato te abrirá las puertas a muchas reflexiones reconfortantes pero contundentes.

No hagas caso de los gratuitos, polémicos e infantiles comentarios que encontrarás en internet sobre los zoológicos, la religión o el título. La mayoría de ellos pertenecen a personas que se han quedado demasiado abajo en su pirámide de Maslow personal.

Y si puedes leerlo en inglés, no lo dudes. Hazlo. Es una excelente muestra de la capacidad expresiva del inglés en acción. Te lo recomiendo.

That's why

La tarde de ayer viernes fue, de verdad, tan héctica como electrizante. Una de esas jornadas en la que todo está encajado al milímetro y un retraso de minutos termina descolocándote el día. Y así terminó ocurriendo. Una cita importante desconvocada casi a última hora hizo que no pudiera disfrutar en su totalidad de un encuentro con Paul Brown, uno de los productores ejecutivos y guionistas más interesantes del panorama americano actual. Es un excelente comunicador y escucharle es una oportunidad de aprendizaje continuo no sólo sobre cine, televisión o guión sino también sobre habilidades de comunicación, dialéctica, capacidad personal y marketing humano.

paulbrown1

Paul es un gran creador. Además, está especializado en ciencia ficción, suspense, thriller, acción… Está en el paquete de personas, aunque para mí siempre por detrás de J. J. Abrahams, a los que admiro y envidio a partes iguales por haber conseguido convertir en profesión su capacidad de fantasear, crear y disfrutar. Sólo pude quedarme por una brevísima hora, pero mientras le escuchaba, a pesar de conocer los mecanismos de la comunicación y cómo se activan los resortes de la persuasión y la motivación dirigida, no quise oponer resistencia y elegí entregarme al hechizo que se estaba tejiendo para intentar examinarlo desde dentro y recuperar una perspectiva que no he vuelto a vivir desde hace más de siete años.

Mi experiencia profesional con Estados Unidos y sus sistemas siempre ha sido positiva y enriquecedora. Siempre me han respetado como profesional, siempre me han hecho aprender, siempre me han empujado a crecer y siempre me han dado la oportunidad de disfrutar con el trabajo en múltiples formas. En mis etapas americanas, he vivido experiencias imposibles en otras coordenadas cualesquiera. He accedido a recursos y capacidades que en España me hubieran costado más de diez años de espera. Por eso, escuchar a Paul ha sido un interruptor que ha activado todos mis sistemas sensoriales y emocionales para conducirme de vuelta a una época que considero plena, satisfactoria, gratificante y enriquecedora.

Una lástima haber tenido que marcharme antes de tiempo.

Pero lo mejor de todo es que, en sólo una hora, me he dado cuenta de que quiero recuperar la actitud, la motivación y el foco de aquella época. Aquí o allí, pero ahora sé que quiero regresar.

Aves de corral

marcha-300

Los argentinos se parecen demasiado a los españoles en muchas cosas. La peor, o la menos útil, es nuestra compartida ingenuidad, por no decir prepotente y necia dejación, en lo social y en lo político. ¿Quién puede asimilar que un país con una de las industrias ganaderas y agrícolas más ricas del mundo, con una inteligencia creadora y artística fuera de lo común, con un orgullo nacional sano y limpio sólo ensombrecido por ese toquesito egocéntrico de parte de la argentinidad (que bien encarado no deja de ser, por otra parte, bastante divertido) y con un espíritu emprendedor poco igualado en el mundo (quizás sólo por los holandeses) esté siempre en la rampa de descenso?

Lo de las AFJP no es más que el último asalto a mano armada de un pueblo contra sí mismo. Los argentinos hablan mucho, a veces demasiado, para terminar sin haber dicho nada. Muchos son demasiado exhibidores de sí mismos, están demasiado preocupados por lo que se ve por fuera aunque los andamios sean de mimbre. Y así la bravura que demuestran con una mano se desactiva cuando la otra mano, la que pone cara de tonta, les hace un mimo que parezca verdadero aunque no lo sea. Una caricia que se convierte en un puñetazo salvaje y maltratador contra sus propios estómagos. Pero entonces las protestas ya no tienen sentido. Pagar para que te maltraten. ¿Eso no se llama sadomasoquismo?

The economist anuncia hoy la venta en quioscos del especial dedicado a España titulado, como la canción de Paloma San basilio, La fiesta terminó. Y apostilla: “alguien tiene que pagar la cuenta”. El grafismo no puede ser más elocuente: sobre un fondo rojo, un toro de Osborne caído sobre las patas delanteras.

En España somos demasiado chulos, soberbios, necios y estúpidos para algunas cosas. Y nuestro presidente, tan socialista él, tan sonriente él, tan articuladas sus manos parriba y pabajo, dando la lata por el mundo con que el G-20 no quiere escuchar a España aunque somos la novena economía mundial y sabemos de leer. ¿Qué coño querrá decir Zapatero? ¿Cómo desintegrar en cuatro años los fondos estatales de reservas dinerarias que iban a garantizar el bienestar social español durante dos décadas? ¿Cómo garantizar un aumento del desempleo? ¿Cómo promover el desgaste social? ¿Cómo destrozar los sistemas educativos para imposibilitar la competitividad de las generaciones futuras? ¿Por qué repetir con un ministro de economía especializado, como demuestran las pruebas, en llevar a España hacia la bancarrota? ¿Cómo un imberbe provinciano sin carisma y con inteligencia limitada puede llegar a ser presidente de un país?

Y, a todo esto, ¿será Zapatero el único presidente en la cumbre del G-20 que necesitará, COMO SIEMPRE, traducción simultánea? Qué medianía de político. Qué incapaz. Qué mediocre.

El que venga ahora a quejarse de Zapatero, QUE SE JODA. Es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno (incluído el de Cristina Kirchner, aunque a ella, si no se le viera, se le supondría), pero más nos valdría ser de una puta vez un poquito responsables a la hora de votar y dejar de jugar a la democracia sin otras reglas que la ignorancia o la estrategia de los sentimientos que casi todos los españoles compramos al marketing político. El que diga sobre la política que no sabe, que no entiende, que no le interesa o que vota al más guapo… que se ponga gafas y que se exilie, por favor. O mejor que se quede pero que se documente, lea, se informe e intente actuar con la inteligencia más que con cualquier otro órgano de su cuerpo. ¿O es que nuestro futuro no nos importa una mierda más allá de la cañita de los domingos en el bar de la esquina?

Españoles y argentinos semos, juntitos y de la mano, aves de corral. De corralito. Sin solución. De momento.

Selebre-eit de güold…

Ayer por la tardenoche se dio así, de la nada, una improvisada celebración por un éxito en un asunto inmobiliario, otro éxito en un asunto de índole profesional y también por un viaje a Los Angeles para dentro de unos meses con cruce transcontiental vía Route 66 incluido.

Seguiremos informando.

Ganas de vomitar

Para muestra un botón.

Así miente esa puta llamada Cristina Kirchner.

¿Saqueadas por quién, puerca?

Y digo yo…

Si somos capaces de establecer una relación amistosa, afectiva y social con animales tan irracionales como los perros y hasta terminamos creyendo que nos entienden y que cuando les decimos “no hagas eso” dejan de hacerlo porque sólo les falta hablar, ¿de verdad necesitamos tantas prótesis en nuestras vidas? ¿Cuanto nos ayudan a comunicarnos todos los cacharritos que vamos inventando en este modelo de mundo supuestamente obsesionado por la comunicación? ¿No estamos preocupándonos demasiado del cómo y cada vez menos del qué? ¿No es verdad que cada vez tenemos menos que crear y que decir pero también que nuestros ordenadores, gadgets y tecnologías de consumo son cada vez más potentes? ¿Para qué? ¿Cómo es posible que sepamos manejar tan bien los procesos de comunicación del mundo digital pero que después sea casi un trauma, en el mundo analógico, hacer una suma simple o localizar una butaca en el cine o un asiento en un avión, incluso teniendo en la mano un trozo de papel que especifica fila y columna y que supone simplemente combinar dos coordenadas bidimensionales?

La masa es tonta. Es subnormal. Es discapacitada. Es paralítica. Está intelectualmente vacía. No sabe pensar, sólo sabe hacer y si está dirigida. Es de diseño. Es estúpida.

¿No es normal que, en estas circunstancias, los altos cargos que elegimos como responsables de decisiones que afectan a millones de seres humanos sean subnormales, hijosdeputa, irresponsables y ventajeros? ¿De qué nos quejamos, si cada vez todos somos más estúpidos, más torpes, más pobres y más incapaces? ¿Cómo coño van a avanzar nuestras sociedades si nosotros mismos no somos más que un puritito veneno?

Marta, intentando hacerme una finta para ver si me despisto y se me olvida un encuentro pendiente para disfrutar de dos centollos y unos vinos ;-), me ataca por Nietsche y su visión del “último hombre”: … el peligro de que nuestro tiempo dé a luz al más bajo de los hombres, al “último hombre”, aquel que se conforma con lo superficial, que no se conmueve ni por la muerte de Dios. A este tipo de hombre lo considera despreciable. ¿Y qué me va a parecer?

Menos mal que todavía quedan algunas Martas agazapadas por ahí. Son una especie en extinción pero demuestran que no está todo perdido.

Siete piezas de información, mas dos o menos dos

senbarackobama

Mi proceso mental durante la lectura del periódico de hoy:

1) Que Obama sea un ser humano responsable, culto, comprometido, humilde e íntegro y que esté capacitado intelectual y emocionalmente para asumir la inabarcable tarea de ser presidente de un país, especialmente como el suyo.

2) Que no dé un inesperado giro para convertirse, de la noche a la mañana, en un dirigente populista apoyado en una masa social estúpida, manipulable y verdulera que anule al individuo.

3) Que entienda con responsabilidad que su país es la piedra clave que estabiliza el peso de las estructuras socioeconómicas mundiales, que su actitud refleje que lo ha entendido y que por encima de sus interes personales siempre coloque los del resto.

4) Que no permita que se vuelva a asesinar a personas con la excusa de la seguridad nacional y de la mía.

5) Que convierta, de verdad, a su país en un sueño paradisiaco en el que el individuo que así lo quiera pueda crecer y que sea, de verdad, un paraíso de bienestar social en el que todos puedan vivir con dignidad y comer cada día y en el que no sea necesario pagar un seguro privado para poder recibir atención médica.

6) Que elimine de una vez y para siempre la costumbre de los soberbios vetos y bloqueos norteamericanos, permitiendo así que, por ejemplo, el pueblo cubano haga lo que quiera con ese hijo de puta llamado Fidel Castro, aunque sea mantenerlo vivo por mucho que los haya convertido en una sociedad oprimida, ahogada, pobre y sin libertad.

7) Que jamás llegue a parecerse a los presidentes de ningún país de los de verborrea republicana mentirosa y de espectáculo barato, como el de la inculta, necia, soberbia, incapaz, mentirosa, populachera, zafia, cortesana, ladrona, clasista, opresora, vendida y bananera prostituta llamada Cristina Kirchner en Argentina (¿quieres saber cuales son las las 100 mentiras de los Kirchner?)

7 + 1) Que lidere el avance de la sociedad global hacia nuevos objetivos con actitud constructiva, curiosidad y valores positivos.

7 + 2) Que no se deje apabullar por los dinosaurios hipócritas y doblemoralistas típicos de un país en el que los sacerdotes, los iconos más conservadores y los líderes prescriptores también son asesinos, violadores, maltratadores y esquizopsicóticos sociales.

7 – 1) Que no nos aburran más con lo de que es el primer presidente negro de su historia. Es un argumento demasiado barato y ya está demasido visto en millones de películas.

7 – 2) Que les baje un poquito los humos a sus compatriotas. A los americanos también les sudan los sobacos, les huelen los pies, les pica el culo y les salen pelos en las orejas. Y Jesucristo también hacía pís y caca y se tiraba pedos.

Etev la ooooOONReUuUUUUK!

superlopez-copia

Qué mejor día que hoy para ponerle un poco de humor a la cosa y dedicarle un recuerdo a ese fantástico guionista y dibujante que es Jan y a su cañí superhéroe Superlópez. En un 4 de noviembre como éste, que pasará a los libros por las elecciones americanas más polémicas y espectaculares de la historia y por ser el preludio de una recesión global que amenaza con poner cabeza abajo el mundo según lo conocemos, es un alivio poder recordar las aventuras de un tipo normal y corriente que no tiene más que calzarse un traje azul, unos calzoncillos rojos y una capa para convertirse en un superhéroe de andar por casa, con su ese amarilla en el pecho y y su bigote a lo Alfredo landa, capaz de enfrentarse a las peores pesadillas del mundo moderno. Divertidísimo el album Hipotecarion. A ver cuanto tarda en salir un album Cacacrack Corporation 2008. Seguro que Jan ya lo tiene entre manos.

Por cierto, Superlópez es del Parchelona.

¿Pa qué vale una DS?

ds_lite_black_hero-p

Para algunos, es un imperfecto cacharro incapaz de ejecutar juegos y aplicaciones de tropecientos megas con la calidad de una PlayStation portable o, incluso, de PC. Obviamente, ni es una PSP ni es un PC. Es un miniordenador sin teclado con unas especificaciones muy cortitas y muy limitadas, una pantalla táctil, un micrófono y unos cuantos botones, programable bajo licencia en C++ (o en otros lenguajes si te animas a homebrewear) y con un catálogo de unos 3.000 cartuchos de todo tipo. Con este cacharrito:

* puedes echarte unas desengrasantes partidas de Tetris, Tsumiki, Arkanoid, Space Invaders, Exit, N+, Linerider o cualquiera de los muchos arcade y action que activarán tu coordinación, tus reflejos y tu capacidad de reacción.

* o “entrenar” con la infinidad de braintainers disponibles; la mayoría son un petardo después de 3 ó 4 partidas, pero si a ti te gustan…

* o mejor dedicar una mañana tirado al sol jugando estrategia de todo tipo: Civilization Revolution, Anno 1701, Panzer Tactics, cualquiera de los Advance Wars o también los clásicos simX: Simcity o Tower (GBA), por poner un ejemplo.

* También puedes perder el tiempo en memeces como los jueguecitos del tal Mario y compañía o los aburridos RPGs del tipo Final Fantasy y similares. Pero si te quieres reír y, la verdad, no pensar demasiado, también te puedes enganchar un rato a cualquiera de los 3 legos disponibles: Lego Batman, Lego Star Wars y Lego Indiana Jones.

* Yo estoy medio enganchado al género deportivo (con varios de los Tony Haw’s y Fifa09), a los distintos tipos de aventura gráfica disponibles (y cada vez más) como Trauma Center, los homebrew Lone Wolf, Unsolved Crimes o Hotel dusk y similares, a algunos FPS más que divertidos (Dementium) y a varios puzzles como Scrabble, Picross, Curious Village o Crazy Machines.

* Algunas joyitas de programación que, además, sirven de verdad para hacer música: Jam Sessions (una guitarra virtual), Korg DS10 (un sintetizador analógico) y los homebrew Nitro Tracker y Groove Step.

Últimamente, estoy jugueteando con My Japanese coach y Mi chinese coach. No dejan de ser imperfectos y la metodología es muy discutible, pero…

Todos estos me los presta un amigo. Que conste.

Y con Comic Book DS estoy recuperando el placer de leer comics. Alan Moore y sus Watchmen, Superlópez (otra vez), cosas Marvel hace tiempo olvidadas…

Autores entrópicos y fascinantes

Mi pulgar derecho me ha hecho abrir, sin que fuera mi intención, la copia digital de El quincunce (de Charles Palliser que llevo en el nokia. Y de repente me he vuelto a acordar de Danielewski y sus House of leaves y Only revolutions. Qué pena, María, que no te manejes con el inglés porque Danielewski es un divertido y vertiginoso reto para una cabeza lectora como la tuya. Pero con El quincunce no tienes excusa.

Charles Palliser ejecuta la creación literaria con maestría. Estructura, complejidad simbólica, significados ocultos que sólo adquieren sentido cuando se encajan las piezas sueltas. Es experimentación literaria y juego de seducción para los lectores que disfrutan igual de la literatura puramente literaria que de la literatura juguete. Cualquiera de sus novelas te gustará.

El Quincunce – Charles Palliser (edición española de Anaya, descatalogada)

El Quincunce Anexo – Palliser_ Charles (anexo extraído de la edición inglesa; contiene iconografía, mapas, árboles genealógicos y conceptos gráficos de la creación original del autor)

El quincunce en versión EPUB – Palliser_Charles.epub (completo con todos componentes gráficos de la edición inglesa original)

Danielewski escribe historias dentro de historias que se bifurcan en nuevas historias cuyas historias ramificadas se cierran sobre la historia escrita por Danielewski. Libros literalmente tuneados, con colores, layouts de página tipo collage y múltiples recursos estilísticos, enigmísticos y ludolingüísticos que transportan al papel los procesos cognitivos de la narrativa, el ingenio, la creatividad y la seducción literaria.

Rayuela o El jardín de los senderos que se bifurcan fueron experimentos primerizos que no abandonaron nunca el redil de la literatura como arte narrativo. Pero Palliser y Danielewski son fascinantes ejemplos de literatura entrópica 2.0.

Si eres verbívoro, aprende inglés aunque sólo sea para poder leerlos. Aunque también te queda la solución intermedia de leerlos, por ejemplo, en italiano.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: