La madre que parió a la puñetera Heidi

Los artematopéyicos somos rara avis. Perdón, me corrijo: de raros no tenemos nada. Simplemente, actuamos como y verbalizamos lo mismo que desearían muchos otros pero sin sonreir estúpidamente en cualquier ocasión y pretender que somos más buenos que el pan poniendo cara de Heidi. Y es que no hay que pedir excusas o sentir que haces algo prohibido si expresas, con hechos o palabras, que quieres crecer, ensanchar tu coco o hacer lo que te dé la santísima y real gana sin necesitar el permiso o la connivencia de nadie.

Dejando de lado a toda esa masa de personas que en solitario no son más que pobres cascarones vacíos pero en grupo encuentran una identidad que la psicología y la sociología están hasta el moño de estudiar, existe un emergente grupito de iluminados (también están a tu alrededor) que en algún momento te vendrá con El secreto de Rhonda Byrne, el cachondo mental de Jodorowski (que de cachondo no tiene un pelo pero sí demasiado de “jodo”), la metafísica (¿qué coño sabrán estos de la metafísica de verdad?) o la física cuántica (tres cuartos de lo mismo). Simplemente, es un riesgo innecesario que la búsqueda de ESO que no terminan de saber qué es siempre dependa de lo que otros les receten. No encuentran nada dentro de ellos mismos y del susto salen corriendo agitando las manos y huyendo del vacío. Lo peor de todo es que son ellos mismos los que se echan en brazos de demasiados desaprensivos capaces de destrozar su autoconfianza, su autoestima, su bienestar emocional y su cuenta corriente. Casi siempre, su discurso es digno del mejor capítulo de Heidi (el amor, la comprensión, la generosidad, el universo) pero por dentro son un mar de dudas, de frustración, de inseguridad y de dolor. Y, casi siempre, son generadores de conflicto en su entorno porque su actitud es egoista aunque intentarán hacerte ver que el equivocado eres tú. No entres nunca en ese rollo enfermizo. Te contaminará sin remedio.

Ojo, que no estoy menospreciando a nadie. Yo también creo en las energías del universo, pero sobre todo en la mía. No tengo problema en actuar en mi propio beneficio y bienestar ni tampoco en decirlo. Pero no le voy a nadie con monsergas filosóficas de todo a cien que jamás inventaron los iluminados de la nueva era y que en el 99,9% de los casos son engaños y productos de márquetin para pobres despistados de la vida. El placebo está documentado en el siglo dieciocho. ¿De verdad tienes ganas de que se rían de tí y de que, encima, tengas que pagar por ello?

Algún día contaré algó sobre el 0,1% restante.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 21 octubre, 2008 en Artematopeya, Con la lengua depilada, Nacho A. Llorente, _Persuasión & comunicación. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en La madre que parió a la puñetera Heidi.

Los comentarios están cerrados.

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: