Piensa en verde

En las casas de los Boris, en Madrid o en Buenos Aires, siempre eres bienvenido. Siempre hay un café, un dulce, unas lentejas improvisadas, una copita de vino, un colchón para tirarse a dormir y un motivo para charlar o para encontrarse. A los Boris les gusta la gente.

Ayer, después de una cena ligera en un barsito del barrio, Laura me preguntó que qué ganas tenía de conducir treinta kilómetros hasta mi casa y me informó de que me quedaba a dormir en la suya. Luis, su marido y mi hermano, no estaba pero es lo mismo. En la sede madrileña de los Boris hemos llegado a dormir hasta cinco de un tirón además de la perra. Laura vive en un edificio de los de toda la vida, con su portero y todo. Portero (según el turno) amable y complaciente no sólo por las suculentas propinas y detalles de la generación más abuela del lugar sino también por ese vértigo naturalmente humano hacia la curiosidad, el cotilleo y los culebrones de portal. A mí me han visto pasar mil veces acompañando a Laura, sacando a la perra cuando a Laura o a Luis se les ha complicado el día, subiendo y bajando cajas, echando una mano con cualquier cosa o compartiendo miles de días y de encuentros y de fregaos.

Pero lo de esta mañana ha sido mundial. Después de una lluviosa y casta noche en la que Laura ha dormido tan contenta en su cama y yo tan fresquito en el colchón con el balcón del salón abierto de par en par, a las siete y cuarto abro la puerta de la casa para marcharme, gesticulando despacio y con cuidado para no despertarla. He salido de puntillas haciendo una de esas bobas muecas que nos salen cuando queremos aplacar un ruido inconveniente. Me he quedado, agachado, con la mano en el picaporte constatando el silencio y algo me ha hecho girar la cabeza lentamente a la derecha para encontrarme con el pobre portero observando atentamente la escena apoyado en su fregona.

– Hola, Jóse (con acento en la o)

– Hmmm.

Me he recompuesto, he apretado el botón del ascensor y me he quedado plantado esperando no más de quince segundos. Yo estaba de espaldas a Jóse y me ha agarrado una risa incontenible. No podía dejar de imaginar su cara mientras seguía apoyado, inmóvil, en la fregona ni todo lo que se le ha pasado por el coco en esos escasos segundos.

Hay que ver cómo somos. Me harto de decir que siempre hay dos explicaciones para cualquier cosa: lo que me da por pensar a mí y lo que ha ocurrido en realidad. Por eso, un óle para el copy que parió el slogan de Heineken piensa en verde. Tenía toda la razón.

Todavía me sigo riendo pensando en la cara que pondrá el próximo día que me vea pasar con Luis o con Laura o con los dos a la vez.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 13 octubre, 2008 en Artematopeya, De todo un poco, Nacho A. Llorente. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Gracias por dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of music obsessions, music reviews, top 5 lists, Northern Soul Monday, Britpop Tuesday, Weller Wednesday, 8-Track Throwback Thursday, Female Friday, Under the Covers Sunday, 10-Questions, Top 10's, Book Reviews, Soundtracks, Live Music, Movie Reviews, Indie Movies, and much more.

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: