Paul Newman y Tennessee Williams

Tuvieron una relación artística única. Si bien el primero siempre fue el eterno golfante bien cabal y el segundo un egocéntrico genio literario de mente débil y tortuosa, parece que el destino quiso juntarles en el mismo tiempo y en el mismo lugar para generar la chispa del arte. Paul Newman entregó sus mejores trabajos a los personajes creados por Williams con la excepción de Kowalski, que, desgraciadamente, tuvo que ir a caer en un Marlon Brando cuyo único talento fue replicar para el polaco su propio espíritu de becerro malhumorado, infumable y espeso. Quizás el director no necesitaba otra percha sobre la que calzar a un Kowalski animal, básico y carnívoro. Quizás Newman no era lo suficientemente humano o, simplemente, era demasiado perfecto.

Si, Marlon Brando siempre me ha parecido un paquete y absolutamente prescindible. ¿Pasa algo?

Tennessee Williams tiene el honor, en mi humilde opinión, de haber escrito la mejor pieza de teatro para leer del universo. Un tranvía llamado deseo es, simplemente, el lenguaje en acción y la prueba irrefutable de que escribir es puro arte. Es una obra plena, gigante, con tantos planos semánticos, tantos símbolos, tantas cargas emocionales, tantos choques vitales, tantas experiencias, tanta cultura contemporánea, tanto drama narrativo, tanta narración dramática… Es una creación tan rebosante que amenaza con estallar por cualquier costura. Te invito a que la leas, pero no esperes encontrar un mundo de colores. Es, bien al contrario, un mundo gris y maloliente, con unos personajes sencillamente despreciables dibujados a golpe de maldad, de miseria, de desequilibrio y de dolor. Blanche y Kowalski no dejan de ser los miedos más profundos del propio Williams hechos carne. El tranvía fue una obra temprana pero, precisamente por eso, la creación fluyó con una honestidad y con una ingenuidad que hizo de el deseo una obra de arte literaria y sobresaliente.

Por cierto, la adaptación al cine es magistral. Vivian Leigh es una bestia parda. Es la única y genuina Blanche, en exclusiva. Nadie más puede hacer ese papel de mujer enferma, destructiva, ignorante, repulsiva, despojable. Es una de las pocas actrices a las que me gusta ver en VO.

Además, La gata sobre el tejado de zinc caliente, Dulce pájaro de juventud, La rosa tatuada, De repente el último verano, El zoo de cristal (dirigida por el propio Paul Newman), Verano y humo, Baby Doll, La primavera romana de la Sra. Stone… Busca la manera de descubrir el mundo de Tennessee Williams. Aprovecha que Telemadrid repone ciclo de Paul Newman los domingos a las 22:00: todavía quedan dulce pájaro (mañana) y la gata por emitir. Es un mundo sórdido e inquietante, hasta con antropofagia incluida, pero es el mundo de un genio creador que has de conocer.

Anuncios

Acerca de Artematopeya

Artematopeya

Publicado el 11 octubre, 2008 en Artematopeya, Nacho A. Llorente, Talento, arte y creatividad. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Gracias por dejar un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diario LW

CORO GOSPEL LIVING WATER

lyriquediscorde

the home of all things music

Pepe Castro - photographer

Cada semana un retrato y mis impresiones sobre la sesión fotográfica

Artematopeya

Coaching - Training - Lenguaje - PNL - Creatividad - Talento - Estrategia

Luces y Sombras de las Marcas

Todas las novedades en Marketing, Social Media y Comunicación. Fátima Martínez

TheCoevas official blog

Strumentisti di Parole/Musicians of words

Dibuixa el teu Univers

Univers, de Microcosmos Teatre i Efímer

The Photo Vault and Gallery

by Gustavo Greciano

A %d blogueros les gusta esto: